La cultura popular, el cine, las novelas, los cĂłmics o los videojuegos han acabado configurando una imagen de los ninja un tanto surrealista. Al final a uno no le queda claro si estos guerreros existieron, en cuyo caso, tampoco sabemos hasta donde llegaban sus “poderes”. Esta es la historia real de los ninja, acompañada de sus mitos y leyendas.

Advertisement

Desde luego, el cine se ha encargado de mitificar la imagen de estos guerreros hasta la parodia, otorgĂĄndoles toda clase de poderes, vestimentas o incluso convirtiĂ©ndolos en tortugas. Nada mĂĄs lejos de la realidad, ya que estamos hablando de la figura de unas comunidades que datan, segĂșn algunos acadĂ©micos, del 500 y el 300 a.C. AĂșn asĂ­, sus orĂ­genes no estĂĄn nada claros y son bastante inciertos, aunque se puede hablar con autoridad de su vida y obra durante el perĂ­odo Sengoku de la historia de JapĂłn (1467-1568).

El ninja (también llamados shinobi) son parte de la historia de Japón, unas comunidades de militares o guerreros, en ocasiones mercenarios, a los que se les atribuyen unas técnicas de combate basadas en el arte del ninjutsu, y en general, con una base de entrenamiento que hacía de estos unos expertos en el asesinato, el sabotaje o el espionaje en el campo de batalla. Unos atributos que permitían a los ninja partir con ventaja ante el enemigo.

Advertisement

PrĂĄcticas en el atardecer. Foto: Anna Jurkovska / shutterstock

Sobre la base, podrĂ­amos decir que un ninja fue por encima de todo un espĂ­a, un guerrero al que se le encomendaba trabajos a los que un samurĂĄi no se le permitĂ­a (principalmente por rango). AdemĂĄs, aĂșn con la preparaciĂłn que tenĂ­an, se trataba de guerreros del pueblo, en su mayorĂ­a procedentes de clases sociales bajas (a diferencia de un SamurĂĄi).

Hasta aquĂ­ la realidad de los ninja. Si bien utilizaban diferentes armas y artefactos en la lucha e incluso un tipo de vestimenta que les podĂ­a favorecer sobre el campo, la mayorĂ­a de historias con las que hoy se les identifica son mitos y exageraciones. AquĂ­ van las mĂĄs importantes.

Advertisement

Mitos y leyendas del shinobi

  • Los ninja no pueden volar. Aunque parezca obvio en el imaginario colectivo se tiende a pensar que estos guerreros podĂ­an elevarse durante el arte de la guerra. El cine asĂ­ los ha mostrado, pero la realidad es que parte de su entrenamiento era precisamente la rapidez de movimientos y la suavidad para realizarlos. Por ejemplo, los ninja practicaban tĂ©cnicas de respiraciĂłn que aumentaban la inhalaciĂłn de oxĂ­geno. Eso sĂ­, con los pies en el suelo.
  • Los ninja van de negro. Falso. Otra idea que con el tiempo se ha estandarizado pero nada mĂĄs lejos de la realidad. Estos guerreros eran entrenados en el “arte del disfraz” con el fin de pasar desapercibidos, lo que hacĂ­a que dependiendo del terreno o la situaciĂłn cambiaran de atuendo o colores. El fin era convencer en el papel o rol que le habĂ­an encomendado como misiĂłn, incluso camuflarse en ocasiones con el enemigo. En cualquier caso, aunque no serĂ­a extraño que utilizaran el negro en incursiones nocturnas, histĂłricamente se piensa que el azul oscuro serĂ­a el color mĂĄs utilizado.
  • Ninja y el “poder de la invisibilidad”. Otro mito que obviamente no era asĂ­. El tiempo y la cultura popular han acabado por hacer creer que los shinobi podĂ­an llegar a desaparecer de la escena. La realidad es que como parte del entrenamiento eran unos artistas en el uso de explosivos, por ejemplo bombas de humos como mĂ©todo de distracciĂłn o huida.
  • Los ninja pueden caminar sobre el agua. Leyenda que de alguna manera aclaran los documentos desclasificados en 1993 por la CIA. En ellos se explica que los shinobi utilizaban un tipo de calzado especial para el agua, los denominados mizu-gumo, con los que podĂ­an flotar.
  • La CIA estudiĂł a los ninja. Es cierto. Estos documentos son de libre acceso desde 1993. Bajo el tĂ­tulo The Ninja, en 1965 el agente de la CIA W. M. Trengrouse habĂ­a presentado a la agencia un documento sobre la vida y obra del ninja. La razĂłn: Estados Unidos querĂ­a verificar que la figura de estos clanes ya no representaban un peligro tras la aboliciĂłn de la casta guerrera en JapĂłn (1868) y la entrada del ejĂ©rcito profesional moderno tal y como hoy los conocemos. El acceso al documento se encuentra en este enlace.

Advertisement

Armas de combate

Armas ninja. Foto: Thanamat Somwan / shutterstock

Si nos guiĂĄramos por las pelĂ­culas y las novelas grĂĄficas, el shinobi se bastaba con unas “estrellas ninja” y una katana para derrotar ejĂ©rcitos. No era asĂ­ evidentemente, aunque ambas eran parte de su“inventario”. La katana era el arma principal, un sable japonĂ©s en una versiĂłn algo mĂĄs corta y recta de lo habitual con el nombre de shinobigatana. Por su parte las estrellas tienen el nombre de shuriken y existen variantes con formas y diseños muy diferentes.

Advertisement

En cualquier caso en este punto cabe recordar que el ninja también era experto en el uso de técnicas de combate sin armas dominando el arte del jƫjutsu. Su especialización en el tiempo permitía al shinobi golpear en puntos vitales del cuerpo humano o desarrollar técnicas enfocadas a romper los huesos del adversario. La siguiente galería es una pequeña muestra de las principales armas de combate:

Shinobigatana

Advertisement

Shuriken

Variedad de “estrellas ninja”. Foto: Chatsam / Wikimedia Commons

Kusarigama

Advertisement

Kusarigama japonesa. Foto: Samuraiantiqueworld / Wikimedia Commons

Fukiya

Advertisement

ÂżQuiĂ©n fue el Ășltimo ninja?

Lo decĂ­amos al comienzo, y es que no hay un consenso sobre el Ășltimo ninja en el planeta. Parece claro pensar que a dĂ­a de hoy no hay shinobis tal y como existieron en el pasado. AĂșn asĂ­ y si atendemos a los clanes, se le atribuye este reconocimiento a Jinichi Kawakami, director honorario del Museo ninja de Iga-ryu.

Kawakami serĂ­a el 21 jefe de la familia Ban, a su vez uno de los 53 que crearon el clan ninja Koka. Esta es la razĂłn por la que es considerado el Ășltimo ninja del planeta. y posiblemente el Ășltimo. SegĂșn sus propias palabras en una entrevista para la BBC en el 2012, tras Ă©l sĂłlo quedarĂĄ el recuerdo y la historia al haber decidido que no habrĂĄ sucesor. SegĂșn explica Kawakami sobre los motivos:

Durante las guerras civiles del perĂ­odo Edo las habilidades de los ninja para espiar y matar o mezclar medicinas eran Ăștiles. Pero ahora hay armas de fuego, internet y mucho mejores fĂĄrmacos, asĂ­ que el arte de ninjutsu no tiene cabida en los tiempos modernos.

Advertisement

Ninja, el documental

Terminamos con un documental Ninja, Shadow Warriors. Un paseo a través de imågenes y representaciones de lo que fue la figura de estos guerreros del Japón feudal.

Advertisement

Foto de portada: Guayo Fuentes / shutterstock

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)