Imagen: SpaceX

Si lanzar un coche al espacio ya es histórico, imaginar que el mismo vehículo pueda “regresar” de nuevo a nuestro planeta parece cosa de ciencia ficción. Sin embargo, no lo es. Los investigadores han determinado la órbita del Tesla, y aunque pequeña, existe una posibilidad de que lo volvamos a ver.

De acuerdo con un nuevo análisis de la trayectoria orbital del Roadster, el elegante vehículo rojo de Elon Musk está en camino de realizar una serie de encuentros cercanos con la Tierra, y finalmente, un día, incluso podría golpear el planeta.

Advertisement

Esta loca idea sale de la última evaluación del astrofísico canadiense Hanno Rein, de la Universidad de Toronto Scarborough, quien, junto con otros investigadores, calculó el potencial de esa autopista invisible del Tesla a través del espacio dado lo que sabemos sobre la dinámica orbital. Según Scarborough:

Tenemos todo el software, y cuando vimos el lanzamiento la semana pasada, pensamos: veamos qué sucede. Así que corrimos la órbita del Tesla hacia adelante durante varios millones de años.

Si el coche no tiene ningún percance en el camino, algo imposible de averiguar, dado que puede tener todo tipo de encuentros con asteroides o factores gravitacionales que podrían afectar la trayectoria general del vehículo, las simulaciones de los investigadores sugieren que la órbita elíptica del Tesla alrededor del Sol hará varios encuentros cercanos con nuestro planeta en el futuro, y se espera que el primero tenga lugar en 2091.

Advertisement

¿Lo bueno? Que los investigadores no prevén ningún posible impacto con la Tierra durante los próximos mil años al menos, pero no ofrecen ningún tipo de garantía firme al respecto, “es una órbita caótica y solo podemos sacar conclusiones en un sentido estadístico” explica Scarborough. Sin embargo, a través de las más de 200 simulaciones que trazan la evolución dinámica a largo plazo de los posibles destinos orbitales del automóvil, “aproximadamente en un 50% llegará a un planeta en las próximas decenas de millones de años”, afirman en el estudio.

Imagen: SpaceX

¿Qué dicen las estadísticas? Los investigadores cuentan que hay un 6% de posibilidades de que el Tesla colisione con la Tierra en el próximo millón de años, y un 2,5% de probabilidades de que lo haga con Venus en el mismo período. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, con 3 millones de años de anticipación, la probabilidad de una colisión con la Tierra aumenta al 11%. Según descibren:

Dado que se estima que el Roadster tiene una vida media prácticamente inmortal de unos 20 millones de años (a medida que se erosiona lentamente en la nada del espacio), esperamos que las probabilidades de colisión con la Tierra sean sustanciales.

Advertisement

Dicho esto, y haciendo números, no hay demasiados motivos para preocuparnos, e incluso de darse la pequeña posibilidad, posiblemente lo que llegue a la superficie (tras pasar por la atmósfera) sea algún elemento irreconocible de lo que millones de años atrás en el tiempo fue un coche pionero: el Tesla roadster. [arXiv vía Science]