Screenshot: Casey Neistat (Twitter)

El popular vloguero estadounidense Casey Neistat encontr√≥ un chip cosido a una toalla en un hotel de Londres y lanz√≥ dos preguntas a sus seguidores de Twitter: ‚Äú¬ŅPuede alguien identificar esto? Estaba cosido a una toalla en mi habitaci√≥n de hotel y conectado a una antena. ¬ŅMe est√°n espiando?‚ÄĚ

Advertisement

Como le hicieron saber sus seguidores, eso no es un micr√≥fono esp√≠a sino un chip RFID pasivo que algunos hoteles cosen a las toallas y las s√°banas para evitar que sus clientes se las lleven accidentalmente. No tiene forma de etiqueta, como los de las tiendas de ropa y los supermercados, porque est√° dise√Īado para adherirse a una fibra textil y soportar cientos de lavados. Hoy en d√≠a, los RFID encapsulados se pueden comprar por unos pocos centavos en Aliexpress; soportan temperaturas de entre -40 y 85 grados Celsius.

Y s√≠, son bastante populares. En 2015, una empresa que los comercializa desde Miami dijo a USA Today que hab√≠a m√°s de 2000 hoteles en su cartera de clientes, pero no revel√≥ cu√°les: ‚ÄúA nuestras propiedades les gusta permanecer en el anonimato: se benefician de la eficiencia adquirida y no quieren alarmar a los hu√©spedes de que tienen esta tecnolog√≠a‚ÄĚ.

Image: Alibaba

Advertisement

Para los hoteles, la ventaja es doble. Por un lado, reducen el n√ļmero de toallas y s√°banas que se pierden en el transporte a la lavander√≠a. Por otro, evitan los robos de clientes, que son propensos a llevarse esas dos cosas, pero tambi√©n albornoces, mandos de televisi√≥n, bombillas...

La buena noticia es que el recepcionista del hotel no te perseguir√° por la calle si detecta que te has llevado una toalla. Lo m√°s probable es que simplemente cargue su precio en tu tarjeta de cr√©dito. A menos, claro, que un art√≠culo inocente en alg√ļn blog de Internet te haya dado la idea de arrancar el chip antes de irte.