Podr√≠a ser uno de los mayores ataques conocidos a un gran medio de comunicaci√≥n. El peri√≥dico The New York Times ha confirmado que hackers en China infiltraron sus sistemas durante 4 meses a ra√≠z de publicar una extensa investigaci√≥n sobre las fortunas secretas del primer ministro chino,¬†Wen Jiabao. Seg√ļn los expertos en seguridad contratados por el Times, los hackers utilizaron t√©cnicas inform√°ticas asociadas anteriormente al ej√©rcito chino.¬†

Los atacantes obtuvieron emails y contrase√Īas de varios periodistas, entre ellos del jefe de la redacci√≥n en Shanghai,¬†David Barboza, autor de la investigaci√≥n sobre¬†Wen Jiabao, y tambi√©n del anterior responsable del Times en Pek√≠n,¬†Jim Yardley. ¬ŅC√≥mo lo hicieron?:

Los atacantes primero instalaron malware - software malicioso - que les permitía acceder a cualquier ordenador en la red del Times. El malware fue identificado por expertos en seguridad informática como un tipo específico asociado con ataques originados en China. Otra prueba del origen de la fuente es que los ataques comenzaron desde los mismos ordenadores de la universidad utilizada por el ejército chino para atacar antiguos contratistas del ejército de EE.UU.

Advertisement

La investigaci√≥n del peri√≥dico revela que no se robaron datos de usuarios ni archivos confidenciales de la familia del primer ministro chino. No es la primera vez que hackers en China atacan compa√Ī√≠as norteamericanas. En algunas ocasiones los atacantes fueron incluso hackeados de vuelta, como hizo Google una vez. Una batalla inform√°tica que, seguro, seguiremos viendo. [The New York Times]

Actualizaci√≥n: China acaba de calificar las acusaciones del New York Times de "infundadas". Seg√ļn ¬†Hong Lei,¬†portavoz del Ministerio de Exteriores chino, "afirmar arbitrariamente y concluir sin pruebas contundentes que China particip√≥ en estos ataques inform√°ticos es totalmente irresponsable. China tambi√©n sufre ataques de hacking. Las leyes chinas proh√≠ben claramente este tipo de actos, esperamos que las partes relevantes tomen una actitud responsable en este asunto".

Foto: AP