El LG G2 es un smartphone brillante y dotado de grandes ideas en lo que a diseño y construcción técnica se refiere. LG sólo necesita hacer una cosa para que sea el terminal Android del año: formatearlo completamente e instalar Android puro. Nuestros compañeros de Gizmodo US han tenido la oportunidad de trastear un rato con el nuevo buque insignia de la coreana y sus impresiones vienen a confirmar lo que ya nos temíamos. El G2 combina un hardware pulido y potente con un software que desmerece completamente el conjunto.

Advertisement

Diseño y ergonomía

El LG G2 se parece mucho al Samsung Galaxy S4. Su estética, dimensiones y materiales son muy similares. El G2, sin embargo, se siente más ligero en la mano y cuenta con la ventaja estética de una pantalla más grande, y bordes completamente libres de botones.

Advertisement

Los controles físicos han emigrado a la parte trasera, en un nuevo grupo de botones debajo de la cámara que incluye controles de volumen, y un pulsador multipropósito que cumple distintas funciones en función de la aplicación que tengamos abierta.

Los que hayan tenido oportunidad de probar el botón de encendido y lector de huellas dactilares que tenía el Motorola Atrix podrán hacerse una idea de cómo es este sistema. LG asegura que es el colmo de la ergonomía. En el mundo real simplemente está bastante bien. Se accede a él con comodidad sin tener que buscarlo con la mirada, y cumple su función.

Advertisement

Pantalla y cámara

Aunque no tan brillante como la del HTC One, o con negros tan profundos como la del S4, la pantalla del LG G2 es realmente vistosa y nítida. Se aprecia sin problemas a plena luz del sol y, en general, no defrauda.

Advertisement

Otro tanto sucede con la cámara, cuyos resultados preliminares pintan muy bien. Por supuesto, aún habrá que descargar las imágenes del teléfono y examinarlas con lupa en una pantalla grande. A primera vista, el 'obturador' parece un poco más lento que el del S4, con un retardo apreciable entre el momento en el que pulsamos el botón y en el que se guarda la imagen. La estabilización durante la grabación de vídeo parece uno de sus puntos más fuertes.

Con el software hemos topado I: Diseño

Un primer problema del software que lleva instalado el G2 es la estética. La interfaz del G2 me parece (y esta es una opinión completamente personal) fea a rabiar, pero esta ya es una cuestión que doy por perdida porque es de índole cultural. En este sentido podemos hablar de una brecha estética muy profunda entre lo que se considera bonito de un país a otro.Basta visitar países como China, Corea o Taiwán para darte cuenta por qué el software de algunos fabricantes es tan naif y chillón. Sencillamente les gusta así.

Advertisement

En una ocasión le pregunté a la responsable de una conocida marca de ordenadores por qué se empeñaban en llenar de pegatinas los portátiles. Que si Intel Inside, que si Nvidia, AMD, Dolby Home Theater... Yo pensaba que detrás de un aspecto que rivalizaba con una fachada de Akihabara había algún tipo de acuerdo sagrado e inviolable con los proveedores, pero resulta que no. La respuesta es, sencillamente, que en China, Corea y Taiwán (que es donde se fabrican estos equipos) les gusta ese mar de pegatinas. En lo tocante a sistemas operativos móviles, en esos lares también triunfa esa estética que podemos llamar 'Puking Rainbows'.

Con el software hemos topado II: Usabilidad

La estética no es algo tan terrible después de todo. Basta un poco de personalización en las manos adecuadas para que deje de parecer el móvil de Heidi bajo los efectos del LSD, y se convierta en algo un poco más sobrio. El problema es que la usabilidad va por el mismo camino.

Advertisement

No es la primera vez que hablo de esa manía que tienen los fabricantes de saturar con aplicaciones, funciones y software los sistemas operativos, y no es la primera vez que declaro que no me gustan. Pero hay ejemplos y antiejemplos. El interfaz TouchWiz de Samsung, por ejemplo, puede ser discutible estéticamente, añadir carga innecesaria al procesador, y estar lleno de funciones que no voy a usar en mi vida, pero al menos funciona.

El interfaz del LG G2 no es el mismo caso. El sistema para desbloquear la pantalla funciona cuando quiere. Los ingenieros de LG han llenado la barra de notificaciones de botones absurdos que obligan a hacer scroll para ver las notificaciones. Los botones en pantalla de Android se han modificado y en vez de multitarea encontramos menú. Todo el sistema parece lleno de opciones de configuración que no aportan nada aparte de estorbar.

Nos queda la esperanza de que los terminales mostrados en Nueva York sean muy preliminares y LG solvente los problemas en la versión definitiva, pero la primera impresión no puede ser buena. También tenemos franca curiosidad por saber si la coreana va a lanzar un G2 con Android puro, porque eso sí que es algo que merecería la pena.