Image: Hawking (AP)

Stephen Hawking ha muerto a los 76 años de edad. Con su fallecimiento, el mundo pierde una de los voces científicas más relevantes, una mente privilegiada que, combinado a su gran sentido del humor, se convirtió en una figura imprescindible para la historia. Estas fueron algunas de sus grandes frases.

Durante millones de años, la humanidad vivió como los animales. Entonces sucedió algo que desató el poder de nuestra imaginación. Aprendimos a hablar y a escuchar. El habla ha permitido la comunicación de ideas, permitiendo a los seres humanos trabajar juntos para construir lo imposible. Los mayores logros de la humanidad se lograron hablando, y sus mayores fracasos al no hacerlo. No tiene que ser así. Nuestras mayores esperanzas podrían convertirse en realidad en el futuro. Con la tecnología a nuestra disposición, las posibilidades son ilimitadas. Todo lo que tenemos que hacer es asegurarnos de seguir hablando.

Me he dado cuenta de que la gente que dice que todo está predeterminado y que no podemos hacer nada para cambiarlo también mira antes de cruzar la carretera. Mi objetivo es simple. Es una comprensión completa del universo, por qué es como es y por qué existe.

En mi caso, lo malo de ser famoso es que no puedo ir a ningún sitio sin ser reconocido. No me sirve con ponerme gafas de sol y una peluca: la silla de ruedas me delata.

Advertisement

Image: Wikimedia Commons

Considero que el cerebro es una computadora que dejará de funcionar cuando fallan sus componentes. No hay cielo ni vida después de las computadoras rotas; esa es una historia de hadas para personas que temen a la oscuridad.

La agresión, el mayor vicio de la humanidad, destruirá la civilización.

Creo que la explicación más simple es que no hay Dios. Nadie creó el universo y nadie dirige nuestro destino. Esto me lleva a una profunda comprensión de que probablemente tampoco haya cielo ni vida después de la muerte. Tenemos esta vida para apreciar el increíble diseño del universo y, por eso, estoy extremadamente agradecido.

Nací el 8 de enero de 1942, exactamente 300 años después de la muerte de Galileo. Estimo, sin embargo, que unos 200.000 niños nacieron también ese día. No sé si todos se interesaron por la astronomía.

Recuerda mirar hacia las estrellas en vez de debajo de tus pies. Intenta darle sentido a lo que ves y pregúntate sobre lo que hace que el universo exista. Sed curiosos. Y aunque la vida parezca difícil, siempre hay algo que puedes hacer y lograr éxito. Lo único que importa es no rendirse.

Advertisement

Image: Wikimedia Commons

La vida sería trágica si no fuera divertida.

Si pudiera elegir ser un superhéroe escogería a Superman: es todo lo que no soy.

Mis expectativas se redujeron a cero cuando tenía 21. Desde entonces todo ha sido una ventaja.

Las personas que se jactan de su coeficiente de inteligencia son unos perdedores.

He vivido con la perspectiva de una muerte prematura en los últimos 49 años. No le temo a la muerte, pero tampoco tengo prisa por morir.

Si nos visitaran los extraterrestres creo que ocurriría algo parecido a lo que pasó cuando Cristóbal Colón llegó a América, algo que no le vino muy bien a los nativos.

Somos simplemente una raza avanzada de monos en un planeta menor de una estrella en el promedio. Sin embargo, podemos entender el Universo. Eso nos convierte en algo muy especial.

Advertisement