Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los gatos son tan desleales como sospechabas, según un estudio

1.9K
15
Save
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Manan Vatsyayana/AFP (Getty Images)

Una nueva investigación apunta a una distinción importante entre gatos y perros en lo que se trata de leer ciertas señales sociales. El estudio descubrió que los gatos, a diferencia de los perros, no necesariamente evitarán a las personas que hayan hecho daño a sus dueños.

Advertisement

En 2015, un grupo de investigadores de Japón publicó un estudio que analizaba cómo responderían los perros a las personas que recientemente habían tratado mal a sus dueños. Hicieron que los perros vieran una situación en la que un tercero ayudaría al propietario a mover basura después de que se lo pidieran, o les daría la espalda. Como control, algunos darían la espalda al propietario sin ninguna solicitud previa de ayuda (un segundo no propietario se incluyó como observador neutral en todos los escenarios). Después hicieron que los terceros ofrecieran un premio a los perros.

Los perros tenían la misma probabilidad de tomar comida de las personas cuando ayudaban o no interactuaban con el dueño. Pero cuando el tercero rechazó la petición de ayuda del propietario, los perros aparentemente se lo tomaron como algo personal y tendieron a evitar quitarles la golosina. Los hallazgos, escribieron los investigadores, indicaron que los perros pueden escuchar a escondidas socialmente, al igual que las personas e incluso otros primates.

Años mas tarde, el mismo grupo de investigadores ha replicado su experimento con gatos, publicando sus hallazgos en la edición de febrero de Animal Behavior and Cognition.

El estudio involucró a 36 gatos, tanto jóvenes como mayores. Algunos eran mascotas de hogares, mientras que otros vivían en un café para gatos (el “dueño” en estos casos era un empleado del personal que interactuaba frecuentemente con los gatos). Los gatos vieron la misma configuración básica que antes, con un tercero que eligió ayudar a su dueño a abrir algo o no. No era menos probable que los gatos rechazaran la comida gratis cuando provenía de las manos del “némesis” de su dueño que cuando provenía de su aliado. Esto se observó en diferentes edades y tanto en los gatos del café como en los gatos domésticos.

Advertisement

La investigación del comportamiento animal siempre es complicada, y los investigadores reconocen que existen explicaciones para sus hallazgos que no tienen nada que ver con la capacidad de lealtad de un gato. Es posible, por ejemplo, que los gatos simplemente no reconozcan el hecho de que alguien no ayude a su dueño a abrir un contenedor como un comportamiento negativo. Pero si los hallazgos son válidos, probablemente sea otra señal más de los diferentes viajes evolutivos que los gatos y los perros han realizado junto con la humanidad.

“Consideramos que los gatos podrían no poseer las mismas habilidades de evaluación social que los perros, al menos en esta situación, porque a diferencia de estos últimos, los gatos no han sido seleccionados para cooperar con los humanos”, escribieron los autores del estudio.

Advertisement
Nuestro gato, Cheddar Cara, no ha respondido a una solicitud de comentarios sobre esta historia.
Nuestro gato, Cheddar Cara, no ha respondido a una solicitud de comentarios sobre esta historia.
Foto: Ed Cara (Gizmodo).

Los perros han estado alrededor de la humanidad más tiempo que los gatos. E incluso antes de que empezáramos a unirnos para abordar objetivos comunes, se pensaba que los ancestros de los perros cooperaban con frecuencia entre sí para cazar y sobrevivir. Los gatos, como lo expresaron cortésmente los investigadores, “se originaron a partir de un antepasado menos gregario que los perros”, y no los hemos criado ni entrenado para realizar tareas específicas con nosotros, tanto como lo hemos hecho con los perros.

Advertisement

Por supuesto, el hecho de que los gatos no puedan identificar algunas señales sociales tan bien como los perros, no disminuye su potencial de afecto humano. Otra investigación ha demostrado que los gatos forman fácilmente vínculos sociales con las personas y que pueden interpretar el lenguaje facial y corporal de sus dueños.

Los investigadores señalan que sus hallazgos podrían influir en las nociones preconcebidas de que los gatos son egoístas y menos expresivos que los perros. Pero también señalan que es menos probable que los dueños de gatos estén de acuerdo con esos estereotipos. Sin emitir juicios de ninguna manera, esperan que su trabajo continuo y el de los demás pueda ayudar a todos a comprender un poco mejor a sus mascotas.

Advertisement

“La investigación empírica adicional que compare las habilidades socio-cognitivas de gatos y perros podría contribuir positivamente a mejorar las relaciones entre humanos y mascotas en general”, escribieron.