Seguimos el día dedicado al lanzamiento del iPhone en 11 países con el pertinente repaso al iPhone 5C. Nuestros compañeros de Gizmodo US ya han disfrutado de sus primeras horas con iPhone no-barato. ¿Qué ofrece?

Diseño

Cuando sacamos el iPhone 5C por primera la primera idea que se nos pasó por la cabeza era que se trataba del iPhone 5 permanentemente encerrado en una funda de plástico. Después de varias horas, esa sigue siendo la sensación que nos queda porque eso es precisamente lo que es el iPhone 5C.

Aunque más barato que el iPhone 5S, el iPhone 5C no da sensación de pobre. Evidentemente, no es el estilizado iPhone de bordes metálicos al que estamos acostumbrados, pero alguien que quiera hacerse con uno de estos teléfonos probablemente ya sepa esto y lo acepte o incluso lo prefiera.

Lo que probablemente no sepa, es que la carcasa de policarbonato no termina justo en el borde de la pantalla, sino que hay un pequeño margen que acentúa aún más la sensación de que es un iPhone 5 pegado a una carcasa protectora. No es molesto, pero resulta un poco raro.

Experiencia de uso

El 5C también es un poco más pesado que el 5S. Afortunadamente sigue siendo más ligero que muchos otros terminales y la diferencia no se nota en la práctica. El iPhone 5C ya estaba listo para usarlo en apenas unos minutos tras sacarlo de la caja. En ese sentido, la experiencia de uso es idéntica a la del iPhone 5.

La única diferencia respecto al iPhone 5 es iOS 7, pero esa ya ni siquiera es una diferencia ahora que los iPhone 5 actuales ya pueden actualizarse al nuevo sistema operativo de Apple. La diferencia en cuanto a software respecto al 5S es que el fondo de pantalla por defecto viene a juego con el color de la carcasa cuando lo arrancamos por primera vez. Todo lo demás depende de la opinión y sensaciones que os despierten las carcasas de plástico. Simplemente debéis saber que si esperáis algo nuevo respecto al iPhone 5, no lo hay. El iPhone 5C es el mismo perro con distinto collar.