Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado

Todos hemos estado en esa situación en el avión, o en el autobús. Te dispones a arrellanarte cómodamente en el asiento y, cuando vas a apoyar el codo en el reposabrazos, el desconocido que se sienta a tu lado se te ha adelantado y ha ocupado todo el espacio disponible. Estas silenciosas batallas podrían tocar a su fin gracias al ingenioso diseño de una compañía con sede en Hong Kong.

Advertisement

En esencia, la solución que ha ideado Paperclip Design Limited es un reposabrazos de dos pisos. Uno de los pasajeros apoya su brazo en la parte superior, y el otro hace lo propio en la inferior. La única clave, según los responsables de la compañía, es que ambas mitades deben estar separadas al menos 20 centímetros para que resulte cómodo y para que el de arriba no utilice todo el espacio disponible de todos modos.

Ilustración para el artículo titulado
Advertisement

La solución más lógica sería hacer los reposabrazos más anchos, pero no parece que las compañías aéreas vayan a renunciar a su actual y firme compromiso por exprimir hasta el último milímetro del avión. El diseño tampoco elimina el problema en caso de que nuestro anónimo compañero de asiento sea especialmente grande, o extraordinariamente caradura. Con todo, es un avance tan discutible como interesante. Ahora ya solo falta que alguien solucione el tema de tener que clavar las rodillas en el asiento delantero.[vía Design Taxi]

Share This Story

Get our newsletter