Photo: Wikimedia Commons

Un hombre de 29 años sin formación de piloto robó un avión del aeropuerto internacional de Seattle-Tacoma y lo estrelló una hora y media después en una zona boscosa de una isla de 20 habitantes. El hombre, la única víctima, fue descrito inicialmente como un suicida por el shériff del condado, pero el incidente ha sido catalogado como “un paseo en un avión robado que salió terriblemente mal”. Se descarta que fuera un intento de ataque terrorista.

Eran las 8 de la tarde del viernes cuando un empleado de Horizon Air (una subsidiaria de Alaska Airlines) robó un avión de la compañía que no tenía ningún vuelo programado, un Bombardier Dash 8 - Q400 de turbohélice con capacidad para 76 pasajeros. El hombre era un empleado de asistencia en tierra de Horizon; se encargaba de gestionar el equipaje de los pasajeros, de dirigir a los aviones hacia la pista y del deshielo de las aeronaves.

En distintos vídeos publicados en redes sociales se puede ver al avión realizar piruetas sobre el estrecho de Puget, en Washington. Le siguen de cerca dos cazas F-15 de la Fuerza Aérea. Según el shériff, “los pilotos del ejército mantuvieron el avión fuera de [zonas habitadas] y a la gente del suelo a salvo”. En un momento se oyó una explosión que más tarde fue atribuida al boom sónico de uno de los aviones de combate.

Advertisement

En un hilo de Twitter, el usuario Jimmy Thomson recopiló varios momentos de la comunicación entre los controladores aéreos de Seattle y el empleado de Horizon que acababa de robar el avión. Se dirigen a él como Richard o Rich. “Tengo a mucha gente que se preocupa por mí”, dice Rich. “Voy a decepcionarlos cuando se enteren de lo que he hecho. Me gustaría disculparme con cada uno de ellos. Supongo que solo soy un tipo roto, que me faltan algunos tornillos. No lo he sabido hasta hoy”.

Advertisement

En muchos otros momentos de la transmisión, Rich suena eufórico y parece estar disfrutando del viaje. “Si quisieras aterrizar, tu mejor apuesta sería esa pista que tienes a tu izquierda, McCourt Field”, le dicen desde control aéreo. Rich se niega y añade: “Ey, quiero las coordenadas de la orca esa; ya sabes, la mamá orca con el bebé, quiero ir a ver a esa tía”. Se refiere a una orca que se hizo viral tras arrastrar a su cría muerta durante dos semanas.

En dos ocasiones, Rich asegura que ha aprendido a volar en videojuegos. También pide instrucciones para hacer un tonel (barrel roll) y pregunta a un piloto si el avión es capaz de hacer una vuelta hacia atrás (backflip). Desde control aéreo le desaconsejan hacer ninguna pirueta e insisten en que aterrice o se mantenga sobre el agua a baja altitud. “No sabría cómo aterrizar”, dice Rich. “En realidad no tenía planeado aterrizar”, añade.

Advertisement

—¿Crees que si aterrizo con éxito, Alaska me dará un trabajo de piloto?

—Creo que te darían un trabajo de lo que sea si consiguieras hacer esto.

—Sí, claro... Nah, soy un tipo blanco.

Advertisement

“Tío, ¿has estado en las Montañas Olímpicas? Madre mía, son hermosas”, dice Rich sobrevolando la cordillera de Washington. Pero se está alejando demasiado y las comunicaciones de radio empiezan a dificultarse. “Sí, he estado por ahí, es un bonito camino en coche”, le contestan. “Pero si pudieras girar a la izquierda y volver hacia el este... Sé que las vistas son buenas, pero si te alejas más en esa dirección no voy a poder oírte”.

Rich mencionó que su combustible había bajado de 30.000 “y algo” a 2100 libras, pero se mostró despreocupado durante la mayor parte de la comunicación. Según la Administración Federal de Aviación, el avión se estrelló sobre las 9:30 p.m. en la isla Ketron sin causar daños materiales ni víctimas en tierra. Los vuelos desde el aeropuerto Sea-Tac, que habían sido suspendidos por el incidente, se reanudaron a esa hora. El fuego iluminó la isla y una humareda se hizo visible desde varias partes del estrecho.

Advertisement

[Seattle Times]