Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

El Telescopio Webb dirige su ojo hacia la misteriosa luna de Saturno Titán

Las nubes de la luna y un poco de su superficie son visibles en las nuevas imágenes capturadas desde el telescopio espacial

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagenes de Titán, la luna de Saturno, tomadas por el telescopio Webb
Imagen: NASA, ESA, CSA, A. Pagan (STScI), JWST Titan GTO Team

El Telescopio Espacial Webb sacó varias imágenes de Titán, la luna de Saturno, el mes pasado, y ahora han sido publicadas para alegrarnos este frío —al menos en esta parte del hemisferio— mes de diciembre. Estas nuevas imágenes ofrecen una vista detallada de la composición atmosférica de Titán e incluso de algunos elementos de su extraña superficie.

La cámara NIRCam del telescopio, que se encarga de capturar imágenes en el rango del infrarrojo cercano, tomó estas impresionantes fotografías. En ellas se muestran nubes sobre la atmósfera de Titán, así como también una mirada borrosa al mar del Kraken, un particular mar de metano que hay en esta luna helada.

Está previsto que recibamos más datos de Titán recabados con los instrumentos del Webb, como los obtenidos con su cámara NIRSpec, que ya ha sido utilizada sobre exoplanetas distantes y que permite evaluar la composición química de cuerpos celestes lejanos. Estos datos podrían llegar en mayo o junio de 2023.

Advertisement

Titán tiene aproximadamente un 50% más de diámetro que nuestra luna. Se trata de la única luna en el sistema solar con una atmósfera sustancial (dominada por nitrógeno) y el único lugar además de la Tierra que se sabe que tiene ríos, lagos y mares.

Si bien muchos de estos cuerpos líquidos son hidrocarburos, imagínate océanos de puro metano. Los científicos creen que los océanos de agua pueden estar debajo de la superficie helada de la luna. Esto convierte a Titán en un entorno perfecto para tratar de buscar vida más allá de la Tierra.

Advertisement

La composición de Titán es tan emocionante y tan enigmática que la NASA planea enviar una sonda allí a mediados de la próxima década. El helicóptero Dragonfly hará un viaje de 1600 millones de kilómetros para sobrevolar la superficie de esta luna. Buscará firmas biológicas y medirá la composición química de Titán utilizando hasta 11 instrumentos distintos.

No será la primera vez que los humanos lleven una nave espacial a Titán. En 2005, la sonda Huygens se posó en la superficie e incluso tomó una imagen antes de desaparecer por completo. Ofrece una mirada tentadoramente limitada a este mundo distante y extraño.