Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

Hace unos días hablábamos de las Hololens 2. La segunda generación del visor de realidad aumentada de Microsoft es una maravilla a años luz de su predecesor. Desgraciadamente, es una maravilla muy cara y reservada al mercado profesional. A las Vuzix Blade les pasa un poco lo mismo.

Las Blade son la joya de la corona de Vuzix, una compañía que lleva unos años cultivando sus propias gafas de realidad aumentada en el terreno baldío donde quedaron las cenizas de Google Glass.

Desde el punto de vista de diseño, las Vuzix son unas gafas gruesas, pero dentro del límite estético de lo socialmente tolerable. En otras palabras, con ellas puestas no pareces un bicho raro ni inspiras mucha desconfianza. Esto es importante porque uno de los problemas que Google encontró con Google Glass es que a la gente comenzó mirar mal a los que las llevaban. Las Vuzix Blade están muy lejos (y muy por encima) de aquél intento de Google que terminó como mera excentricidad de programadores poco sociables y origen del término glasshole (algo que en español coloquial podríamos traducir como giligafas o lentependejo).

Técnicamente, las gafas se alimentan de un procesador ARM de cuatro núcleos con su propio módulo Bluetooth y WiFi (pueden funcionar como manos libres para llamadas) También cuenta con puerto MicroUSB y una ranura de expansión para tarjetas MicroSD. Los controles del menú son táctiles y están ocultos bajo la superficie de la patilla derecha. Con ellos podemos deslizarnos por los menús y seleccionar una determinada aplicación. También integra algunos controles mediante voz, y hasta cuenta con respuesta háptica (vibración). Su batería, según el fabricante, dura alrededor de seis horas de uso normal intermitente (ver notificaciones, consultar algo y volver a dejar el proyector inactivo). No es mucho.

Advertisement

La patilla derecha esconde el sistema de imagen, que es un pequeño proyector al que la compañía llama Cobra II DLP. También cuenta con sensores de posición y una cámara de 8 megapíxeles capaz de grabar vídeo en 1080p. Todo el sistema está construido sobre Android a nivel de Software. En cierto modo, es como si lleváramos un viejo móvil Android montado sobre los ojos.

Usando (brevemente) las Vuzix Blade

¿Cómo es usar unas Vuzix Blade? Imagina ponerte unas gafas de sol y que de repente aparezca un menú flotando a tu derecha, justo en el límite de tu campo de visión. Si miras al frente sabes que está ahí, pero no molesta. Si miras ligeramente en su dirección puedes centrarte en lo que dice. En ningún momento pierdes detalle de lo que sucede a tu alrededor. Los controles táctiles van suaves y no tardas en acostumbrarte a ellos.

Advertisement

Una luz roja bastante visible indica que la aplicación de cámara está activa.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

La demo del producto que vimos en Showstoppers no ofrecía muchas posibilidades. Vi un par de aplicaciones de realidad aumentada mediante códigos QR, un reproductor de vídeo (las imágenes que ves florando son en color pese a las terribles fotos que he sacado), o la aplicación de cámara. Terminé la sesión pensando que el producto pinta muy bien, pero es imposible estar seguro en tan poco tiempo. Esto es, por ejemplo, lo que dice el fabricante que las Blade pueden hacer en el típico vídeo promocional:

Un detalle que el vídeo no muestra bien es que las imágenes que proyectan las gafas dependen mucho de la iluminación ambiental (son un proyector al fin y al cabo). En otras palabras, si hace mucho sol tendrás que mirar en dirección a una zona oscura para poder ver bien.

Advertisement

A nivel de usuario, las Vuzix se conectan al teléfono por Bluetooth como si se tratara de un smartwatch y se gestionan desde una aplicación disponible para Android e iOS. Desde ella se pueden configurar las notificaciones de cada aplicación y algunos detalles muy interesantes como navegación GPS con indicaciones en las gafas.

Aspecto de la aplicación que conecta las Vuzix Blade al móvil.
Captura de pantalla: Vuzix

En lineas generales, el producto está bien acabado y puede usarse sin más, pero tengo la sensación de que podría ser impresionante si los desarrolladores se molestaran en crear aplicaciones que realmente merezcan la pena. Estoy pensando, por ejemplo, en indicaciones GPS de realidad aumentada que muestren una línea en el suelo y se adapten al entorno.

Advertisement

Esa es la cuestión de fondo de la realidad aumentada. Es la misma cuestión a la que probablemente se enfrentaron los responsables de Microsoft cuando desarrollaron las Hololens 2. En otras palabras, ambos productos tienen mucho más sentido (de momento) en el mercado profesional. En el caso de las Vuzix Blade no hay restricción a quien puede comprarlas y son bastante más baratas que Hololens. Lo que no significa para nada que sean asequibles para el usuario medio. Cuestan 1.099 euros. El problema es que si las compras cómo si te compraras un smartwatch te vas a encontrar un producto con un uso bastante limitado a notificaciones y a sacar fotos de tapadilo con una cámara que de todos modos no es mejor que la de tu móvil.

Un atisbo del menú que se ve al ponértelas. El color no es real, es un efecto de la cámara.
Foto: Carlos Zahumenszky (Gizmodo en Español)

¿Está la realidad aumentada condenada a servir solo entre profesionales? Las Vuzix Blade pueden hacer cosas como orientar a un mecánico a la hora de identificar partes de un motor, establecer una videollamada para que un médico guíe a otro durante una intervención quirúrgica, o ayudar a un diseñador industrial a estudiar un modelo 3D. La potencia de las Blade está muy por debajo de las Hololens, pero usos, desde luego no les faltan. Probablemente sean las gafas de realidad aumentada más avanzadas hasta la fecha, pero aún necesitan definir bastantes cosas antes de que se conviertan en un producto mayoritario.