Foto: Stephen Lam (Getty)

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) acaba de emitir un veto relacionado con el reciente problema detectado en las baterías de algunos modelos de MacBook. Si vas a volar en Estados Unidos y tienes un MacBook convendría que revises la nueva normativa.

La medida adoptada por la FAA es cuestión de pura rutina. El pasado 20 de junio, Apple detectó un problema en las baterías de algunos de sus MacBook de 15 pulgadas vendidos entre septiembre de 2015 y febrero de 2017. En esencia, lo que ocurre es que algunas de las baterías de estos modelos pueden recalentarse con el consecuente riesgo de incendio. La FAA siempre está al tanto de estos casos y suele prohibir los dispositivos afectados como medida de precaución. Ocurrió con el malogrado Samsung Galaxy Note 7 y ha vuelto a ocurrir ahora. En palabras que la propia administración a ofrecido a The Verge:

La FAA est√° al tanto de la petici√≥n de reemplazo de bater√≠as que afecta a algunos modelos de Apple MacBook Pro. A comienzos de julio alertamos a las aerol√≠neas y al p√ļblico sobre el tema. Hemos enviado tambi√©n recordatorios de seguir las instrucciones de seguridad descritas en la normativa oficial de 2016.

Los equipos afectados no pueden llevarse ni en el equipaje que va en la bodega de carga ni en el equipaje de mano que va en cabina. El problema con los MacBook es que son muy dif√≠ciles de distinguir a simple vista y a√ļn no se ha especificado un procedimiento concreto para ello. Apple tiene habilitada una p√°gina web en la que podemos comprobar si nuestro MacBook Pro de 2015 pertenece a los modelos afectados por el recalentamiento de bater√≠a. Probablemente sea buena idea llevar el resultado de esa b√ļsqueda con nosotros como medida de precauci√≥n por si nos preguntan. [Bloomberg v√≠a The Verge]