Image: Elon Musk (Twitter)

Una docena de niños y adolescentes quedaron atrapados, junto al entrenador de su equipo de fĂștbol, en un complejo de cuevas en Tailandia. Desde entonces, un grupo de rescatistas y voluntarios de todo el mundo ha trabajado en sacarlos de allĂ­, y Elon Musk se mostrĂł tan interesado que ha llevado en persona a las cuevas un minisubmarino, por si hace falta.

Advertisement

Al momento de escribir estas líneas al menos ocho niños han sido rescatados del complejo de cuevas, siguiendo un camino de vuelta a la salida tan largo y estrecho que les toma unas seis horas atravesarlo, llevados de la mano por un equipo de buzos expertos, y algo que solo es posible después de que las autoridades y voluntarios drenaran casi la mitad del agua que había inundado las cuevas por las lluvias.

Musk, antes de que comenzara el plan final de rescate, ofreció su ayuda y la de sus compañías. Es por eso que encargó a SpaceX, en colaboración de expertos, crear un minisubmarino tan estrecho como para que los niños pudieran escapar de las cuevas, uno por uno, debido a los tramos mås estrechos de la vía de escape (algunos con un diåmetro de apenas unos 70 centímetros).

El minisubmarino estuvo listo en poco mås de un día, y tras realizar algunas pruebas lo pusieron en camino a Tailandia, aunque ya no hacía falta, dado que los buzos y rescatistas ya habían comenzado a sacar niños de las cuevas.

Advertisement

Lo que no sabĂ­amos es que Musk habĂ­a escoltado, en persona, el minisubmarino hasta el complejo de cuevas Tham Luang.

“Acabo de regresar de la cueva 3. El minisubmarino estĂĄ listo, si lo necesitan. Fue fabricado usando partes de cohetes y se llama “Wild Boar”, como el equipo de fĂștbol de los niños. Lo hemos dejado acĂĄ por si sirve en el futuro. Tailandia es hermosa”.

Advertisement

Sin duda el esfuerzo de Musk es admirable, y la intención es lo que cuenta, así no haya hecho falta usar su minisubmarino. No obstante, el hecho de que se desplazara en persona a las cuevas, sin verdadera necesidad, es bastante curioso, aunque mi compañero Matías lo podría haber explicado muy bien.