Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Google abandona el formato tablet tras fracasar con un sistema casi perfecto

17.3K
4
Save
La Pixel Slate tenía un sistema operativo casi perfecto, pero pésimas reviews
Foto: Alex Cranz

Google dejará de hacer sus propias tablets. Eso no significa que las tablets vayan a dejar de existir, pero es una pena que la fusión de Android y Chrome OS que proponía la Pixel Slate, y que nos pareció casi perfecta, haya acabado así.

Google no ha anunciado públicamente ninguna tablet nueva desde Slate, pero según Computerworld tenía al menos dos dispositivos en desarrollo. Eso cambió cuando, a principios de esta semana, Google retiró las tablets de su hoja de ruta y decidió centrarse en ordenadores portátiles para futuros dispositivos de Chrome OS.

Advertisement

Rick Osterloh, que dirige la división de dispositivos de Google, lo ha confirmado en Twitter:

En una declaración a Gizmodo, un portavoz de Google también lo ha confirmado añadiendo que “Chrome OS ha crecido en popularidad en una amplia gama de factores de forma y continuaremos trabajando con nuestro ecosistema de socios en ordenadores portátiles y tablets. En cuanto a los esfuerzos de hardware de Google, nos centraremos en ordenadores portátiles con sistema operativo Chrome OS y continuaremos dando soporte para Pixel Slate”.

Podemos lamentarnos porque Google tenía el potencial de crear algo realmente bueno. En 2015, Google lanzó la tablet Pixel C, una magnífica pieza de hardware obstaculizada por un sistema operativo que no lograba ser a la vez una tablet y un portátil. Pero casi había clavado la tablet, y con un poco de esfuerzo podía perfeccionarla. Luego hizo el Pixelbook, que sigue siendo el buque insignia de los Chromebook casi dos años después de su lanzamiento, a pesar de su alto precio y hardware más antiguo. También resultó ser uno de los mejores ordenadores portátiles 2 en 1. Parecía obvio que si Google combinaba las lecciones aprendidas con el Pixelbook y el Pixel C, podría crear una tableta que rivalizara con el iPad y la Surface, y tal vez las superarlas.

Advertisement

El año pasado lanzó Pixel Slate, que debería haber sido ese dispositivo. Tuve problemas con su superficie de cristal pulido y su teclado extraño, pero me encantó el sistema operativo, que combinaba a la perfección el Chrome OS y Android, lo que permitía usar la tablet como un pequeño Chromebook perfecto cuando conectabas el teclado y luego convertirla en una tablet de consumo multimedia cuando lo desconectabas. 

Desafortunadamente, mi experiencia fue la excepción. Muchos analistas encontraron un sistema operativo plagado de fallos, particularmente cuando pasaban del teclado al modo táctil y luego volvían al teclado. Las cosas empezaron a verse aún peor cuando empezaron a abundar rumores en marzo de que Google estaba reorganizando su división de hardware.

Advertisement

Ni Osterloh ni Google dicen por qué decidieron dejar de fabricar sus propias tablets, pero la tibia recepción de la Pixel Slate podría ser una razón. Especialmente cuando el Pixelbook más tradicional se tiene en alta estima. Si consideras que Google ha hecho uno de los mejores dispositivos con sistema operativo Chrome OS y uno de los peor valorados, es fácil entender por qué se centran en los ordenadores portátiles. 

Algo que Computerworld destacó, y eso me lo reiteró Google, es que la compañía no está fuera del negocio de hardware de Chrome OS ni de Android. Se seguirán fabricando teléfonos y portátiles. Los ordenadores portátiles con pantallas táctiles y bisagras de 360 grados aún están sobre la mesa. Pero las tablets puras, que se pueden convertir en ordenadores portátiles con una funda de teclado adicional, ahora están descartadas.

Advertisement

Esta es una buena noticia si estás ansioso por un nuevo Chromebook hecho por Google, pero si esperabas que la compañía hiciera la tablet perfecta, no ha habido suerte.

Share This Story