Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esto es lo que ven los pilotos del Airbus Perlan cuando vuelan a más de 20 km sobre los Andes

Foto: Airbus

En 2018, un planeador llamado Airbus Perlan II batió el récord de altura para un vuelo subsónico dejando atrás al famoso avión espía Lockheed U-2. Un año más tarde, el proyecto científico financiado por Airbus continúa batiendo récords y dejándonos imágenes espectaculares por el camino.

A diferencia de un avión, un planeador depende exclusivamente de su aerodinámica para volar. El Perlan II despega remolcado por otra aeronave y aprovecha las ondas de montaña para ganar altitud. El planeador de 25 metros de envergadura fue diseñado para deslizarse hasta el borde del espacio y lograr una altura de 90.000 pies o 27 kilómetros de altitud. Por ahora, su mejor vuelo es de 76.000 pies o 23 km (dos más de los que alcanza el U-2).

Advertisement

Estas imágenes fueron tomadas en el vuelo 65 del Perlan II a 65.000 pies o 20 km sobre la cordillera de los Andes (el tercer vuelo de mayor altura de su historia). El planeador se prueba en Argentina para aprovechar las columnas verticales de aire que se forman en esta cresta de montaña que, además de tener una gran altura, está cerca del vórtice polar.

El Perlan II tiene la particularidad de contar con una cabina presurizada para dos pilotos. Los trajes de presión, como los que se usan en el U-2, fueron descartado por los problemas derivados de su expansión en una cabina tan pequeña. A 90.000 pies de altura, la atmósfera tiene un 3% de la presión que ejerce a nivel del mar.

El proyecto Pernal fue financiado originalmente por el millonario Steve Fossett, la primera persona en volar en solitario sin escalas alrededor del mundo a bordo de un globo, un barco y un avión de ala fija. Fossett murió en 2007 mientras volaba sobre las montañas de Sierra Nevada en California. Hoy en día, Airbus es el patrocinador principal de las misiones científicas Perlan II, con las que se pretende estudiar la capa de ozono.

A pesar de haber batido un nuevo récord, los pilotos e ingenieros que participan en el proyecto han vuelto a casa con una sensación agridulce este año al no lograr el objetivo de 90.000 pies por un calentamiento estratosférico repentino en el invierno austral. Volverán a intentarlo el año que viene.

Share This Story

About the author

Matías S. Zavia

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 08B1 8FBD 5DA0 45F1 2C2D F329 BD6D 0689 6FB2 7BEBPGP Key