Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Cada día hay más apps y redes sociales demandando nuestra atención. Tanto que mucha gente comienza a plantearse si no estaremos demasiado rato pendientes de Internet. Al mismo tiempo, no podemos desconectar del todo. Light Phone 2 pretende ser una solución a ese problema.

El Light Phone original era un teléfono que solo servía para una cosa: llamadas de voz. Más que un gadget realmente era un experimento filosófico y un reto de ingeniería que pretendía resumir lo más básico de la comunicación en un dispositivo diminuto. En ese sentido hacía bien su trabajo, pero nunca fue diseñado como un reemplazo de nuestro trato diario con el smartphone, sino más bien como un sustituto alternativo para esos momentos en los que no queremos distracciones.

Advertisement

Según salga de la caja, el Light Phone 2 solo podrá hacer llamadas, enviar mensajes y programar una alarma, pero sus creadores planean añadir nuevas funciones.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Con el Light Phone 2, sus creadores quieren ir un poco más allá, y han creado un dispositivo que realmente busca mantenernos conectados sin perjudicar nuestra salud mental. La idea detrás de este nuevo modelo es refinar al máximo la experiencia de un smartphone y reducirla a su esencia.

El Light Phone 2 comparte los mismos principios de diseño de su predecesor. Tiene una apariencia ultraminimalista tanto por fuera como en lo tocante a software. Su tamaño es un poco más pequeño y delgado que el de un mazo de náipes. Aparte de un puñado de botones para el volumen, el menú y el encendido, su única característica visible es una pantalla de tinta electrónica de 2,75 pulgadas.

Advertisement

En el interior, el Light Phone 2 lleva un espartano sistema operativo llamado LightOS. Al desbloquear el terminal accedemos a las llamadas y mensajes recientes. El botón e menú nos lleva a tres fastuosas funciones: teléfono, alarma y configuración. Eso es todo por el momento.

La idea de eliminar la posibilidad de instalar aplicaciones trata de lograr que nos centremos más en el mundo real en lugar de estar pendientes de Instagram o de los correos entrantes. Sin embargo, ser un dispositivo que aspira a reemplazar a nuestro smartphone implica la necesidad de añadir más funciones. Por eso, y coincidiendo con su debut mundial, los planes de la compañía son añadir funciones como mapas, aplicaciones de transporte, reproducción musical, tethering y un puñado más de herramientas muy selectas antes de final de año.

Advertisement

Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Eso no significa que Lightphone 2 vaya a abrir las puertas a las aplicaciones de par en par. Si lo hicieran el móvil no se diferenciaría en nada del resto. El proceso de selección de las funciones que vayan añadiendo es crucial, y Light ha pedido a los usuarios que hagan sus peticiones para valorarlas.

Advertisement

Eso significa que aunque el Light Phone 2 se podrá conectar a redes 4G, nunca tendrá email, ni noticias, ni mucho menos un navegador o aplicaciones de redes sociales. En el caso de las aplicaciones de transporte, Light trabajará con Lyft o Uber para crear versiones a medida que permitan pedir un taxi sin las opciones de rastreo o sociales que tienen las aplicaciones actuales de Android o iOS.

Al ser una pantalla de tinta electrónica, se quedan huellas de los contenidos anteriores al actualizar.
Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Advertisement

De hecho, aunque el Light Phone soportará los principales operadores de telefonía en Estados Unidos como Verizon, AT&T, o T-Mobile la idea es desarrollar su propio acceso limitado para respetar su filosofía de privacidad y la mínima interferencia posible.

El Light Phone 2 es un proyecto en pleno desarrollo. Usarlo es una delicia a medio camino entre un móvil antiguo y un e-reader. Cuando está en espera, el terminal solo muestra la hora y la batería restante. Un asterisco junto al reloj es el único indicador de que tenemos mensajes nuevos.

Advertisement

La pantalla se ve perfecta y no molesta en los ojos gracias a un sistema de retroiluminación que permite usarlo en la oscuridad. Aunque la tasa de refresco de la pantalla de tinta electrónica es antediluviana comparada con las actuales pantallas de smartphone, sigue siendo perfectamente funcional.

Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Advertisement

Entre su pantalla y las pocas funciones que tine, el Light Phone 2 tiene una autonomía que va de dos a tres días de uso normal, y entre 7 y 10 días en espera. Aunque aún no tiene aplicación de reproductor musical, ya cuenta con puerto de auriculares y Bluetooth.

Por supuesto, hay pegas que pueden resultar excesivas para más de uno. Para evitar distracciones, por ejemplo si alguien te envía una imagen solo verás un icono informándote de que has recibido una foto, pero no la foto en sí. La compañía aún está decidiendo la manera de mostrar estas fotos sin que resulte muy invasivo. Lo mismo pasa con los emojis, que directamente no se muestran

Advertisement

Igualmente, la pantalla de tinta electrónica no se actualiza como una pantalla convencional, por lo que a veces quedan halos del contenido anterior. Esto podría llegar a ser un problema de seguridad con las contraseñas. Por fortuna, la pantalla se refresca del todo cada vez que bloqueamos el teléfono, así que simplemente hay que acordarse de bloquearlo si lo vamos a dejar sobre la mesa de la oficina.

Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

Advertisement

Tanto si pretendemos usarlo como complemento a nuestro móvil habitual o como experimento para ver cuánto aguantamos sin Internet, el Light Phone se siente extrañamente diferente a lo que estamos acostumbrados en telefonía. Para las personas que realmente tienen problemas controlando su adicción a Internet es una alternativa más que interesante.

El Light Phone 2 cosará 350 dólares y comenzará a llegar a los usuarios que lo pidieron en Kickstarter hoy mismo. Para el resto estará disponible en algún momento de octubre de este mismo año.