Baby Driver, la nueva película del director Edgar Wright (ese que iba a dirigir Ant–Man pero al final no pudo ser, lamentablemente) es una de las mejores películas del momento, y el hecho de que su protagonista escuche música en un iPod clásico ha hecho que las ventas del viejo dispositivo de Apple se disparen.

La película es una oda a la nostalgia musical. Baby, protagonista del film, siempre lleva consigo su iPod para escuchar música mientras hace de conductor para maleantes, ladrones y criminales. Su destreza al volante está directamente relacionada a la música que escucha.

Tal ha sido el éxito del film que los fanáticos ahora parecen estar desesperados por hacerse con un iPod, de los de la “ruedita”. Lamentablemente Apple puso fin a la producción de casi todos los modelos hace algunas semanas, por lo que la única manera de conseguirlos es a través de revendedores y del comercio de segunda mano. En eBay, por ejemplo, las ventas se han disparado un 929% desde el estreno de la película.

Así que si todavía tienes un iPod clásico es hora de que lo valores más que nunca, que gracias a una película parece haber revivido entre sus fanático. De lo contrario, continúa escuchando música en tu aburrido iPhone de pantalla táctil. Al menos Edgar Wright sabe con certeza cuál es la forma más cool de disfrutar de tus agrupaciones favoritas. [vía Gizmodo Australia]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.