Un padre llamado Jack R. me dijo que que su hijo de 9 años le pregunta todas las semanas si puede usar la aplicación Musical.ly. El mejor amigo de su hijo le cuenta que todos los niños de la escuela tienen una cuenta. Después de escuchar al niño suplicar durante todo el verano, Jack finalmente decide descargar la app en su propio teléfono y darse de alta él mismo para mirar en la configuración de privacidad si había algún peligro. Cuando mete su género (masculino) y edad (tiene 32), Jack es bombardeado con contenido que no esperaba.

Tan pronto como inició sesión, la aplicación empezó a sugerirle vídeos. En palabras de Jack: “Me conectó con una niña de 13 años que llevaba un top. Después con una niña de 15 años que bailaba como una stripper. Luego otra niña menor de edad, y luego otra y otra. Esta aplicación sabe lo que quieren los depravados con cuentas de Musical.ly”.

Advertisement

Para quienes no estén familiarizados con ella (probablemente la mayoría de las personas mayores de 25 años), Musical.ly es una plataforma de redes sociales que permite a los usuarios crear y compartir vídeos de 15 segundos de sí mismos sincronizados con varios clips de sonido, desde los últimos éxitos de Cardi B hasta voces de humoristas o de otros usuarios. Gary Vaynerchuk describió la aplicación como “una mezcla de Vine, Snapchat y Dubsmash”, lo cual es preciso. Con herramientas como filtros similares a Instagram, efectos especiales y una varita mágica que hace que tu rostro parezca más suave, cualquier persona con un smartphone puede convertirse en una estrella. (Si estás en el centro comercial o en el aeropuerto y ves a un preadolescente girando la cámara mientras abre la boca como pronunciando palabras y hace movimientos coreografiados, es probable que esté en Musical.ly). A medida que enganchan a más fans, los usuarios de Musical.ly (también llamados “musers”) se llevan de corazones y comentarios, y a veces incluso patrocinios. Los autores más famosos de la aplicación pueden cobrar tarifas de hasta $ 300,000 por publicación patrocinada, según Influencer Marketing Hub.

Un par de musers:

Advertisement

Musical.ly es muy popular: ahora mismo ocupa el puesto 16 en aplicaciones gratuitas de la App Store, por delante de Waze, Twitter y Google Chrome. Pero tiene un problema: muchos de sus usuarios más implicados son niños. Niños de ocho, nueve, diez, once años. Esto alarma a los padres, que han mencionado multitud de inquietudes como la pornografía y otros contenidos inapropiados que superan los filtros; problemas de privacidad; y la preocupación de que sus hijos desarrollen una obsesión enfermiza por la popularidad. Si tu hijo te ha estado suplicando por esta aplicación, aquí hay algunas cosas que debe saber.

Está destinada a adolescentes jóvenes (y es usada por niños aún menores) 

No te equivoques, el cofundador de Musical.ly y co-CEO Alex Zhu quiere que los jóvenes se unan a la comunidad, y ha dicho que la manera de comenzar una red social desde cero es atraer a los adolescentes como primeros usuarios.

Advertisement

En Business Insider:

Zhu primero tuvo la idea cuando vio a un grupo de adolescentes bulliciosos en un tren en Mountain View, donde se encuentra Google. La mitad de los adolescentes escuchaba música mientras la otra mitad tomaba selfies o videos, los cubría con stickers y luego compartía los resultados con sus amigos.

Fue entonces cuando Zhu se dio cuenta de que podía combinar música, videos y una red social para atraer al segmento demográfico de los primeros años de la adolescencia.

Advertisement

Musical.ly simplemente es como el paraíso digital de los niños. (Cuando creé una cuenta yo misma, una de las primeras cosas que hice fue hacer un video con un emoji de la caca en realidad aumentada.) Las chicas jóvenes, en particular, se sienten atraídas por la aplicación, usándola para pretender ser la próxima estrella del pop. El 75% de los usuarios de Musical.ly son mujeres.

El sitio web de la compañía afirma que “Musical.ly está destinado a usuarios mayores de 13 años”. Aunque Chris McKenna, el fundador de Internet Protect Young Eyes, me dice: “No hace falta pasar ni 30 segundos en la aplicación para saber que un gran porcentaje de los usuarios son menores de 13 años”. El propio Zhu reconoció este problema en una presentación en TechCrunch Disrupt London, informa el Chicago Tribune, que puede poner a la empresa en conflicto con la Ley de Protección de Privacidad en Línea para Niños (COPPA). Al crear una cuenta, puedes ingresar cualquier fecha de nacimiento y no hay forma de verificarlo. (A los padres con niños menores de 13 años que usan la aplicación, lo único que Musical.ly les recomienda que hagan es enviar un correo electrónico al equipo y “tomarán las medidas oportunas”).

Advertisement

¿Qué problema hay con que entren menores de 13 años? Bueno, muchos, pero un problema que destaca es que tienes a un montón de niños imitando lo que ven en videoclips musicales tratando de obtener más reproducciones y aumentar su popularidad. Para conseguirlo, siempre hay presión por ser más sexy, más salvaje, más impactante. El comediante de YouTube PaymoneyWubby ofrece un resumen NSFW de lo que realmente hacen los niños en Musical.ly, señalando la ropa que usan, los gestos que hacen, las letras que interpretan (“¿Qué sabe un niño de 12 años darle duro por delante? “).

Musical.ly cerró recientemente su aplicación de streaming en vivo independiente, Live.ly, fusionándola con la aplicación principal. Ahora que los usuarios de Musical.ly pueden transmitir en vivo, los padres dicen que los riesgos son aún mayores. “Los cerebros aún en desarrollo [de los niños] simplemente no necesitan ser colocados en más situaciones no supervisadas que no se pueden deshacer”, dice McKenna.

El peor contenido está oculto en los hashtags

Cuando comencé a navegar por Musical.ly, el contenido parecía más estúpido que inapropiado. El primer video que me mostró incluía a un adolescente en Vietnam que interpretaba “Havana” de Camila Cabello. La letra había sido cambiada a “Banana” y era una oda extrañamente fascinante a la fruta. Mi sensación no fue “esto son malas noticias”, sino más bien “wow, qué vieja soy”. La mayor parte del contenido que revisé era de usuarios que hacen desafíos, desde el #4cupschallenge (comprobar si puedes beber agua de cuatro vasos a la vez) hasta el #squatinpublic (sentadilla en público) pasando por el #petpoke (darle con el dedo a tu mascota al ritmo de la música).

Advertisement

Sin embargo, si exploras la aplicación el tiempo suficiente, es posible que encuentres videos más oscuros, mucho más inquietantes. En una pieza titulada “La pornografía no es lo peor que hay en Musical.ly”, la escritora Anastasia Basil (que, sí, encontró porno en Musical.ly) se sumerge profundamente en la comunidad y descubre que los hashtags son un canal para usar la aplicación de maneras inapropiadas y en ocasiones profundamente ofensivas.

Hay un lenguaje en código que supera los filtros de Musical.ly. Algunos niños etiquetan sus videos con palabras como thot —abreviatura de That Ho Over There (“esa puta de ahí”)— o fgirl, hottie, sxy, whooty y sin.

... Hay #killingstalking musical.lys, que son videos con temas oscuros (¿artísticos? ¿emo?) que muestran a los niños poniendo cuchillos en las gargantas de las niñas. Hay videos de #selfharm que muestran opciones de suicidio: gente llenando la bañera, imágenes de cuchillas, la voz de un niño que dice que ya no quiere vivir. Vi a un niño con sangre en el pecho (sí, sangre real). Vi a una niña cuyos muslos estaban tan cortados y tuve que tomarme un respiro antes de escribir este artículo. Un largo respiro. Las imágenes son profundamente perturbaduras. Hay vídeos con #cutter y #triggerwarning y #anorexic. Musers con trastornos alimenticios que usan el hashtag proana (código para proanorexia). Encontré más de once mil videos de “selfhate”. Y la cosa sigue y sigue.

Advertisement

La compañía suele prohibir hashtags. Por ejemplo, ahora, cuando buscas #suicide o #mutilation o #cutting, te muestran el Teléfono de la Esperanza y una lista de consejos para superar un momento difícil. Pero los defensores de la seguridad en Internet dicen que los moderadores nunca podrán seguir el ritmo de una lista en constante evolución. “No pueden mantenerse al día”, dice McKenna. “Nadie seguir los cambios. La gente simplemente cambia una o por un cero o pone acentos sobre las cosas y de repente burlan la sintaxis. Es muy fácil”.

No hay un control parental sobre lo que pueden ver los niños

Los usuarios pueden hacer que sus cuentas sean privadas, con lo que solo los seguidores aprobados pueden ver su contenido, pero eso no es suficiente para hacer que la aplicación sea segura para los niños. McKenna explica: “Puedes poner a un niño en una cámara de seguridad y cerrar todas las puertas desde dentro para que no salga nada malo. Pero los controles parentales en Musical.ly permiten abrir cualquier puerta del exterior, por lo que el niño puede abrir la puerta que quiera”. Tu hijo puede verlo todo y no hay forma de detener eso.

Advertisement

La app recopila tus datos

Musical.ly no oculta este hecho. En su política de privacidad, declara:

“Podemos recopilar información personal de un sitio web de redes sociales cuando usas tus credenciales de redes sociales para iniciar sesión en el servicio”.

Advertisement

“Recopilamos información que publicas en el servicio”.

“Recopilamos y procesamos la información que nos proporcionas, incluida cualquier información personal, en el contexto de redactar, enviar o recibir mensajes a través de la función de mensajería de nuestro servicio”.

“Recopilamos información sobre tu ubicación si nos otorgas permiso para hacerlo”.

Advertisement

Y, en mayúsculas, Musical.ly declara: “LA COMPAÑÍA PUEDE DIVULGAR TU INFORMACIÓN”.

La mayoría de los niños y adolescentes no se tomarán el tiempo de leer la política de privacidad antes de descargar la aplicación, por lo que es importante hablar con ellos sobre lo que deberían saber. La organización sin ánimo de lucro ConnectSafely.org ofrece consejos de seguridad basados en investigaciones para que los padres aborden el uso de la tecnología y la política.

En resumen

Las herramientas de edición de videos en Musical.ly son innegablemente divertidas, y los usuarios jóvenes pueden ser realmente creativos con ellas, pero el hecho de que no haya forma de limitar el contenido que ven es preocupante. Como señala Basil, una vez que dices que sí a las redes sociales como Musical.ly, es “realmente difícil de recuperar”. La mayoría de los defensores de la seguridad en Internet recomiendan decir que no.

Advertisement

Pero si tu hijo cumple con los requisitos de edad de la aplicación y estás de acuerdo con que la descargue, establece algunas reglas básicas. Por ejemplo:

  • Dile que debe hacer que su cuentas sea privada.
  • Incluso si su cuenta es privada, su perfil aún es visible para el público, y esto puede incluir su nombre real, foto, biografía y ubicación. Dile que utilice un pseudónimo (como vidcrazy2005) y no proporcione ninguna información personal.
  • Activa o desactiva la opción “ocultar información de ubicación” en la configuración.
  • Dile que solo pueden usar la aplicación en un área común de la casa, y no en su dormitorio.
  • Anímale a que te diga si encuentra algo inapropiado o molesto. Habla con él sobre la huella digital que están dejando, y cómo todo lo que pone allí puede afectarle ahora y durante toda su vida.