Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Este médico apunta una desagradable razón por la que quizá no deberías dormir desnudo

La idea se puede explicar en dos palabras: materia fecal

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Este médico apunta una desagradable razón por la que quizá no deberías dormir desnudo
Foto: Burst / Pexels (Fair Use)

Anthony Yon es un cirujano plástico extremadamente popular en Tik Tok, donde a veces ofrece consejos sobre su campo, y otras consejos sobre salud en general. Uno de estos últimos es que no duermas desnudo, sobre todo si duermes acompañado, pero ¿hasta que punto es cierto lo que dice?

La razón que Yon esgrime para dar este consejo tiene que ver con algo tan mundano como los pedos. El ser humano se tira pedos entre 10 y 25 veces al día (el número exacto varía en función de qué fuentes consultes) y algunas de estas flatulencias tienen lugar mientras estamos dormidos porque el gas simplemente se abre camino. Hasta los muertos se tiran pedos, así que esta parte no es solucionable. Si las flatulencias durante el sueño son un problema probablemente tengas que reajustar tu dieta, pero poco más se puede hacer.

El problema de tirarse los pedos en la cama es que los pedos diseminan pequeñas partículas de materia fecal que varían en función del estado de salud de cada individuo. Esas partículas terminan en nuestro vecino de cama, o en las sábanas, razón por la cual Yon recomienda dormir al menos con ropa interior. La ropa interior es un efectivo escudo que previene que se diseminen estas partículas.

Advertisement

¿Hasta qué punto es cierto esto? La respuesta es complicada. Para empezar hay que descartar el olor como indicio de si una flatulencia contiene o no materia fecal. El olor de los pedos se debe a las moléculas de hidrógeno y metano que provienen de las heces, pero no a las heces en sí. Si fuera así, estaríamos inhalando materia fecal simplemente al oler caca, cosa que no es cierta igual que no es cierto que estemos inhalando carbohidratos al oler pan recién hecho.

La cosa cambia, sin embargo, cuando la ventosidad tiene lugar a corta distancia y sin filtro. Existen muy pocos estudios serios al respecto. Uno de los más famosos procede de un experimento realizado por un médico australiano llamado Karl Kruszelnicki hace 16 años. Una enfermera se acercó a Kruszelnicki con una pregunta realmente intrigante: ¿Estaba diseminando materia fecal sobre el instrumental médico si se tiraba pedos dentro de un quirófano?

Advertisement

El médico descubrió que no sabía la respuesta, así que ideó un experimento que consistía en ventosear a pocos centímetros de una placa petri con y sin ropa interior. Después realizó un cultivo para averiguar cuántas bacterias se desarrollaban en cada muestra gaseada. Al día siguiente, Kruszelnicki comprobó que la muestra sobre la que ventoseó con la ropa interior puesta no había desarrollado actividad bacteriana. Por contra, la placa sobre la que ventoseó con el culo expuesto había desarrollado colonias de bacterias que comúnmente se encuentran en nuestros intestinos y también en nuestra piel. En la pequeña nota publicada en el British Medical Journal, Kruszelnicki concluía lo siguiente:

Nuestra deducción es que la zona con población entérica (intestinal) en la segunda placa fue causada por la ventosidad en sí, mientras que el anillo a su alrededor fue causado por la velocidad de los gases, que arrancaron bacterias de la piel y las proyectaron sobre la placa. Podemos concluir, por tanto que los pedos pueden causar contaminación si su emisor está desnudo, pero no si está vestido. Los resultados del estudio no deberían ser causa de alarma porque ningún tipo de bacteria hallada era peligrosa. De hecho eran similares a las bacterias útiles que encontramos en el yogur.

Advertisement

En definitiva, que el consejo de Yon con el que comenzábamos este post probablemente sea un buen consejo, aunque solo sea por educación. De todos modos no debería ser causa de mucha alarma teniendo en cuenta que nuestra piel está absolutamente cubierta de bacterias y que, de hecho, vivimos rodeados de nuestra propia nube de bacterias personal. [vía IFL Science]