Microsoft acaba de actualizar sus tabletas Surface y Surface Pro. Los nuevos dispositivos llegarán el 22 de octubre y se llaman Surface 2 (el modelo con Windows RT) y Surface Pro 2. Nuestros compañeros de Gizmodo US han podido probar durante un rato ambos dispositivos. ¿Qué ha cambiado en estas nuevas Surface? y, sobre todo, ¿merecen la pena? A continuación os damos una primera opinión.

Advertisement

De fuera a adentro

Tanto la Surface 2 como la Surface 2 Pro son muy similares entre sí, y respecto a los modelos anteriores. Prácticamente nada ha cambiado por fuera. El diseño sigue siendo atractivo y la construcción da esa sensación de buenos acabados que ya nos gustó en la primera Surface.

Entre las pocas novedades externas que podemos citar está el cambio de uno de los puertos a USB 3.0, y el hecho de que ahora el soporte del tablet tiene dos posiciones de inclinación (22 y 44 grados). De los dos tablet, el que más se ha beneficiado en el exterior es el Surface 2, cuya pantalla ya no desmerece en comparación con la del Surface Pro 2. De los dos, el Surface RT ofrece una sensación general de ligereza y comfort similar a los de un iPad. El modelo con Windows 8 Pro es más pesado y grueso, pero sigue siendo cómodo de llevar.

Advertisement

Difícil determinar la potencia de ambos equipos en el poco tiempo que hemos pasado con ellos. La sensación general de ambos es de rapidez y fluidez, pero se nota un salto importante en el comportamiento del Surface 2 Pro sobre la plataforma Hasswell. Todo en esta nueva versión huele a potencia y algo nos dice que su rendimiento nos va a sorprender cuando hagamos las pertinentes pruebas de campo.

Accesorios

Advertisement

La renovación interna de los nuevos Surface es necesaria pero poco llamativa en comparación a la anterior generación. Esto es tan bueno como malo. Malo porque quizá no tenga tanto tirón como una renovación estética. Bueno porque se nota que microsoft ha hecho los deberes y Surface es un producto maduro que necesita pocos cambios para funcionar mejor.

Donde Microsoft sí que ha puesto algo más de cambios ha sido en los accesorios. Para empezar, tanto el modelo Touch Cover como el Type Cover se sienten ahora más rígidos y durables. El teclado de la Type Cover 2 se parece más a un auténtico teclado ahora. Sigue necesitando un cierto tiempo de adaptación sobre un teclado de verdad, pero ese tiempo es menor.

Advertisement

El teclado con batería Power Cover es idéntico en uso y comodidad al Type cover 2, sólo que más grueso para albergar la batería de 30wHr que duplica la autonomía de la Surface a la que lo conectemos. El grosor extra, similar al de una revista fina, se nota, pero es un precio que podríamos pagar con gusto a cambio de una autonomía que da de sobra para un día intenso de trabajo.

Por último, Microsoft asegura haber incrementado radicalmente los sensores del teclado Touch Cover, pero la sensación de teclear sobre él sigue siendo la misma que tendríamos al aporrear una superficie plana de plástico. Se hace muy raro.

Advertisement

Hacia el híbrido perfecto

Surface 2 es la prueba de que los PC híbridos son el futuro y que están aquí para quedarse. Con cada nueva generación de estos equipos o de los de otras marcas como Asus o Sony, los fabricantes van puliendo detalles que obstaculizaban la consagración de esta categoría de producto. Surface 2 (la versión RT) sigue teniendo ese eterno problema con el número de aplicaciones disponibles, pero Surface Pro 2 es un equipo estable que cada vez se posiciona como una alternativa más atractiva al laptop convencional.