Image: HowStuffWorks

El estornudo, al igual que la mayoría de lo que sale de nuestro cuerpo con cierto impulso, suele aparecer en momentos inapropiados. Por esta razón muchas veces tratamos de taponar las salidas e incluso a veces lo logramos con el dedo debajo de la nariz, ¿a qué se debe este “truco”?

A pesar de que cerrar la boca y taparse la nariz puede ser una opción, tienes que tener en cuenta que así fuerzas toda esa presión dentro de la cabeza, lo que podría causar daños a los tejidos. Una idea común es poner un dedo debajo de la nariz para detener el estornudo. Y si lo haces bien, en realidad parece funcionar la mayor parte del tiempo.

¿Cómo? Esto se debe a algunos nervios específicos que tenemos en la cara. Normalmente tenemos la necesidad de estornudar cuando algo irrita las membranas de la nariz o la garganta. Esta irritación estimula uno de los principales nervios de nuestro rostro, el llamado nervio trigémino, el cual se extiende por toda la frente, el área de la nariz y la mandíbula, y tiene una serie de ramificaciones.

En este caso específico, la parte de la nariz que se llama nervio maxilar. Cuando se activa, envía una señal a tu cerebro que finalmente resulta en un estornudo. En este punto, si sostienes un dedo debajo de tu nariz cuando el impulso llega, probablemente no se formará el típico estornudo, si no una versión muy pequeña de él a lo sumo.

Advertisement

Lo que tienes que hacer es presionar sobre tu labio superior, un gesto que se ve casi idéntico pero en realidad envía una señal diferente a tu cerebro. Porque el nervio maxilar también entra en tu labio superior. Según ha explicado a SciShow la profesora Melissa Pynonnen en la Universidad de Michigan:

Estimular tu nervio maxilar de esta manera podría interrumpir la respuesta al estornudo porque esencialmente distrae tu cerebro.Es como cuando te das con tu rodilla en una mesa, tu primer instinto es frotar la zona para que te sientas mejor. Intencionadamente intentas distraer los nervios de tu rodilla con otra señal que compita. Así que presionar un dedo en el labio superior probablemente no detendrá cada estornudo, pero podría evitar muchos de ellos.

Por cierto, existe otro “truco” para detener los estornudos. La próxima vez intenta presionar la lengua contra el paladar. Tu nervio maxilar pasa por allí también, por lo que podría causar la misma respuesta de distracción, y nadie te ve con el dedo debajo de la nariz. [SciShow]