Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Polaroid Go: probamos la cámara instantánea más pequeña del mundo

La versión en miniatura de la icónica Polaroid no recurre a sensores digitales para reducir su tamaño

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Polaroid Go: probamos la cámara instantánea más pequeña del mundo
Foto: Matías S. Zavia / Gizmodo en español

Polaroid ha lanzado este año su cámara instantánea más compacta. La cámara instantánea analógica más pequeña del mundo. La nueva Polaroid Go rescata el icónico diseño de la marca en un formato asombrosamente portátil que llega justo a tiempo para unas anheladas vacaciones de verano.

Un icono en miniatura

Imagen para el artículo titulado Polaroid Go: probamos la cámara instantánea más pequeña del mundo
Imagen: Polaroid
Advertisement

Con 10,5 cm de largo, por 8,3 de ancho y 6,1 de alto, la Polaroid Go cabe en cualquier bolso. No se puede decir que sea una cámara de bolsillo, porque aún necesita espacio para el espejo interior y el paquete de películas, pero es la que más se acerca a ese concepto de entre las cámaras instantáneas analógicas.

Su diseño es bastante simple. Sin renunciar a la estética de Polaroid, con su reconocible color blanco, el arcoíris de la marca y las formas de antaño, la Polaroid Go tiene solo tres botones: el de encendido, el del flash y el del obturador, además de un pequeño display que muestra cuántas fotos quedan.

Advertisement

El cuerpo de la cámara, de 240 gramos, se completa con un espejo para selfies (que no es más que la superficie reflectante del visor), y una luz LED que indica la carga restante de la batería (verde, batería cargada; naranja, carga media; y roja, batería baja). La caja incluye algunas pegatinas, una correa de muñeca de color rojo y un cable micro-USB para cargar la batería de la cámara conectándola directamente a un ordenador.

Pero la Polaroid Go no es solo una cámara instantánea en miniatura que puedes llevarte cómodamente de viaje: es la apuesta de Polaroid para competir con el móvil por la atención de los jóvenes. De ahí que su diseño se modernice con curvas más redondeadas, especialmente en el frente y el visor.

Advertisement

En una palabra: es una monada. Casi parece un juguete. Pero es tan capaz de revelar fotos al momento como cualquier otra cámara instantánea, e incluye un puñado de funciones avanzadas que vale la pena comentar.

Será mejor que leas el manual

Imagen para el artículo titulado Polaroid Go: probamos la cámara instantánea más pequeña del mundo
Foto: Matías S. Zavia / Gizmodo en español
Advertisement

El funcionamiento de la Polaroid Go no es ningún misterio. Introduces el paquete de películas (abriendo una puerta en la base de la cámara) y la cámara lo reconoce como nuevo, poniendo el display del contador a “8”. Luego pulsas el obturador y sale la foto, cubierta de una lengüeta protectora para que no se vele. Al cabo de unos minutos, la imagen a color va ganando detalle en el papel.

Pero la Polaroid Go tiene también una serie de funciones que no te resultarán tan obvias aunque leas la guía rápida incluida en la caja, especialmente si te estás iniciando en el mundillo de las cámaras instantáneas analógicas. Será mejor que descargues el manual completo de internet y hagas algunas fotos de prueba para dominar aspectos como el flash dinámico, el temporizador, la doble exposición, el bloqueo de enfoque y el aprovechamiento de la luz ambiental.

Advertisement

El flash salta por defecto, ajustando su intensidad automáticamente a la luz de la escena. Para desactivarlo (por ejemplo, durante una toma con suficiente luz directa), basta con pulsar una vez el botón de flash junto al obturador. Verás que el punto en el display que indica que el flash está activo desaparece.

Si mantienes pulsado el botón de flash, lo que activarás será el temporizador integrado en la cámara. Un led naranja se enciende en el frontal de la cámara para indicarte que el temporizador está activo. Tienes nueve segundos para colocarte delante de la cámara antes de que el obturador se dispare solo.

Advertisement

Aquí viene lo interesante. La tercera función del botón de flash es la doble exposición, que permite combinar dos imágenes en una única película fotográfica, una función que nunca había estado disponible en cámaras de Polaroid. Para activar la doble exposición, pulsa dos veces el botón de flash. Cuando veas un “1” en el display, pulsa el obturador para hacer la primera exposición. Cuando veas un “2”, pulsa de nuevo el obturador para hacer la segunda exposición. La foto final mostrará las dos imágenes superpuestas.

En cuanto al bloqueo de enfoque y exposición, se activa bajando el botón del obturador a la mitad y manteniéndolo a esa altura hasta cancelar la foto o terminar de hacerla. Con este método, puedes enfocar y exponer a una persona, y después recomponer el encuadre de la escena sin perder esos ajustes.

Advertisement

Sabiendo todo lo anterior, tienes la mitad del recorrido hecho para dominar la Polaroid Go y tomar fotos más creativas, pero hay un par de consideraciones adicionales. Tratándose de una cámara analógica bastante sencilla (velocidad de obturación de 1/125 a 1 segundo y apertura de f/12 a f/52), es fácil que las fotos salgan demasiado contrastadas (con las caras oscuras y el fondo quemado), o bien desenfocadas y trepidadas.

Hay algunos trucos básicos para evitar esto. No pongas a los protagonistas de la foto a menos de 45 centímetros de la cámara, ni uses flash si están a más de 2 metros. Pero sobre todo, asegúrate de que el sol esté detrás de ti, evita las tomas a contraluz y apoya la cámara cuando la luz escasee. Puedes ayudarte del espejo para selfies, así como del temporizador de la cámara, para salir en el encuadre.

Advertisement

Fotos cuadradas para nostálgicos

Imagen para el artículo titulado Polaroid Go: probamos la cámara instantánea más pequeña del mundo
Foto: Matías S. Zavia / Gizmodo en español
Advertisement

Con un campo de visión de 65 grados, la lente de la Polaroid Go equivale a un objetivo de 35 mm. La cámara produce fotos casi cuadradas de 4,7 x 4,6 cm con un detalle sorprendente para su tamaño, pero con una química intencionadamente retro, de tonos pastel, con tendencia a los colores fríos, un altísimo contraste y una escasa nitidez, casi onírica, que le da ese punto vintage.

Es un estilo para nostálgicos que diferencia a las Polaroid de las populares cámaras instantáneas Fujifilm Instax, pero también del smartphone con el que la Polaroid Go tratará de competir en tu próximo viaje. No hay filtro de Instagram equivalente a una verdadera cámara instantánea analógica.

Advertisement

Cada caja de películas Polaroid Go Color Film incluye dos paquetes de ocho películas fotográficas a color. Son fotos más pequeñas de lo normal (66,6 x 53,9 mm) y exclusivas de la Polaroid Go, que es quizá la principal desventaja de este modelo.

El proceso de revelado tiene cierta curva de aprendizaje. La foto sale de la cámara tapada por una lengüeta protectora que debemos retirar pasados cinco segundos. Inmediatamente después, tenemos que taparla poniéndola boca abajo sobre una superficie plana o en un lugar oscuro, sin sacudirla. Los colores y detalles tardan entre 10 y 15 minutos en terminar de asentarse.

Advertisement

Como cualquier cámara instantánea, la Polaroid Go requiere un mantenimiento básico, que consiste en limpiar de vez en cuando los rodillos que aplican la pasta de revelado sobre los componentes negativos y positivos de la película. Pero, en general, es una cámara muy simple que puede gastar hasta 15 paquetes de películas (cada uno de ocho fotos, como comentaba) con una sola carga de batería, para después cargarse al completo en dos horas desde cualquier puerto USB-A.

Conclusiones y precios

Imagen para el artículo titulado Polaroid Go: probamos la cámara instantánea más pequeña del mundo
Foto: Matías S. Zavia / Gizmodo en español
Advertisement

La Polaroid Go es una cámara diseñada para competir con nuestro smartphone en las escapadas de verano. Cabe en cualquier bolso, es absurdamente simple, y aun así cuenta con funciones avanzadas como la doble exposición. Y sí, revela las fotos con ese aspecto de película fotográfica retro que contentará a los nostálgicos de Polaroid por encima de cualquier filtro de Instagram.

Puedes comprar la Polaroid Go en la web oficial de Polaroid por 120 euros, y el doble pack Polaroid Go Color Film, que contiene dos paquetes de ocho películas cada uno, por 20 euros. También hay un set “Polaroid Go Starter” que incluye la cámara y dos paquetes de películas fotográficas (16 en total) por 140 euros.