Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esto fue lo que pasó la última vez que los inversores de Apple entraron en pánico como hoy

Adam Clark Estes
21.2K
13
Save

El miércoles, Tim Cook envió un mensaje alarmante, sorprendente e histórico a sus inversores. Apple, la primera compañía en alcanzar el billón de dólares en valor de mercado, redujo su pronóstico de ingresos por primera vez desde 2002, en parte por las malas ventas del iPhone en China. Pero, espera, ¿qué demonios pasó en 2002?

2002 fue un año palíndromo y extraño. Muchos lo recuerdan como la última oleada de sufrimiento tras la explosión de la burbuja punto-com. En junio de ese año, cuando Steve Jobs dijo a los inversores que los ingresos trimestrales de Apple quedarían 200 millones de dólares por debajo de sus estimaciones, el índice Nasdaq parecía una pista de esquí de nivel diamante negro. Toda la industria de la tecnología había estado deslizándose cuesta abajo de manera constante desde su punto máximo a principios del 2000, pero aún estaba a meses de tocar fondo. Jobs explicó la situación sin rodeos en un comunicado de prensa de Apple:

“Al igual que otros en nuestra industria, estamos experimentando una desaceleración en las ventas este trimestre. Como resultado, vamos a errar en un 10% nuestra previsión de ingresos, lo que dará como resultado unas ganancias ligeramente más bajas. Tenemos algunos nuevos productos increíbles en desarrollo, por lo que estamos entusiasmados con el año que viene. Como una de las pocas empresas que actualmente obtienen ganancias en el negocio del PC, seguimos siendo muy optimistas sobre las perspectivas de Apple para el crecimiento a largo plazo”.

Advertisement

Y eso es todo lo que Jobs dijo en aquel momento. Como señala John Gruber, toda la declaración de Apple, incluida la cita de Jobs, contiene menos de 200 palabras y se puede resumir en: los números se ven mal, pero Apple va a asombrarte con algunas cosas nuevas. La carta de Tim Cook a los inversores del miércoles tiene alrededor de 1400 palabras y carece de esa carismática llamada a la acción en torno a los nuevos productos de Apple en el horizonte. Lo más cercano a eso es una frase sobre que ahora será más fácil intercambiar tu viejo iPhone por un descuento para comprar el nuevo.

En 2002, obviamente el iPhone no existía y Apple seguía rogando a los consumidores que se tomaran en serio sus ordenadores. Era un momento increíblemente interesante. El primer iPod salió al mercado en octubre de 2001, y en la Macworld Expo del siguiente mes de enero, Steve Jobs reveló el iMac G4. Ese que tiene un LCD de 15 pulgadas flotando sobre un brazo cromado conectado a una base blanca compacta con un brillante logotipo de Apple en la parte frontal. La gente se quedó boquiabierta cuando Jobs lo presentó.

Luego llegó el ataque de pánico por las ganancias y las acciones de Apple se vieron afectadas. A finales de 2002 podías comprar una parte de la compañía por $14,33, una caída de casi el 40% desde principios de año. Habría sido un momento increíble para comprar acciones de Apple, porque las cosas cambiaron para Steve y sus amigos después de eso. En abril de 2003, Apple lanzó el icónico iPod de tercera generación y la iTunes Music Store, donde podías comprar una canción por 99 centavos que solo se podía reproducir en un iPod o un Mac. El concepto parecía algo loco en aquel momento, pero la entrada de Apple en el mercado de la música digital fue el comienzo de un negocio de servicios que ahora solo es superado por los iPhones en el flujo de ingresos de la compañía.

Pero no fue hasta 2004 que el iPod explotó. Ese verano, Newsweek puso a Steve Jobs en portada, y la Universidad de Duke dio un iPod nuevo a todos los estudiantes de primer año. Apple también lanzó un iPod Photo con una pantalla a color que algunos consideraron una señal temprana de que la compañía algún día crearía un dispositivo móvil que lo haría todo. Tres años más tarde, Steve Jobs anunció el iPhone como “un iPod de pantalla ancha con controles táctiles”, un “teléfono móvil revolucionario” y “un comunicador de Internet innovador”. En otras palabras, un nuevo iPod que hacía un par de cosas muy divertidas, entre ellas, el potencial de comprar aplicaciones. Solo en el tercer trimestre del año pasado, Apple generó 18.200 millones de dólares por ventas de aplicaciones.

Advertisement

Para poner ese número en perspectiva, la gran advertencia de Tim Cook para los inversores es que Apple recaudará $84.000 millones este trimestre en lugar de los $89.000 a $94.000 millones proyectados. Tan solo cinco mil millones menos. Al igual que en 2002, la compañía ha estado lidiando con los crecientes problemas generados por la desaceleración de la economía global y la desaceleración de las ventas de hardware. Esta vez, los números malos de Apple son más grandes.

La otra gran diferencia, por supuesto, es que a Apple le falta algo en la categoría de “nuevos productos increíbles en desarrollo” que Steve Jobs mencionó en 2002. Es notable cómo los años que siguieron al último ataque de pánico de Apple estuvieron marcados por un profundo crecimiento e innovación. La legendaria versión del iPod palidecería en comparación con la explosión del cambio provocado por el lanzamiento del iPhone, por no mencionar el éxito del MacBook Air, el iPad y el Apple Watch. Y sí, el negocio de servicios también genera mucho dinero.

Advertisement

Quizás el ataque de pánico de Apple de hoy marque el final de una Apple que no podía estar mejor. Tal vez el apogeo de la invención y la innovación de Apple haya quedado atrás, y ahora la compañía tenga que encontrar un futuro en los servicios de vídeo en tiempo real, los asistentes de voz artificialmente inteligentes y el software de realidad aumentada. Las recientes contrataciones de Apple sugieren eso.

Algunas de estas actividades seguramente serán rentables, y el próximo trimestre de Apple probablemente sea menos embarazoso que este. Los fans de la compañía, especialmente aquellos que recuerdan a Steve Jobs sobre el escenario en 2002, deben de estar preguntándose: ¿cuándo nos va a dejar Apple con la boca abierta de nuevo?

Share This Story