Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Getty, Ilustración: Gizmodo

La pandemia de coronavirus continúa expandiéndose por el mundo, pero las pruebas siguen estando criminalmente limitadas, así que Google y Apple han decidido asociarse para desarrollar una tecnología de seguimiento de contactos para rastrear la propagación de covid-19. Apple promete que la privacidad estará implementada desde el principio. Perdonen nuestro escepticismo, pero lo creeremos cuando lo veamos.

Advertisement

Apple explicó en un comunicado en su web que el esfuerzo requerirá una iniciativa conjunta en dos frentes para que tanto Android como iOS hagan un seguimiento de contactos. En primer lugar, a partir de mayo, ambas compañías implementarán una API que podrá usarse en aplicaciones de rastreo de las autoridades de salud pública que los ciudadanos podrán descargar si así lo desean. Más tarde, las compañías ampliarán el esfuerzo con un rastreo de contactos basado en Bluetooth. Apple dice que esto también será opcional.

“La privacidad, la transparencia y el consentimiento son de suma importancia en este esfuerzo, y esperamos construir esta funcionalidad tras consultar a los accionistas”, dijo Apple. “Publicaremos abiertamente información sobre nuestro trabajo para que otros lo analicen”.

Advertisement

El rastreo por Bluetooth puede ser una mejor opción que el rastreo por GPS en lo que respecta a la privacidad y la utilidad, pero aun así puede dar problemas, como ataques de corto alcance en la transmisión local de datos. Pero esos riesgos son relativamente bajos, y las amenazas a la privacidad pueden mitigarse mediante con implementación adecuada.

El uso de Bluetooth en lugar de una tecnología de rastreo de ubicación más invasiva ha surgido como idea central en la lucha contra el coronavirus. A principios de esta semana, un grupo de investigadores europeo publicó un artículo que detalla un protocolo basado en Bluetooth conocido como Rastreo de proximidad descentralizado, o DP-PPT, para preservar la privacidad. Con este método, los datos se procesan localmente en el teléfono del usuario y solo se transmiten con su permiso. Es posible que Apple y Google usen algo similar.

Advertisement

Hay razones para tener esperanzas sobre este esfuerzo, a juzgar por lo que sabemos hasta ahora. Dan Calacci, un estudiante de doctorado en el MIT cuya investigación se centra en los impactos de los datos y la vigilancia, dijo a Gizmodo en un correo electrónico que el plan de las compañías “muestra que los datos de ubicación no son absolutamente necesarios para crear sistemas que ayuden a acelerar el rastreo de contactos, y que la privacidad puede ser una alta prioridad para estos sistemas”.

Sin embargo, Calacci, que anteriormente escribió en Gizmodo sobre los riesgos de privacidad del rastreo de contactos ante el coronavirus, advierte que el diablo estará en los detalles.

Advertisement

Sabemos por el espionaje de la NSA que los metadatos de tus redes sociales son a menudo tan valiosos como los datos. Solo la estructura de tus conexiones de red puede decir mucho sobre ti, y estos sistemas pueden suponer un riesgo de que se filtre esa información”, dijo Calacci. “También vale la pena ser cauteloso al implementar una infraestructura de vigilancia a nivel de sistema operativo. Puede ser un sistema cauteloso con la privacidad ahora, pero todo lo que hace falta para que eso cambie es un cambio de protocolo. Necesitamos introducir mecanismos legales y de gobierno fuertes para limitar cómo un sistema como este puede ser alterado en el futuro y para qué se va a poder utilizar”.

Otro factor, dijo Calacci, es “a dónde van estos datos”. Enviarlos a los hospitales “tiene sentido” porque “tenemos restricciones de datos de salud y normas existentes que ya cubren esto”. ¿Al gobierno? No es ideal, ya que podría atraer a actores maliciosos y usos alternos. Si se alojan en un servidor central, también podrían ser una gran superficie de ataque para actores maliciosos.

Advertisement

En este momento, no sabemos mucho acerca de cómo Apple y Google planean implementar la tecnología de seguimiento del coronavirus, por lo que tendremos que esperar y ver qué encuentran los expertos en seguridad y privacidad una vez que se implemente. Aunque las compañías digan que el programa es opcional, es difícil ver cómo podría influir en la política. Los críticos del rastreo de contactos han expresado su preocupación, por ejemplo, sobre si dará lugar a tácticas crueles como multas o encarcelamiento. Pero nuevamente, el esfuerzo parece poner el control en manos de sus usuarios en cuanto a si desean participar. Y la gente está tan desesperada por evitar el covid-19 en este momento que los riesgos de privacidad han quedado, comprensible, pero preocupantemente, en segundo plano.

Tradicionalmente, Apple ha jugado sus cartas en secreto, pero el enfoque más inteligente y ético de este esfuerzo será poner todo sobre la mesa y permitir que los expertos en privacidad les guíen en el esfuerzo, que es lo que dicen que harán. Esperemos que Apple y Google cumplan esa promesa.

Share This Story

Get our newsletter