Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Los cerebros sanos pueden calentarse hasta los 40 grados, según un estudio

Los investigadores encontraron que la temperatura promedio del cerebro humano es sorprendentemente alta

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Los cerebros sanos pueden calentarse hasta los 40 grados, según un estudio
Ilustración: Shutterstock (Shutterstock)

La gente puede ser más impulsiva de lo que pensábamos. En una nueva investigación de esta semana, los científicos dicen que pudieron crear los primeros mapas de las temperaturas cerebrales de las personas sanas. Sus hallazgos indican que la temperatura del cerebro varía ampliamente según muchos factores, como la hora del día y la región del cerebro, pero que normalmente es más cálida que el resto de nuestro cuerpo.

El estudio fue realizado principalmente por investigadores del Laboratorio de Biología Molecular del Consejo de Investigación Médica (MRC) en el Reino Unido. Analizaron datos de temperatura cerebral de dos grupos de personas: pacientes en cuidados intensivos a quienes se les escaneó el cerebro como parte de un proyecto anterior que estudiaba lesiones cerebrales traumáticas, y voluntarios sanos que se inscribieron para que se les escaneen los cerebros para este estudio actual. A ambos grupos se les tomó la temperatura en el transcurso de un día, por la mañana, por la tarde y por la noche.

En general, la temperatura cerebral promedio para ambos grupos fue de alrededor de 38,5 grados Celsius, que fue más alta que la temperatura tomada por vía oral. Pero había mucha variabilidad en las lecturas. La temperatura del cerebro de las personas era típicamente más baja por la noche, por ejemplo, y más alta en las regiones más profundas del cerebro que cerca de la superficie. Las mujeres y las personas mayores también tendían a tener temperaturas más altas. Los hallazgos del equipo se publican en la revista Brain.

Advertisement

Otra investigación ha demostrado que la temperatura de nuestro cuerpo no es tan estática como la gente supone, y que a menudo varía del supuesto estándar de oro de 37 grados Celsius. Pero la mayor parte de nuestro conocimiento sobre el calor del cerebro proviene del estudio de personas en el hospital, ya que es mucho más fácil monitorearlas constantemente. Las técnicas más nuevas han hecho que sea mucho más fácil tomar la temperatura del cerebro de manera no invasiva y, con estos hallazgos, el equipo pudo producir un mapa de temperatura 4D (que muestra los cambios en el espacio y el tiempo) del cerebro sano, al que llamaron HEATWAVE.

Los hallazgos deberán ser validados por otros investigadores, pero podrían tener importantes implicaciones médicas. Por un lado, durante mucho tiempo se ha asumido que tener un cerebro caliente en general puede aumentar el riesgo de complicaciones graves. Pero en cerebros sanos, el equipo observó que las temperaturas podían alcanzar más de 40 grados Celcius aparentemente sin problemas. E incluso en pacientes que estaban en estado crítico, el equipo no encontró un vínculo claro entre la temperatura cerebral más alta y sus probabilidades de supervivencia. Lo que parecía ser más predictivo de la supervivencia era si la temperatura del cerebro de un paciente cambiaba como se esperaba a lo largo del día; en otras palabras, su ritmo.

Advertisement

“Descubrimos que la temperatura del cerebro cae por la noche antes de irse a dormir y aumenta durante el día. Hay buenas razones para creer que esta variación diaria está asociada con la salud cerebral a largo plazo, algo que esperamos investigar a continuación”, dijo en un comunicado el autor del estudio, John O’Neill, líder de grupo en el Laboratorio de Biología Molecular del MRC.

Si su hipótesis resulta ser cierta, dicen los investigadores, entonces podría ser posible diagnosticar mejor los trastornos cerebrales a través de la variación de la temperatura o mejorar los tratamientos actuales.