El oto√Īo pasado, el Tribunal Superior de Osaka dictamin√≥ que el tatuador Taiki Masuda hab√≠a violado la ley al tatuar sin tener licencia m√©dica. Hoy, el tribunal emiti√≥ una sentencia sobre su apelaci√≥n.

De acuerdo con Asahi, el Tribunal Superior de Osaka ha fallado a favor de Masuda, revocando el veredicto de culpabilidad anterior. Los abogados de Masuda argumentaron que su intención no era realizar un procedimiento médico, sino hacer arte. Por eso no necesitaba una licencia de médico y exigírsela era infringir sus derechos constitucionales.

Seg√ļn informa Jiji Press, el juez estuvo de acuerdo en que el tatuaje tiene un significado simb√≥lico y art√≠stico y, por lo tanto, no es un procedimiento m√©dico.

En 2015, la policía hizo una redada en el estudio de Masuda y le dijo que tenía que pagar una multa. Como escribí en mi libro Japanese Tattoos: History * Culture * Design, el Ministerio japonés de Salud, Trabajo y Bienestar clasificó los tatuajes como un procedimiento médico en 2001 porque la aguja perfora la piel e inserta tinta.

Advertisement

El gobierno, sin embargo, no emite licencias para tatuar. Esta clasificaci√≥n ha dejado a los tatuadores en una especie de zona legal gris. Esta ambig√ľedad no es algo nuevo para los tatuajes en Jap√≥n. La pr√°ctica fue prohibida a finales del siglo XIX, pero en los a√Īos posteriores a la Segunda Guerra Mundial se legaliz√≥. Sin embargo, la represi√≥n continu√≥ y muchos tatuadores siguieron trabajando de forma clandestina.

Este √ļltimo fallo est√° destinado a ser un caso hist√≥rico para una forma de arte que ha sido criminalizada durante siglos. Con suerte, ayudar√° a que Jap√≥n entienda mejor lo que hacen los tatuadores y lo que significa realmente¬†tatuarse.

Aqu√≠ Masuda sostiene el fallo legal, que dice ‚Äúmuzai‚ÄĚ (ÁĄ°ÁĹ™) o ‚Äúinocente.‚ÄĚ