Former President George W. Bush Picks Jay Up In A 2013 Ford F150 King Ranch | Jay Leno’s Garage

Hace unos años, lo revelaba el expresidente George W. Bush en el programa Jay Leno’s Garage, quien decía que lo que peor llevaba era no haber conducido un automóvil en una vía pública en casi 25 años.

Advertisement

También Joe Biden contó en Car and Driver en 2011 sobre su amor por los automóviles, lo que le llevó a admitir lo único que realmente no le gustaba de ocupar su cargo: tener prohibido operar un vehículo motorizado.

Obama incluso intentó salir de la Casa Blanca con un Chevy Volt, pero los agentes de seguridad fueron lo suficientemente rápidos para cerrar las puertas y que no condujera porlas calles públicas de Washington.

Advertisement
Advertisement

La excepción a la norma la encontramos cuando los altos mandos se encuentran en su propiedad privada, momento en que sí pueden, como en los casos de Ronald Reagan, Biden o George W. Bush tras sus pasos por el cargo, y entonces sí, se subieron a autos en sus respectivos ranchos.

Por cierto, también pueden subirse a un carrito de golf, lo cual también está permitido (Trump es la primera imagen que nos viene a la mente).

Joe Biden Does a Burnout In His Corvette Stingray - Jay Leno’s Garage

Se podría decir que la norma siempre ha estado ahí, pero seguramente, el asesinato de John F. Kennedy en 1963 fue un punto de inflexión en el requisito de seguridad de por vida. De hecho, Lyndon Johnson fue el último presidente en conducir en la vía pública, y lo hizo porque logró evadir la política en 1964 y, según el historiador presidencial y profesor de la Universidad de Texas H.W. Brands, iba entre 75 y 85 mph cerca de su casa en Texas.

Es más, en un momento dado, su conducción incluso obligó a un vehículo de peatones a salirse de la carretera. Una acción que puso de los nervios a mucha gente y que se ha procurado que no ocurriera nunca más.

Y recalcamos, se trata de una norma, no una ley, pero el servicio secreto la hace cumplir estrictamente y todas las partes parecen adherirse a ella desde entonces.