Dise√Īo de estaci√≥n orbital para Marte.
Illustration: Lockheed Martin

Los viajes espaciales tripulados más allá de la Tierra tendrán que enfrentar un montón de problemas. Uno de los más inmediatos es el efecto de la radiación cósmica una vez salgamos de la magnetosfera que protege nuestro planeta. La solución a los efectos de esa radiación puede ser un nuevo fármaco.

La radiación cósmica o rayos cósmicos está formada por partículas subatómicas de alta energía procedentes del espacio exterior. Se calcula que la incidencia de estas partículas es mil veces superior en el espacio que sobre la superficie terrestre.

Advertisement

Detener estas part√≠culas para que no atraviesen las paredes de una nave espacial no es sencillo. Aunque sus efectos apenas est√°n comenzando a entenderse, lo que s√≠ se sabe es que provocan da√Īos al tejido cerebral. Estos da√Īos pueden provocar una perdida temporal de funciones cognitivas, algo que de ninguna manera es deseable para un astronauta.

Los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional flotan lo bastante cerca de la Tierra como para que la magnetosfera anule la mayor parte de efectos perniciosos de esta radiación, pero cualquier misión tripulada más alla de la órbita baja terrestre (el objetivo más cercano es Marte) necesitará proteger a su tripulación de los rayos cósmicos.

Representación artística de la radiación cósmica. Imagen: ASPERA / Novapix /L. Bret

Advertisement

Una posibilidad es equipar las naves con alg√ļn material que detenga esa radiaci√≥n, pero de momento no hay alternativas muy viables al respecto. En su lugar, lo que ha encontrado un equipo de investigadores de la Universidad de California es una droga que impide que los rayos c√≥smicos da√Īen el tejido cerebral.

La droga se conoce como PLX5622, y es una variante de sustancias similares que de hecho ya se emplean en pruebas cl√≠nicas para tratar diferentes tipos de c√°ncer. PLX5622 inhibe un receptor molecular llamado CSF1R que absorbe la radiaci√≥n. Al tratar ratones con esta droga y someterlos a niveles de radiaci√≥n similares a los que sufrir√≠an en el espacio profundo los investigadores han observado mucho menor da√Īo en las sinapsis y menor actividad de las c√©lulas del sistema inmune que operan en el cerebro.

Advertisement

Una ventaja adicional es que la droga no necesita ser administrada antes de recibir la dosis de radiaci√≥n. Tambi√©n es efectiva reviertiendo el da√Īo de las sin√°psis neuronales si se suministra poco despu√©s de las dosis de radiaci√≥n. La droga tiene u prometedor futuro en el botiqu√≠n de los astronautas, pero tambi√©n podr√≠a servir para prevenir diversos tipos de tumores nerviosos aqu√≠, en la Tierra. [Universidad de California v√≠a New Atlas]