Foto: Getty Images.

Meter nuestros cuerpos en tubos de metal para volar muy alto de por sí ya es una experiencia bastante deshumanizadora. Y los “chistes” sobre bombas pueden empeorar las cosas, como parece reconocer la abogada de un adolescente, quien califica un incidente reciente en Nueva Zelanda como el “evento más estúpido del siglo”.

Advertisement

El miércoles por la noche, el australiano Meke Fifita, de 19 años, escribió “tengo una bomba” en la aplicación de mensajes de un avión durante un vuelo programado de las ciudades de Auckland, Nueva Zelanda, a Sydney, Australia, según informa Stuff.co.nz. Según el medio de noticias, una corte fue informada de que Fifita supo “de inmediato” que lo que había hecho resultó en una infracción de seguridad. En ese momento, el avión todavía estaba rodando en la pista de despegue en Nueva Zelanda, y cuando regresó a la puerta de embarque, Fifita fue arrestado y acusado de violar la Ley de Aviación Civil.

“Pensé que era gracioso”, fue la explicación que dio Fifita por sus acciones, según Stuff. Su abogada, Jane Northwood, dijo que “ella nunca ha visto a nadie más angustiado, o arrepentido y agobiado”.

Al final, el tribunal ordenó a Fifita que pagara 3.000 dólares como compensación de los daños ocasionados, como asustar a los otros pasajeros, los servicios de emergencia y el gasto del aeropuerto. Según Stuff, su padre pagó la suma y Fifita ha sido deportado de Nueva Zelanda.

“Cualquier persona con medio cerebro entendería que esto no es algo gracioso, dado el tiempo que vivimos”, dijo la jueza Anna Johns a la corte, según Stuff.

Advertisement

Fifita no es la primera persona cuyas acciones “estúpidas” arruinaron un avión lleno de personas. Anteriormente, un idiota provocó un aterrizaje de emergencia después de llamar a una red wifi “bomba a bordo”, a otro tonto se le canceló un vuelo después de crear una red wifi llamada “galaxy note 7”, y otro logró retrasar un vuelo después de nombrar una red wifi “Al- Quida Free Terror Nettwork”.

Un pasajero en el vuelo de Fifita comentó a Stuff que les habían dado vales de comida y que habían sido alojados en hoteles para pasar la noche. [Stuff.co.nz via The Telegraph]