Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Obama vino a Málaga y habló de deepfakes, inteligencia artificial y cómo crear otro Silicon Valley

También de cambio climático y semanas laborales de cuatro días

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Obama vino a Málaga y habló de deepfakes, inteligencia artificial y cómo crear otro Silicon Valley
Foto: Ole Jensen (Getty Images)

Un poco de contexto. Málaga es la sexta ciudad de España, la novena provincia en producto interior. Con nuestra prominente industria desmantelada hace décadas, el turismo pasó a ser nuestro principal motor económico (y Antonio Banderas su embajador). Pero eso empezó a cambiar en algún momento, y este cambio se está acelerando desde que Google eligió Málaga el año pasado para crear su centro de ciberseguridad. Hoy la ciudad aspira a ser un hub tecnológico apodado ‘Malaga Valley’. Y aunque como malagueño tengo mis dudas sobre mirarse en el espejo de Silicon Valley, Málaga está logrando llamar la atención.

En ese sentido, el Digital Enterprise Show (DES), una feria para empresas del sector digital, se ha trasladado este año de Madrid a Málaga y ha traído un invitado de renombre para inaugurar la edición. Barack Obama llegó a Málaga el domingo, jugó al golf en el mejor club de España el lunes, y dio una charla en DES 2022 el martes, por la que, dicen, cobró entre 300.000 y 500.000 euros. No en vano, había que pagar un pase especial de 1900 euros para escucharlo.

Con el carisma que lo caracteriza y camisa sin corbata, Obama habló de cambio climático, inteligencia artificial, semanas laborales de cuatro días y la fórmula para crear un ecosistema de startups que aspire a ser el siguiente Silicon Valley. Antes se ganó al público mencionando lo mucho que le gusta España. Su esposa Michelle viene a veces a beber vino y tomar el sol sin que nadie lo sepa, confesó.

Advertisement
Imagen para el artículo titulado Obama vino a Málaga y habló de deepfakes, inteligencia artificial y cómo crear otro Silicon Valley
Foto: DES

Sobre su estilo de liderazgo cuando estaba en la Casa Blanca, dijo: “No me importa cómo está la bolsa hoy, y no se puede resolver la crisis climática en una semana”, la clave está en tomar las decisiones importantes, las que resuelven problemas difíciles, a unos cinco años vista, recopilando la mejor información disponible y teniendo en cuenta los puntos de vista de expertos. “Además de ejercitar todos los días y tomarte un martini los fines de semana”.

Advertisement

Sobre la digitalización: “Cuando fui elegido presidente en 2008 nadie tenía un smartphone, salvo Steve Jobs. Ahora cuando voy a las aldeas más pequeñas de África, Asia y Latinoamérica, todo el mundo tiene uno. Nunca habíamos visto un cambio tecnológico tan amplio a esta velocidad. El mercado digital móvil ha creado oportunidades enormes para los negocios, para el acceso a la información. Pero nuestras instituciones políticas no se han adaptado a la misma velocidad, y las redes sociales son un ejemplo. La información puede estar manipulada o resultar dañina. Se usan para el terrorismo y el bullying”.

Sobre la crisis climática: “Estamos viendo impactos en la agricultura en Estados Unidos, y sospecho que también en España. Hay evidencias de que parte de la crisis migratoria en el mundo se extiende por el cambio climático. Hay gente que no tiene otra opción que dejar su tierra. Los movimientos a veces crean escasez y conflictos”. La transición de energías sucias a renovables es “inevitable”. Aquí también hay una gran oportunidad de negocio. “Será necesario dar más incentivos a las empresas que estén haciendo lo correcto”.

Advertisement

Sobre inteligencia artificial: “Una de las grandes promesas de la inteligencia artificial es adaptar los sistemas de las corporaciones, por ejemplo, para optimizar la eficiencia energética de los edificios mucho más rápido de lo que podría un ingeniero. Una fábrica podría ahorrar un 10, 15 o 20% en calefacción y electricidad porque los ordenadores están constantemente calculando el mejor modo de hacerlo, a veces de maneras inimaginables”.

Sobre crear un ecosistema de startups a lo Silicon Valley: “Sé que en esta región se está hablando mucho de crear un ecosistema así. Bueno, un ecosistema así se crea cuando tienes buenas universidades haciendo excelentes investigaciones, inversores de capital riesgo que incentivan la inversión en emprendimientos arriesgados, y una vía por la que comercializar o probar rápidamente tu producto. Lleva un tiempo construir eso, Silicon Valley no se hizo en un día, pero los interesados en crear un equivalente aquí deberían tenerlo en cuenta”.

Advertisement

Sobre la automatización de los trabajos: “Creo que los ordenadores y los robots reemplazarán puestos de trabajo que no requieran adaptación o imaginación. En las administraciones de Richard Nixon y Jimmy Carter tenían un piso entero de secretarias mecanografiando todos los documentos; yo tenía tres asistentes. Peligran los trabajos que un ordenador o máquina pueda hacer, y eso incluye por supuesto el transporte. La tecnología de coches autónomos ya existe, el problema ahora es psicológico. Me senté el otro día en un coche autónomo y el servicio secreto se puso nervioso. Cuando lleguen, el 10% de los trabajadores de Estados Unidos que trabajan conduciendo (camioneros, taxistas, repartidores) perderán su trabajo. No se puede negar que la automatización va a reemplazar puestos de trabajo actuales, la pregunta es si estamos creando nuevos trabajos para compensar. No va a haber suficientes programadores para reemplazar a toda la gente que está conduciendo, así que tenemos que valorar y pagar más por los trabajos que no se pueden automatizar, como la enseñanza. No es lo mismo la enseñanza online que hablar y motivar a un alumno poniéndole una mano en el hombro. No puedes automatizar un enfermero que te hace confiar en que vas a superar tu enfermedad. Hay profesiones infravaloradas y mal pagadas que tendremos que reconocer en el sector creativo, en la enseñanza, en el cuidado. Las máquinas no pueden hacer ese trabajo”.

Sobre las semanas laborales de cuatro días: “Incluso aunque hagamos lo anterior, puede que no sea suficiente y tengamos que hacer ajustes sociales. En lugar de semanas laborales de cinco días, de cuatro. O 35 horas en lugar de 40. No sé cómo es en España, si contáis las siestas o no”. Aquí Obama aclaró que estaba de broma, que su amigo el exembajador James Costos le había dicho que la mayoría de españoles no duerme largas siestas. “Estas son decisiones políticas: las personas que trabajen cuatro días no pueden cobrar 4/5 de lo que cobraban antes o veremos un incremento en la desigualdad”, dijo. Y añadió que habrá que rediseñar los servicios (como la sanidad en Estados Unidos) para que las personas que no trabajen o trabajen de manera temporal tengan acceso a ellos. La transición va a ser rápida y “si no nos adaptamos, habrá protestas porque la gente se va a sentir asustada por perder su trabajo”.

Advertisement

Sobre los deepfakes con su cara: “Muchas compañías que desarrollan imágenes virtuales de personas me usaron como un modelo, por lo mucho que me han visto hablar. He visto vídeos de mí mismo diciendo cosas que nunca he dicho. Y parece que sea yo hablando, igual de atractivo [otra broma]. Esa tecnología existe. ¿Qué pasará con las evidencias en tribunales de justicia? ¿O los contratos si no podemos ver la diferencia entre lo que es real y lo que no? Tenemos que empezar a hablar de esto ya para asegurarnos de que nuestras estructuras sociales se sostienen. Me gustaría ver una conversación estratégica sobre esto a nivel nacional e internacional. Sospecho que en lugares muy organizados como Escandinavia o Singapur ya lo están hablando, pero en otras grandes democracias es complicado ponerse de acuerdo para planificar una estrategia sobre cosas que no estén justo delante de nosotros. No estamos tan adelantados sobre esto como necesitamos estar porque siempre tratamos los problemas políticos inmediatos. Me preocupa que China esté moviéndose más rápido en algunos de estos temas. Antes de irme de la Casa Blanca hicimos un gran informe sobre inteligencia artificial, pero mi sucesor no actuó sobre ninguna de las ideas propuestas. China en cambio sí que ha implementado en los últimos seis años cambios basados en nuestro informe, según he oído”.

Sobre el éxito de las startups en Estados Unidos: “En Estados Unidos no solo tenemos Silicon Valley, también una parte de Boston alrededor del MIT, Harvard, etc. Ahora también en Austin alrededor de la industria de Texas. Lo que estos lugares tienen en común son más de una universidad potente en investigación, capital riesgo para dar dinero a ideas arriesgadas pero prometedoras, mano de obra altamente cualificada que las empresas pueden fichar de inmediato, un sesgo para encontrarles aplicaciones comerciales a las investigaciones rápidamente y una cultura de gente a la que no le importa tomar riesgos. Un gran beneficio de Estados Unidos es que hemos atraído a gente que ha atravesado un océano para arriesgar. Hay una cultura de ‘vamos a intentarlo’ en Estados Unidos. Hay que premiar el riesgo y asegurarse de que el fracaso no arruine a nadie. Eso implica que ha habido muchas ideas malas y muchos fracasos: hemos tenido al tipo de WeWork y a la mujer de Theranos, pero también ha habido hermanos Wright y Thomas Edison”.