La Unión Europea tiene directrices muy claras sobre cómo reciclar componentes electrónicos. Desgraciadamente, un nuevo informe acaba de demostrar que hay un trecho muy largo entre la teoría y la práctica. El 65% de los dispositivos que llevamos a reciclar nunca llegan a su destino.

Advertisement

El informe ha sido elaborado por Naciones Unidas con la ayuda de la Interpol, y la Asociaci√≥n Europea para el reciclado de dispositivos el√©ctricos y electr√≥nicos (Waste of Electrical and Electronic Equipment Forum o WEE Forum). El panorama que revela el estudio es verdaderamente feo. En 2012, que es el a√Īo tomado como referencia, los 28 estados que forman la Uni√≥n Europea (m√°s Noruega y Suiza) generaron una media de 9,45 millones de toneladas de basura electr√≥nica. Sin embargo, solo 3,3 millones de toneladas (el 35%) se documentaron y reciclaron correctamente.

¬ŅQu√© ocurre con el resto? La mayor√≠a se roba y se vende ilegalmente, o peor, acaba directamente en la basura. El estudio calcula que 750.000 toneladas de basura electr√≥nica (entre uno y dos kilos por habitante y a√Īo) acaban en el cubo de desperdicios convencional pese a tener materiales que pueden reciclarse y, en ocasiones, sustancias contaminantes. La mayor parte de estas 750.000 toneladas son peque√Īos objetos que se pueden tirar f√°cilmente.

2,2 millones de toneladas consisten en su mayor parte en chatarra metálica proveniente de lavadoras o frigoríficos. Estos restos se procesan de manera independiente y sin cumplir con la normativa de reciclaje europea.

Advertisement

Quedan 3,2 millones de toneladas. Más o menos la mitad de esa cifra (1,7 millones) se procesa de manera irregular y sin documentar dentro de la propia Unión Europea. El resto se exporta también en el límite de la legalidad a otros países, bien en forma de componentes funcionales, o como chatarra.

Naciones Unidas calcula que solo los componentes electr√≥nicos que se roban y acaban en el mercado negro suponen una p√©rdida de hasta 1.700 millones de euros cada a√Īo para las arcas de la Uni√≥n Europea. Las malas pr√°cticas de reciclaje de los ciudadanos cuestan entre 300 y 600 millones de euros anuales. El informe baraja distintas soluciones para atajar este problema. Entre ellas est√° prohibir los pagos en efectivo en las transacciones de basura electr√≥nica. Tambi√©n se baraja el poner en marcha nuevas campa√Īas de concienciaci√≥n entre la ciudadan√≠a e incluso aplicar sanciones a los que incumplan la normativa de reciclaje. [Naciones Unidas v√≠a New Scientist]

Advertisement

Fotos: AP Images

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)