El Pixel Slate no es tan barato como un Chromebook. Es una tablet que se convierte en laptop si le sumamos un accesorio de $160 o $200 a su precio de salida de $600. Sin embargo, encaja tan bien con la última versión d eChrome Os y funciona tan bien como portátil o tablet, que merece la pena pagar ese precio.

Este equilibrio de funciones y precio no es algo muy frecuente. Google tiene la mala costumbre de hacer que los dispositivos que ejecutan Chrome OS sean demasiado caros para lo que ofrecen. El precio de dispositivos como el Pixelbook (que se lanzó a $1,000) y los Pixel Chromebooks anteriores ha sido sencillamente indignante. Si nos gustan los dispositivos con Chrome OS es precisamente porque son pequeños ordenadores de buena calidad a precios realmente bajos. Gastar mas en un Chromebook –incluso uno fantástico como el Pixelbook– simplemente no tiene sentido.

Lo que ha cambiado en el Pixel Slate es el propio Chrome OS. Se ha vuelto tan bueno que planta cara a iOS, e incluso en menor medida a Windows. Con paso lento pero seguro, Chrome OS se está convirtiendo en un sistema operativo digno de los costosos dispositivos que Google está diseñando para él, independientemente de que $1.000 sea aún demasiado dinero para un Chromebook.

Advertisement

Tengo que remarcar que la unidad Pixel Slate que he utilizado para la review es la versión i5 de octava generación que cuesta $1.000, con 8GB de RAM y un SSD de 128GB. No creo que merezca la pena pagar ese dinero por el Pixel Slate. La versión de $800 con una CPU m3, 8 GB de RAM y SSD de 64 GB o la versión aún más barata de $700 con una CPU Intel Celeron, 8 GB de RAM y SSD de 64 GB son las que merece la pena tener en cuenta.

La razón es que los rivales del Pixel Slate no son otros dispositivos Chrome OS como el Pixelbook o el asequible Chromebook Plus v2 de Samsung, sino las tablets que aspiran a convertirse en los nuevos ordenadores portátiles, como el iPad Pro y las tablets 2 en 1, como la Microsoft Surface Pro, que comienzan en $800 y $900 respectivamente.

Al igual que esos dispositivos, el Pixel Slate se vende como una tablet, con un estuche para teclado que se ofrece como extra. Al igual que esos dispositivos, no es especialmente cómodo de usar sobre tu regazo. (Hay una funda con teclado que cuesta $160 y que es más cómoda que la oficial de $200, solo que usa Bluetooth en lugar del conector magnético del Pixel Slate). Así que recuerda que el coste real es de $150 o $200 más si quieres tratar de escribir con él.

Advertisement

Pero esto es lo que diferencia al Slate del iPad Pro y del Surface Pro: realmente funciona como una tablet y como un ordenador portátil. ¡Los otros dos no! El iPad Pro es una tablet perfecta, pero su funda con teclado y su diseño centrado en lo táctil solo lo convierten en un miserable sustituto de un laptop. La Surface Pro es un dispositivo genial, similar a un portátil, pero cuando se utiliza como tablet, Windows puede llegar a ser terrible. El Pixel Slate, en cambio, es la transición entre una tablet que manejas con los dedos y un ordenador portátil con un ratón tan suave, que te acabarás preguntando cómo han tardado tanto en hacer algo así.

Utilicé el dispositivo como tablet durante horas. En cuanto giras el teclado detrás de la tablet, el sistema operativo pasaba sin problemas a modo táctil y puedes disponer de todas mis aplicaciones de Android y Chrome OS con solo un toque. Tan pronto como das la vuelta al teclado y queda bajo tus dedos, el Pixel Slate volvía al modo portátil, con un diseño más tradicional de Chrome OS pensado para utilizar con teclado y ratón. A diferencia de los dispositivos de Windows, nunca, nunca falló durante esta transición. Y mira que me esforcé en que pasara.

Advertisement

Una interfaz perfecta

El Pixel Slate alterna fácilmente entre los dos modos, y lo hace tan bien que me encontré interactuando con él de manera diferente y usando el modo táctil incluso cuando tenía el ratón a mano. En general, cuando estoy en el modo de ordenador portátil en un dispositivo de este tipo, mis dedos rara vez salen disparados a tocar la pantalla. Los dejo en el teclado y en el trackpad. En el Pixel Slate, rápidamente tocaba la pantalla para abrir una aplicación o hacer scroll en el cajón de aplicaciones o entre las notificaciones.

Advertisement

Resulta incluso más impresionante cuando te das cuenta de lo resbaladizo que es el cristal del Pixel Slate. Tiene una pantalla de 12,3 pulgadas con una resolución de 3000 por 2000 píxeles y 293ppi, que son más píxeles por pulgada que los que tiene el último iPad Pro (los de 11 y 12,9 pulgadas tienen 264ppi), o el Surface Pro de 12,3 pulgadas (267ppi).

La pantalla es magnífica, pero el vidrio que Google ha usado es sorprendentemente resbaladizo. La funda del teclado se desliza sobre él cuando está cerrada, y mis dedos y el Pixelbook Pen de $100 pasan sobre el cristal demasiado rápido. Tanto el Surface como el iPad optan por un vidrio con algo más de textura, por lo que no parece como si tu pen o tus dedos estuviesen haciendo skate continuamente

Advertisement

Su toma de corriente es un USB-C, como el iPad Pro. Foto: Alex Cranz (Gizmodo)

Rendimiento

En cuanto al rendimiento, el Pixel Slate cumple. No hay disponible software que aproveche a tope la CPU como el que encontrarás en el Surface, pero no pasa nada porque esas aplicaciones tampoco están disponibles en el iPad Pro. Lo que sí tenemos a mano es el WebXPRT 2015, un benchmark sintético que ejecuta en el dispositivo una serie de tareas. Allí obtuvo 485 puntos. Está en la línea de otros dispositivos que tienen chips Intel de octava generación, una puntuación más alta que los 453 puntos del Pixelbook, y muy por delante de los 381 del iPad Pro. Aún no hemos probado el Surface Pro actual y actualizaremos esta información cuando lo hagamos.

Advertisement

El Pixel Slate tiene la rapidez suficiente. Puede abrir varias pestañas y enviar un vídeo al televisor sin que baje la velocidad. También tiene una batería de larga duración. El Pixel Slate que probamos aguantó 10 horas y 48 minutos reproduciendo un vídeo de YouTube con un brillo de 200 nits. Todavía está por debajo de las excepcionales 12 horas y 37 minutos que duró el iPad Pro, pero es mucho mejor que el Pixelbook (8:53) o nuestro dispositivo favorito anterior que tenía Chrome OS, el Samsung Chromebook Plus v2 (7:42).

En serio, la funda con teclado ocupa demasiado espacio. Foto: Alex Cranz (Gizmodo)

Mejor que el iPad Pro en muchas cosas

¿Así que lo recomendarías antes que el iPad Pro? ¡A mucha gente sí! Especialmente si estás pensando en comprar el iPad Pro, cuyo precio de partida son $800 para el modelo de 11 pulgadas y $1,000 para el de 12,9 pulgadas. El precio de salida del Pixel Slate es de $600 y su transición entre el modo de ordenador portátil y el de tablet es mucho más suave. Es una tablet asequible que se convierte en un dispositivo de trabajo bastante fiable, aunque me atrevo a sugerir que es necesario gastarse al menos $100 más para pasar de 4 GB de RAM a 8 GB. El Pixel Slate cumple tan bien como tablet que Apple debería tomar nota. Y si eres un firme seguidor del Surface Pro y no te sientes en deuda con Windows, entonces vale la pena echarle un ojo al Slate.

Advertisement

En cuanto a las personas que solo quieren un buen dispositivo con Chrome OS y que quieren gastar solo un poco más de los $500 que cuesta el Samsung Chromebook Plus... las cosas se complican. El Pixel Slate puede ser estupendo, pero aún sigue siendo una tablet.

Para los amantes de los ordenadores portátiles, simplemente no tiene sentido, especialmente considerando que el precio del Pixelbook cayó notablemente y ahora tiene un precio de salida de solo $700.

Advertisement

La duración de la batería no es tan buena, pero el Pixelbook sin duda cumple mejor con su trabajo como ordenador portátil, y es mucho más barato si tienes en cuenta el coste de una funda con teclado para el Pixel Slate. El Pixel Slate no fue diseñado para ser un ordenador portátil. Fue diseñado para ser un 2 en 1 que funciona mejor como tablet, y ahí es donde hace su trabajo con creces.

La funda Bluetooth no está nada mal. Foto: Alex Cranz (Gizmodo)

Advertisement

En resumen

  • La duración de la batería es bastante decente y el rendimiento en general está muy bien.
  • Los cambios que ha sufrido Chrome OS y el cambio entre la tablet y el modo portátil son incluso mejores.
  • Ambas fundas con teclado son caras y no son tan buenas, una no es nada cómoda si la colocamos sobre nuestro regazo y la otra requiere una conexión Bluetooth.
  • Con un precio de salida de $600, el Pixel Slate parece una ganga en comparación con el iPad Pro.