Todos hemos estado en esa situaci├│n en el avi├│n, o en el autob├║s. Te dispones a arrellanarte c├│modamente en el asiento y, cuando vas a apoyar el codo en el reposabrazos, el desconocido que se sienta a tu lado se te ha adelantado y ha ocupado todo el espacio disponible. Estas silenciosas batallas podr├şan tocar a su fin gracias al ingenioso dise├▒o de una compa├▒├şa con sede en Hong Kong.

En esencia, la soluci├│n que ha ideado Paperclip Design Limited es un reposabrazos de dos pisos. Uno de los pasajeros apoya su brazo en la parte superior, y el otro hace lo propio en la inferior. La ├║nica clave, seg├║n los responsables de la compa├▒├şa, es que ambas mitades deben estar separadas al menos 20 cent├şmetros para que resulte c├│modo y para que el de arriba no utilice todo el espacio disponible de todos modos.

La soluci├│n m├ís l├│gica ser├şa hacer los reposabrazos m├ís anchos, pero no parece que las compa├▒├şas a├ęreas vayan a renunciar a su actual y firme compromiso por exprimir hasta el ├║ltimo mil├şmetro del avi├│n. El dise├▒o tampoco elimina el problema en caso de que nuestro an├│nimo compa├▒ero de asiento sea especialmente grande, o extraordinariamente caradura. Con todo, es un avance tan discutible como interesante. Ahora ya solo falta que alguien solucione el tema de tener que clavar las rodillas en el asiento delantero.[v├şa Design Taxi]