El mi√©rcoles, Tim Cook envi√≥ un mensaje alarmante, sorprendente e hist√≥rico a sus inversores. Apple, la primera compa√Ī√≠a en alcanzar el bill√≥n de d√≥lares en valor de mercado, redujo su pron√≥stico de ingresos por primera vez desde 2002, en parte por las malas ventas del iPhone en China. Pero, espera, ¬Ņqu√© demonios pas√≥ en 2002?

2002 fue un a√Īo pal√≠ndromo y extra√Īo. Muchos lo recuerdan como la √ļltima oleada de sufrimiento tras la explosi√≥n de la burbuja punto-com. En junio de ese a√Īo, cuando Steve Jobs dijo a los inversores que los ingresos trimestrales de Apple quedar√≠an 200 millones de d√≥lares por debajo de sus estimaciones, el √≠ndice Nasdaq parec√≠a una pista de esqu√≠ de nivel diamante negro. Toda la industria de la tecnolog√≠a hab√≠a estado desliz√°ndose cuesta abajo de manera constante desde su punto m√°ximo a principios del 2000, pero a√ļn estaba a meses de tocar fondo. Jobs explic√≥ la situaci√≥n sin rodeos en un comunicado de prensa de Apple:

‚ÄúAl igual que otros en nuestra industria, estamos experimentando una desaceleraci√≥n en las ventas este trimestre. Como resultado, vamos a errar en un 10% nuestra previsi√≥n de ingresos, lo que dar√° como resultado unas ganancias ligeramente m√°s bajas. Tenemos algunos nuevos productos incre√≠bles en desarrollo, por lo que estamos entusiasmados con el a√Īo que viene. Como una de las pocas empresas que actualmente obtienen ganancias en el negocio del PC, seguimos siendo muy optimistas sobre las perspectivas de Apple para el crecimiento a largo plazo‚ÄĚ.

Y eso es todo lo que Jobs dijo en aquel momento. Como se√Īala John Gruber, toda la declaraci√≥n de Apple, incluida la cita de Jobs, contiene menos de 200 palabras y se puede resumir en: los n√ļmeros se ven mal, pero Apple va a asombrarte con algunas cosas nuevas. La carta de Tim Cook a los inversores del mi√©rcoles tiene alrededor de 1400 palabras y carece de esa carism√°tica llamada a la acci√≥n en torno a los nuevos productos de Apple en el horizonte. Lo m√°s cercano a eso es una frase sobre que ahora ser√° m√°s f√°cil intercambiar tu viejo iPhone por un descuento para comprar el nuevo.

En 2002, obviamente el iPhone no existía y Apple seguía rogando a los consumidores que se tomaran en serio sus ordenadores. Era un momento increíblemente interesante. El primer iPod salió al mercado en octubre de 2001, y en la Macworld Expo del siguiente mes de enero, Steve Jobs reveló el iMac G4. Ese que tiene un LCD de 15 pulgadas flotando sobre un brazo cromado conectado a una base blanca compacta con un brillante logotipo de Apple en la parte frontal. La gente se quedó boquiabierta cuando Jobs lo presentó.

Advertisement

Luego lleg√≥ el ataque de p√°nico por las ganancias y las acciones de Apple se vieron afectadas. A finales de 2002 pod√≠as comprar una parte de la compa√Ī√≠a por $14,33, una ca√≠da de casi el 40% desde principios de a√Īo. Habr√≠a sido un momento incre√≠ble para comprar acciones de Apple, porque las cosas cambiaron para Steve y sus amigos despu√©s de eso. En abril de 2003, Apple lanz√≥ el ic√≥nico iPod de tercera generaci√≥n y la iTunes Music Store, donde pod√≠as comprar una canci√≥n por 99 centavos que solo se pod√≠a reproducir en un iPod o un Mac. El concepto parec√≠a algo loco en aquel momento, pero la entrada de Apple en el mercado de la m√ļsica digital fue el comienzo de un negocio de servicios que ahora solo es superado por los iPhones en el flujo de ingresos de la compa√Ī√≠a.

Pero no fue hasta 2004 que el iPod explot√≥. Ese verano, Newsweek puso a Steve Jobs en portada, y la Universidad de Duke dio un iPod nuevo a todos los estudiantes de primer a√Īo. Apple tambi√©n lanz√≥ un iPod Photo con una pantalla a color que algunos consideraron una se√Īal temprana de que la compa√Ī√≠a alg√ļn d√≠a crear√≠a un dispositivo m√≥vil que lo har√≠a todo. Tres a√Īos m√°s tarde, Steve Jobs anunci√≥ el iPhone como ‚Äúun iPod de pantalla ancha con controles t√°ctiles‚ÄĚ, un ‚Äútel√©fono m√≥vil revolucionario‚ÄĚ y ‚Äúun comunicador de Internet innovador‚ÄĚ. En otras palabras, un nuevo iPod que hac√≠a un par de cosas muy divertidas, entre ellas, el potencial de comprar aplicaciones. Solo en el tercer trimestre del a√Īo pasado, Apple gener√≥ 18.200 millones de d√≥lares por ventas de aplicaciones.

Advertisement

Para poner ese n√ļmero en perspectiva, la gran advertencia de Tim Cook para los inversores es que Apple recaudar√° $84.000 millones este trimestre en lugar de los $89.000 a $94.000 millones proyectados. Tan solo cinco mil millones menos. Al igual que en 2002, la compa√Ī√≠a ha estado lidiando con los crecientes problemas generados por la desaceleraci√≥n de la econom√≠a global y la desaceleraci√≥n de las ventas de hardware. Esta vez, los n√ļmeros malos de Apple son m√°s grandes.

La otra gran diferencia, por supuesto, es que a Apple le falta algo en la categor√≠a de ‚Äúnuevos productos incre√≠bles en desarrollo‚ÄĚ que Steve Jobs mencion√≥ en 2002. Es notable c√≥mo los a√Īos que siguieron al √ļltimo ataque de p√°nico de Apple estuvieron marcados por un profundo crecimiento e innovaci√≥n. La legendaria versi√≥n del iPod palidecer√≠a en comparaci√≥n con la explosi√≥n del cambio provocado por el lanzamiento del iPhone, por no mencionar el √©xito del MacBook Air, el iPad y el Apple Watch. Y s√≠, el negocio de servicios tambi√©n genera mucho dinero.

Advertisement

Quiz√°s el ataque de p√°nico de Apple de hoy marque el final de una Apple que no pod√≠a estar mejor. Tal vez el apogeo de la invenci√≥n y la innovaci√≥n de Apple haya quedado atr√°s, y ahora la compa√Ī√≠a tenga que encontrar un futuro en los servicios de v√≠deo en tiempo real, los asistentes de voz artificialmente inteligentes y el software de realidad aumentada. Las recientes contrataciones de Apple sugieren eso.

Algunas de estas actividades seguramente ser√°n rentables, y el pr√≥ximo trimestre de Apple probablemente sea menos embarazoso que este. Los fans de la compa√Ī√≠a, especialmente aquellos que recuerdan a Steve Jobs sobre el escenario en 2002, deben de estar pregunt√°ndose: ¬Ņcu√°ndo nos va a dejar Apple con la boca abierta de nuevo?