Image: Tom Cannon/SWNS

Lo que se ve en la fotografía: la amenazante figura de un gigantesco tiburón ballena nadando debajo de un pequeño bote. Aparentemente, el animal es tan grande que podría tragarse de un bocado la embarcación. Una escena terrorífica que en realidad no lo es tanto, se trata de una ilusión óptica.

El impactante disparo fue obra del fotógrafo Tom Cannon en Ningaloo Reef, a unos 5 kilómetros de la costa de Australia Occidental. Cannon y un amigo, el científico marino y también fotógrafo Sam Lawrence, son los cofundadores de una compañía de fotografía submarina llamada Ocean Collective Media, que ayuda a promover la preservación de la vida silvestre y oceánica.

La instantánea es particularmente llamativa porque parece como si el tiburón ballena fueran una especie de King Kong marino frente al bote que tiene en la superficie. Sin embargo, no es así en realidad. Si te fijas bien en la imagen, el barco está desenfocado, mientras que el tiburón está perfectamente enfocado en el primer plano de la foto.

La razón es simple, se trata de una ilusión óptica que se consigue a través de la técnica fotográfica denominada perspectiva forzada. Es la misma técnica que posiblemente has aplicado en alguna ocasión para parecer que sostienes algo que está en un segundo plano. Con esta perspectiva, los objetos se hacen más grandes o pequeños, más alejados o más cercanos de lo que realmente son. Según le explicó Cannon a Business Insider sobre el secreto de la toma:

Cuando tomé la foto, el tiburón ballena estaba literalmente a centímetros de mi cámara. El barco se mantuvo a varios metros de distancia para evitar cualquier riesgo para el tiburón.

Advertisement

Image: Tom Cannon/SWNS

El fotógrafo se había encontrado con el tiburón ballena mientras estaba de viaje. “El tiburón en particular fue realmente curioso y pasó los 50 minutos enteros en la superficie con nosotros persiguiendo burbujas y controlando nuestros movimientos”, dijo el fotógrafo a South West News Service. “Las personas a bordo eran clientes y miembros del personal que se sorprendieron al ver que el tiburón ballena se comportaba de esta manera”.

Una experiencia extraña, la de tener un tiburón tan curioso, ya que la mayoría nadan en línea recta en busca de comida. Las especies de peces más grandes, como los tiburones ballena, pueden crecer hasta 12 metros de largo o más, y sus bocas solas pueden abarcar 1,5 metros de ancho.

Advertisement

En cualquier caso, este tipo de animales son mucho menos intimidantes de lo que parecen, “en realidad son muy dóciles y suelen huir cuando se sienten amenazados”, explicaba Cannon, “de hecho, el hombre es su principal amenaza con la creciente contaminación de nuestros océanos. Necesitan nuestra ayuda”. [BusinessInsider]