No son figuraciones tuyas. La publicidad online cada vez es más agresiva. Los vídeos que se reproducen solos se han convertido en estándar, los pop-ups han vuelto por la puerta grande y cada vez es más difícil evitar los anuncios. El remedio a este infierno puede estar en manos de Google.

Seg√ļn el Wall Street Journal, Google es muy consciente de esta situaci√≥n, y est√° desarrollando un sistema de bloqueo propio para su navegador Chrome. Si el plan sale adelante, podr√≠a forzar a los anunciantes a moderarse con sus contenidos, pero es un ‚Äúsi‚ÄĚ muy grande.

Advertisement

El WSJ ha tenido acceso a fuentes internas de Google que aseguran que el adblock en el que la compa√Ī√≠a est√° trabajando funcionar√° tanto para las versiones m√≥vil como para las de escritorio de Chrome y estar√° activo por defecto. Eso s√≠, no filtrar√° absolutamente todos los anuncios. Solo aquellos que no cumplan con los est√°ndares de la Coalici√≥n para una Mejor Publicidad. En la pr√°ctica, eso significa que los v√≠deos que se reproducen autom√°ticamente con audio y los anuncios de gran tama√Īo no estar√°n permitidos. Al parecer, Google est√° a√ļn decidiendo si la herramienta bloquea anuncios concretos o toda la publicidad de una p√°gina que infrinja los est√°ndares de buenas pr√°cticas.

¬ŅPor que una compa√Ī√≠a que gana miles de millones con el mercado publicitario online querr√≠a adornar su propio navegador con un sistema que bloquea los anuncios? Es sencillo. Google no quiere que los usuarios descarguen y usen adbocks sobre los que no tiene ning√ļn control. Los informes indican que el 26% de los usuarios de equipos de escritorio, y Google no quiere que esa cifra suba a√ļn m√°s.

Advertisement

La firma StatCounter asegura que Google acapara algo más del 52% del mercado de navegadores actual. Su competidor más cercano es Safari, y solo tiene un 14% de cuota. El resto manejan cifras de un sólo dígito. Si Google decide hacer cumplir unos estándares a los anunciantes, cualquier web que quiera sobrevivir tendrá que acatarlos.

Otra de las cosas que no le gusta a Google es que servicios como Adblock Plus permitan a las compa√Ī√≠as pagar para estar en una lista de anunciantes permitidos. El gigante de las b√ļsquedas ya paga a la compa√Ī√≠a filial de Adblock precisamente por eso. No faltan razones para que suene la alarma en este sentido. ¬ŅOfrecer√° Google una lista blanca similar o se ajustar√° a los est√°ndares de una organizaci√≥n independiente?

Advertisement

Si se aplica de manera correcta, el adblock de Google no solo beneficiar√° a la compa√Ī√≠a. Los usuarios disfrutar√°n de una experiencia de navegaci√≥n m√°s razonable y ya no tendr√°n que descargar tantos adblocks de terceros. Considerando que la mayor parte de p√°ginas (incluida esta) vive gracias a la publicidad, el esfuerzo de Google debe ser visto como un esfuerzo para salvar la navegaci√≥n tal y como la conocemos.

Seg√ļn las fuentes del WSJ, Google podr√≠a lanzar este bloqueador de anuncios en cuesti√≥n de semanas. Aunque tambi√©n podr√≠a archivarlo para siempre. [v√≠a Wall Street Journal]