Elon Musk. AP

La batería mås grande del mundo, esa monstruosidad de iones de litio que Elon Musk ha instalado en el sur de Australia como fuente de energía de respaldo, ya cuenta con un récord al poco tiempo de comenzar su actividad: ha respondido a un fallo de energía en tan solo 140 milisegundos.

La noticia se produce unas semanas después de que Musk ganara la apuesta que se originó el pasado verano, cuando el dueño de Tesla aseguró que sería capaz de proporcionar al sur de Australia una batería gigantesca en 100 días o lo haría gratis.

No era un farol de Musk El ministro de EnergĂ­a, Tom Koutsantonis, ha comunicado que la inversiĂłn en la baterĂ­a ya ha demostrado su valĂ­a, superando las expectativas en su primera prueba. Al parecer, la semana pasada la planta de carbĂłn Loy Yang en Victoria se desconectĂł, momento en que la baterĂ­a de Tesla fue capaz de entregar 100 megavatios a la red elĂ©ctrica nacional en esos 140 milisegundos. SegĂșn Koutsantonis:

Es un récord. Los operadores nacionales se sorprendieron de la rapidez y eficiencia con la que la batería pudo entregar este tipo de energía.

Advertisement

El ministro dijo que, en comparación, la central eléctrica Torrens Island de Australia tardaría entre media hora y una hora en enviar la misma cantidad de energía y sincronizarse. Tras un período de prueba en noviembre, la batería, la cual estå emparejada con la planta de Hornerdale, en el parque eólico de Neoen a 230 km al norte de Adelaida, se encendió a principios de diciembre.

El proyecto es parte de un plan de 550 millones de dólares del gobierno estatal para garantizar el suministro de energía, un plan que surgió después del apagón que se produjo el año pasado y que se convirtió en un debate político nacional sobre la seguridad y los costes energéticos derivados. [Inverse]