Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Esta casa invadida por escorpiones en Brasil es el material del que están hechas las pesadillas

El vídeo es terrorífico, pero ¿cómo han llegado a reunirse tantos escorpiones?

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Esta casa invadida por escorpiones en Brasil es el material del que están hechas las pesadillas
Captura de pantalla: Reddit

Si te dan asco los insectos quizá no es buena idea que veas este vídeo. Lleva por título “Un tipo encuentra miles de escorpiones en una casa abandonada” y la cifra no se queda corta en absoluto. Literalmente hay miles de estos arácnidos cubriendo suelo, paredes y hasta techos. Por supuesto, tenemos preguntas, y vamos a intentar contestarlas.

Para empezar, el vídeo no parece CGI ni existen reportes de que sea obra de algún artista 3D realmente talentoso. La voz del vídeo habla en portugués brasileño, pero no hay ninguna otra indicación sobre el lugar concreto en el que se ha grabado. El lugar, sin embargo, es lo de menos, porque todo Brasil tiene un problema grave con los escorpiones desde hace años. A comienzos de 2019, el investigador brasileño Hamilton Coimbra Carvalho explicaba en The Conversation que los escorpiones han experimentando un aumento de población tan exagerado que están saliendo de su hábitat rural e invadiendo las grandes ciudades brasileñas.

Guy finds thousands of scorpions in an abandoned house.

En Reddit, que es donde el vídeo apareció originalmente, un usuario bromeaba diciendo que los escorpiones no son más que la versión malvada de las cucarachas, y el caso es que no le falta razón. Aunque los tenemos asociados al desierto, los escorpiones tienen una notable habilidad para adaptarse a cualquier hábitat, y en las grandes ciudades el hábitat ideal para estos artrópodos es el mismo que ya habitan sus presas las cucarachas: la red de alcantarillado. Como explican en un artículo de Bloomberg de noviembre de 2019, parte del problema lo tiene el calentamiento global, pero tanto Coimbra Carvalho como otros investigadores alertan de que la mala planificación y ejecución de las obras de saneamiento en Brasil está empeorando la situación.

Advertisement

Según datos del Ministerio de Salud de Brasil, el número de casos de picaduras de escorpión se ha multiplicado por 10 en los últimos años. De 12.000 casos en el año 2000 hemos pasado a 140.000 casos en 2018. La tendencia sigue en aumento. Según Noticias R7 Brasil, solo en los cinco primeros meses de 2022 ya se han registrado más de 65.000 casos de picaduras.

Rio de Janeiro en una imagen de archivo de 2014.
Rio de Janeiro en una imagen de archivo de 2014.
Foto: Getty (Getty Images)
Advertisement

Para hacer las cosas aún peores, no se trata precisamente de una picadura molesta. La especie que protagoniza esta invasión es el escorpión amarillo de Brasil (Tityus serrulatus). Se trata del escorpión más venenoso de toda Latinoamérica. Su picadura inocula una neurotoxina que ataca el sistema nervioso y produce un amplio abanico de síntomas que van desde la fiebre, la taquicardia, los temblores y la hipertensión hasta la pancreatitis, las convulsiones y el coma. La mortalidad por la picadura de esta especie es baja en adultos sanos, pero en ancianos, niños o personas con condiciones de salud previas puede alcanzar el 2%. La muerte suele sobrevenir por edema pulmonar o fallo cardiorrespiratorio entre 1 y 14 horas tras la picadura en estos grupos vulnerables. Según un estudio publicado en la Revista de la Sociedad de Medicina Tropical, el 83% de las muertes suceden en un plazo máximo de 48 horas tras la picadura.

Sí, antes de que lo preguntes, todos los escorpiones de ese vídeo que se ha hecho viral parecen pertenecer a la especie Tityus serrulatus. Las muertes por picadura de escorpión amarillo han aumentado un 76% en los tres últimos años. En los cinco primeros meses de 2022 han muerto 52 personas debido a las picaduras.

Advertisement

La tormenta (de escorpiones) perfecta

Nada de esto responde a la pregunta que muchos se estarán haciendo tras ver el vídeo: ¿cómo es posible que haya tantos escorpiones en una sola casa? ¿Qué comen? Las respuestas a estas preguntas están en la propia biología de estos animales. Para empezar, el tema de la reproducción. El escorpión amarillo de Brasil se reproduce por parterogénesis. Dos veces al año, las hembras ponen entre 20 y 30 huevos y para ese proceso no necesitan a ningún macho que los fertilice. Simplemente se clonan a sí mismas.

Advertisement

Hay otro factor que explica que haya tantísimos escorpiones en un espacio tan reducido, pero es solo una hipótesis. En el vídeo se escucha una corriente de agua cercana, y la estancia parece algún tipo de sótano. Es muy probable que el vídeo se haya grabado tras una tormenta que obligó a los escorpiones a salir en masa de las alcantarillas y buscar refugio en terreno seco.

Un escorpión amarillo de Brasil (Tityus serrulatus).
Un escorpión amarillo de Brasil (Tityus serrulatus).
Foto: José Roberto Peruca / Flickr / CC 2.0 (Fair Use)
Advertisement

En cuanto al alimento para semejante comunidad de artrópodos, la primera respuesta es que no es raro que los escorpiones se devoren unos a otros, pero es que además pueden ralentizar su metabolismo para pasar semanas o meses sin ingerir alimento. Si la teoría de la inundación es correcta, los escorpiones del vídeo no necesitan alimentarse porque acaban de llegar ahí. Tan solo tienen que esperar a que baje el agua y regresar a su hábitat para ponerse chatos a cucarachas.

El problema con los escorpiones urbanos en Brasil no parece que vaya a irse pronto ni a mejorar, pero con una crisis económica general y el presupuesto para asuntos de salud pública en declive desde 2015 no parece que nadie quiera abordarlo. Hamilton Coimbra Carvalho termina su artículo diciendo que el de los escorpiones es un problema surgido de otros (cambio climático, pobreza, mala gestión...), y preguntándose siquiera si será posible solucionarlo. Hasta entonces, los habitantes de ciudades como Rio revisan bien sus casas antes de irse a la cama no sea que encuentren algo peor que una cucaracha.