La marina de EE.UU. acaba de mostrar por primera vez en público un robot destinado a ayudar a apagar incendios a bordo de barcos militares. Se llama SAFFiR (Shipboard Autonomous Firefighting Robot) y es capaz de localizar incendios y ayudar a apagarlos de forma completamente autónoma.

El proyecto, financiado por la unidad de investigación de la marina estadounidense (ONR), en colaboración con la universidad Virgina Tech, pretende crear un robot autónomo que pueda caminar sin caerse dentro de un barco en movimiento y sobre superficies desiguales y capaz de detectar incendios a bordo y ayudar a extinguirlos manguera en mano. Un robot-bombero en toda regla.

El grupo de investigadores e ingenieros de ambas organizaciones hizo ya una primera prueba del prototipo el pasado noviembre a bordo de un antiguo barco militar, pero el robot no se había presentado hasta ahora en público. Lo han mostrado hace unas horas en la Naval Future Force Science & Technology EXPO (imagen debajo - puedes verlo en acción también en el vídeo justo después).

El robot pesa 64 kilos y mide más de 1,7 metros. Está equipado de múltiples sensores, entre ellos visión infrarroja o un sistema LIDAR giratorio en la parte frontal de la cabeza que le permite analizar el espacio y caminar incluso en estancias completamente llenas de humo. Sus manos son capaces de abrir puertas girando los pomos o de operar una manguera de forma autónoma. El prototipo probado en noviembre aún necesita asistencia a su lado de una persona, pero la idea es que el robot pueda ser 100% autónomo en un futuro, aunque con asistencia remota si lo necesitara.

Según Thomas McKenna, responsable de la unidad de investigación en robótica de la marina estadounidense, "el objetivo no es reemplazar a los bomberos actuales, si no tener equipos híbridos de robots y personas trabajando conjuntamente", explica en un comunicado.

De momento, tanto Virginia Tech como la marina continuarán trabajando en este prototipo hasta crear un modelo 100% funcional y autónomo. De funcionar, es algo que podría llegar al uso civil. Uno de esos ejemplos en los que la investigación en defensa debería servir para algo mucho más allá que los fines militares. [vía Virgina Tech y Office of Naval Research]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)