Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El soldado canadiense que liberó a una ciudad holandesa de la ocupación nazi sin la ayuda de nadie (y con un solo ojo)

Imagen: WC

Dicen los libros de historia que cuando Léo Major era un crío, su padre lo acusaba constantemente de ser un cobarde que jamás tendría éxito en la vida. El chico se tomó las palabras como un reto y se probó hasta el extremo, liberando una ciudad entera de los nazis sin ayuda de nadie. Ah, y con un solo ojo.

El que se iba a convertir en una leyenda de la historia bélica nació el 23 de enero de 1921, en New Bedford, Massachusetts, de padres francocanadienses. Ese mismo año, el contrato de trabajo de su padre se terminó, así que regresaron a Montreal, Québec.

Advertisement
Léo Major. Wikimedia Commons

Con 14 años, Major se fue de casa harto de los abusos físicos y psicológicos de su padre con una idea en la cabeza: demostrarle que estaba equivocado y que podía estar orgullosos de él. Así fue como se unió al ejército canadiense en 1940. Tenía tan solo 19 años.

Comenzó con el Royal 22nd Regiment. Sin embargo, el chico quería ir a Europa de inmediato, por lo que se transfirió al Régiment de la Chaudière, espacio donde se hizo amigo del cabo Willy Arsenault.

Día D. Wikimedia Commons
Advertisement

En el conocido como día D en Normandía, los canadienses desembarcaron en Juno Beach. Mientras los alemanes inmovilizaban al resto en la orilla, Major y otros cinco se lanzaron a través de una lluvia de balas, bombardeando un búnker y tomando prisioneros a 12 alemanes supervivientes.

Durante el combate fue herido por una granada, ocasionándole la pérdida de la visión en su ojo izquierdo. Sin embargo, se negó a regresar a casa, argumentando que solo necesitaba “un ojo para ver en un rifle”. De esta forma, el soldado se puso un parche y pasó a formar parte del pelotón de exploración, espacio donde se hizo un experto con el uso del rifle, ganándose la reputación de sus compañeros como un excelente francotirador.

Advertisement
Léo Major. Wikimedia Commons

El primer gran evento de esta figura legendaria ocurrió unos meses después, en la denominada como la Batalla de Scheldt, justo al sur de la frontera holandesa. Cincuenta reclutas británicos habían desaparecido, y Major partió solo para encontrarlos. A la mañana siguiente, se encontró con un contingente esparcido fuera de una casa del pueblo, por lo que entró silenciosamente.

Advertisement

Dentro había un oficial alemán dormido. Mirando por la ventana, vio a más alemanes durmiendo en zanjas. Estaba claro que los británicos habían sido tomados como prisioneros en otro lado. Apuntó con su arma al oficial, lo despertó y le dijo que reuniera a sus hombres. Había cientos de soldados, pero cuando su comandante les ordenó que se rindieran y siguieran a Major, todos obedecieron. Ese día, un único soldado consiguió traer de vuelta a 93 prisioneros de guerra, todos vivos.

Batalla de Scheldt. Wikimedia Commons
Advertisement

El 27 de febrero de 1945, Léo se encontraba fuera de la ciudad alemana de Keppeln. Se había sacado un tanque Tiger de encima y estaba ayudando al capellán del regimiento a cargar cadáveres en un camión. Ambos se dirigieron a una mina, matando tanto al capellán como al conductor.

Major fue llevado a un hospital de campaña con un tobillo torcido, cuatro costillas rotas y la espalda destrozada en tres zonas diferentes. De nuevo, se negó a regresar a Inglaterra. Después de una semana, el hombre se fugó y encontró refugio en una familia holandesa con la que había entablado amistad. 

Advertisement
Major y Arsenault. Indebuurt

En abril de 1945, el regimiento de Major se acercaba a la ciudad de Zwolle. Sus comandantes pidieron que dos voluntarios realizaran un reconocimiento e informaran sobre el número de tropas alemanas que patrullaban la ciudad. Si era posible, también pidió a los voluntarios que se pusieran en contacto con la resistencia holandesa, ya que el regimiento debía comenzar a bombardear la ciudad al día siguiente.

Advertisement

Hablamos de un momento de la historia en que Zwolle tenía una población de alrededor de 50.000 personas, dicho de otra forma, era bastante probable que un gran número de civiles inocentes figuraran entre las víctimas.

Léo. WW2Live
Advertisement

Junto a su amigo Willy Arseneault, Léo comenzó a deslizarse hacia la ciudad. Willy fue asesinado por soldados alemanes alrededor de la medianoche, poco después de que la pareja se encontrara con una barricada. Sin embargo, y antes de su muerte, el cabo fue capaz de matar a su atacante.

Enfurecido, Major tomó la ametralladora de su amigo y corrió hacia el enemigo como si se tratara de un John Rambo del pasado, matando a dos de los soldados alemanes restantes mientras el resto huía en un vehículo. El soldado continuó su paso hasta dar con un coche alemán. El conductor fue capturado y lo tomó como cebo: aceptó llevarlo con su comandante, quien se encontraba en una taberna cercana.

Advertisement
Imagen: Wikimedia Commons

En el establecimiento, se informó al oficial que las fuerzas canadienses comenzarían a disparar artillería pesada contra la ciudad en pocas horas, lo que provocaría la muerte de muchos soldados alemanes y civiles. El oficial no era fanático de Hitler y parecía entender el razonamiento. Después, Major le devolvió el arma al conductor (en un gesto de buena voluntad) y comenzó a correr por las calles disparando una ametralladora y lanzando granadas.

Advertisement

Las granadas hicieron mucho ruido, pero se aseguró de colocarlas donde no causarían mucho daño ni a la ciudad ni a sus ciudadanos. La idea era hacer creer al enemigo que las tropas aliadas estaban muy cerca.

Imagen: Wikimedia Commons
Advertisement

Lo cierto es que su “campaña de terror” durante la noche surtió efecto. Los soldados alemanes comenzaron a entrar en pánico, pensando que un gran cuerpo de fuerzas canadienses los estaban atacando. Sobre las 4 de la mañana la mayor parte de los alemanes habían desaparecido. Toda una guarnición había sido derrotada por tan solo un hombre tuerto.

En las primeras horas de la mañana tropezó con un grupo de ocho soldados. Aunque le apuntaron con un arma, mató a cuatro e hizo huir al resto. El propio Major escapó de la confrontación sin lesiones y con un solo lamento: más tarde declaró que sentía que debía haberlos matado a todos.

Advertisement
Léo con algunos ciudadanos de Zwolle. Jonge Historici

La ciudad de Zwolle había sido liberada sin la necesidad de la muerte de civiles o de muchos de los soldados a ambos lados de las líneas que habrían tomado parte de la batalla.

Advertisement

Por cierto, Major solicitó la ayuda de varios civiles holandeses para recuperar el cuerpo de su amigo Willy. Solo después de que el cuerpo de su compañero fue recuperado, informó al comandante que no había “ningún enemigo” en la ciudad. Entonces sí, el ejército canadiense entró en Zwolle libre de enemigos alemanes. Por sus acciones, Major recibió una Medalla a la Conducta y, suponemos, dejó de pensar en aquellas palabras de su padre cuando era un crío. [Wikipedia, WarHistory]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key