Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Realme 8 Pro, o como tener las cámaras, la batería y la pantalla de un gama alta por solo 279 euros

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Analizar móviles de gama media no es divertido. Son teléfonos que hacen todo moderadamente bien, pero no destacan en nada, lo que hace muy difícil escribir sobre ellos con el más mínimo entusiasmo. Con el realme 8 Pro mi principal preocupación está siendo conseguir que esto no parezca un publirreportaje.

Advertisement

Y no, antes de que levantes la mano. No lo es. Ojalá lo fuera y realme me pagara por escribir esto, pero lo único que hace es prestármelo un par de semanas y luego llevárselo. Lo habitual. Pese a todo, no puedo evitar estar absolutamente entusiasmado con este móvil y no puedo por menos que recomendarlo si lo que buscas es un teléfono realmente sólido por debajo de los 300 euros. La última vez que me gustó tanto un gama media fue con el Pixel 4a. Pues bien, el realme 8 Pro es mejor, y 89 euros más barato que aquel modelo.

Cámaras

Comencemos por lo que me ha enamorado del realme 8 Pro: sus cámaras. El teléfono tiene cuatro sensores dispuestos en un cuadrado simétrico bastante estiloso:

  • Cámara principal con sensor Samsung HM2 Isocell Plus de 108Mpx y 1/1,52 pulgadas con f/1.88 de apertura y enfoque PDAF.
  • Cámara gran angular de 8Mpx y un campo de visión de 119 grados y f/2.25 de apertura.
  • Cámara macro de 2Mpx y apertura f/2.4
  • Cámara blanco y negro de 2Mpx y apertura f/2.4

No son las mejores cámaras del planeta ni tienen tecnología novedosa en sentido estricto. De hecho, le falta un teleobjetivo que le de algo de zoom óptico. La cámara macro y la monocroma también tienen una resolución muy escasa. Ambas están ahí básicamente para apoyar a las otras dos en ciertos modos y para ciertos enfoques. La cuestión es que a veces no se trata de las cifras, sino de cómo el fabricante las integra, y realme ha hecho un trabajo aquí que bordea la magia.

undefined
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Parte de esa magia está en el sensor Isocell de Samsung. Cuando tienes un sensor principal de 108 Mpx, enfoque PDAF y lo sabes aprovechar puedes cuajar una experiencia de cámara en la que hasta el zoom digital es resultón. Realme ha hecho un trabajo excelente en este sentido. Las cuatro cámaras del realme 8 Pro funcionan perfectamente en equipo para ofrecer una experiencia de uso realmente satisfactoria. El 8 Pro no es el móvil con las mejores cámaras del mundo, pero para costar solo 300 euros ofrece una calidad fotográfica fantástica que ya les gustaría a algunos terminales de las grandes ligas. La mejor parte es que en ningún momento me ha dado problemas o me he sentido limitado por el hardware pese a que es limitado. Veamos algunos ejemplos.

Advertisement

Color y enfoque

El realme 8 Pro tiende a sobresaturar los colores. Me atrevería a decir que probablemente tenga que ver con el hecho de que el sensor esté fabricado por Samsung. En realidad da igual. Lo importante es que las fotos que saca, aunque no sean cien por cien realistas, son espectaculares. A poco que haya algo de color en el motivo a fotografiar, el 8 Pro pinta cielos de película, caras saludables en mitad de la pandemia y vegetación que parece salida del Amazonas. Y lo hace bien.

Advertisement

Gran angular y zoom

La cámara gran angular del 8 Pro no es en absoluto mala. Responde bien hasta de noche (más sobre esto abajo). Su mayor problema es que su capacidad para captar el color no es tan buena como la de la principal, por lo que las fotos se verán más apagadas (y en cierto modo más realistas). En cuanto al zoom digital, cuenta con dos pasos (2x y 5x). La resolución del sensor hace que incluso en 5x las fotos sean perfectamente usables. Si lo forzamos puede llegar a 20x, pero el empastado aquí es ya excesivo.

Advertisement

Modo Nocturno

El modo nocturno del realme 8 Pro es pura magia para un móvil de gama media. El tiempo de exposición puede ser largo en algunas tomas, pero el móvil logra captar un detalle, una luminosidad y, sobre todo, un color sensacionales.

Advertisement

Modo retrato

Luces y sombras. Lo bueno del modo retrato es que los algoritmos captan muy bien el contorno de la figura para aplicar el correspondiente efecto bokeh, incluso en motivos con contornos difíciles como pelos. Lo malo, que el objetivo tiene que estarse quietecito o aparecerán artefactos bastante visibles. Salvo por ese detalle, muy disfrutable.

Advertisement

Modo macro

La cámara macro del 8 Pro rivaliza con las macro de otros móviles con mayor resolución. Es mejor, por ejemplo, que el modo macro de los OnePlus 8T. Es mejor también que el macro del Asus ROG Phone 5 que hemos analizado recientemente. De nuevo, no solo gana por detalle, sino por los colores que saca en este tipo de fotos.

Advertisement

Modo Miniatura

El modo miniatura es un añadido simpático a la cámara, aunque su utilidad es limitada por lo restringido de las situaciones en las que se puede usar y que la ilusión óptica que genera sea creible. En su favor he de decir que funciona realmente bien y es un añadido interesante para los usuarios que no sepan simular este efecto usando desenfoques de manera manual en un editor.

Advertisement

La aplicación de cámara del realme 8 Pro es fluida y está llena de opciones, pero tiene algunos puntos discutibles. El principal es que el modo Miniatura se ha integrado en una diminuta pestaña que se despliega desde el menú principal. Es cómodo una vez que sabes que está ahí, pero me parece más lógico que lo hubieran integrado como un modo más en la pestaña “Más”.

Advertisement

Me quedo con las ganas de probar el modo estelar que permite tomar timelapses de estrellas, pero para cuando me llegó la actualización estaba nublado y no he visto estrellas en varios días. Cierro el apartado de cámaras precisamente con esa reflexión. El realme 8 Pro ha logrado que me apetezca seguirlo usando después de haberlo probado. Pocos gadgets pueden decir eso.

Diseño, puertos y sonido

El realme 8 Pro. Es un móvil bastante genérico. Pantalla plana y una parte trasera en plástico con una agradable textura satinada inmune a huellas que lo hace muy fácil y agradable de sujetar. Además es fino (8,1mm) y ligero (179g).

Advertisement
undefined
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

¿Algún problema con su diseño? Sí, solo uno, y es muy subjetivo, así que no es un problema, sino simplemente mi opinión. No me gusta llevar marcas o slogans visibles ni en mi ropa ni en mis objetos personales, y mucho menos hacer publicidad gratis al fabricante. Llevar un logotipo ya me parece demasiado hasta el punto de que no llevo ropa que tenga escuditos bordados. Sabiendo esto puedes imaginarte lo que opino del rotulado “DARE TO LEAP” en letras enormes que el realme 8 Pro luce en su parte trasera. Sencillamente me parece un detalle feo y poco elegante. Dicho esto, es mi opinión sobre un tema estético que a la mayor parte de la gente probablemente se la traiga al pairo. Habrá incluso a quien le guste.

Advertisement

Los laterales tienen los botones habituales y dos sorpresas muy agradables, la primera es que tiene entada para auriculares de 3,5mm en la parte inferior. La segunda es una espaciosa bandeja para tarjetas SIM que permite insertar dos SIM simultáneas, y además una MicroSD de hasta 256GB.

Advertisement

El módulo de cámara con sus cuatro lentes idénticas (que no cuatro cámaras iguales) es particularmente bonito, aunque sobresale sus buenos 2mm. El realme 8 Pro tiene doble altavoz, pero el de arriba solo se emplea aparentemente para llamadas, porque si pones música solo se escucha por el inferior y no a un volumen especialmente potente o nítido, El sonido que sale de este altavoz sale un poco amordazado y con demasiados matices metálicos. A mi en concreto me da igual porque siempre tengo el móvil en silencio, pero si eres de esas personas que gustan de poner su música por el altavoz en el metro... por favor, deja de hacerlo.

La calidad de sonido con auriculares es suficiente, pero no te volará la cabeza. realme asegura que el terminal tiene certificación Hi-Res Audio. Se trata de una certificación diseñada por Sony y aprobada por la Asociación Japonesa de Audio que especifica que el rango de respuesta dinámica del dispositivo debe ser al menos de 24 bits, y que la frecuencia de muestreo debe ser de 96kHz. No dudo que tenga esta certificación, pero por sí sola no significa mucho. El realme 8 Pro no tiene APTX HD en la conexión Bluetooth y ni siquiera conectándole por cable unos auriculares tan buenos como los fabulosos WH-1000XM4 de Sony he logrado sacar muchos matices al sonido. El móvil cumple su cometido en lo que a sonido se refiere, pero nada más. Si eres un loco de la música con una claridad perfecta este no es el móvil que andas buscando (casi ningún móvil lo es, ya que estamos).

Advertisement
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

En cuanto a la seguridad, el realme 8 Pro dispone de sensor de huellas bajo la pantalla y reconocimiento facial. Ambos funcionan razonablemente rápido y bien. El reconocimiento facial tiene solo un problema, y es que la cámara principal no tiene apoyo de infrarrojos, por lo que no te reconocerá en la oscuridad a menos que actives la opción de encender la pantalla. Si lo haces es posible que tampoco te reconozca porque el flash de luz en la oscuridad probablemente te hará cerrar los ojos. Son las ironías de la tecnología moderna.

Advertisement

Pantalla, procesador y batería

Comencemos por un resumen muy rápido de sus especificaciones para poder comentar algunas de ellas y cómo han reaccionado en nuestras pruebas:

  • Pantalla AMOLED de 6,4 pulgadas y resolución FHD+ (2400x1080). 1.000 Nits de brillo máximo y 180Hz de tasa de refresco táctil.
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 720G Octa Core 2.3GHz con Adreno 618.
  • 8GB de RAM y 128GB de ROM UFS 2.1 (ampliables en 256GB vía MicroSD).
  • Batería de 4.500 mAh con carga rápida de 50 vatios (y cargador de 65W incluido.

El Realme 8 Pro no tiene el procesador más potente del mercado ni un sistema de almacenamiento especialmente rápido. Tampoco tiene conexiones último modelo (léase 5G o wifi 6). En otras palabras, que donde un gama alta como el OnePlus 9 Pro o el Asus ROG Phone 5 tarda 10,85 segundos cronometrados en instalar TikTok, el Realme 8 pro tarda 21 segundos. El tiempo extra no se debe a la velocidad de descarga, que fue prácticamente la misma en los tres, sino a la de instalación.

Advertisement
undefined
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Es solo un ejemplo de lo que significa tener un procesador de gama media como el Snapdragon 720G. No es un problema catastrófico y hay chips mucho peores. Hasta puedes jugar sin problemas a juegos tan tragones como Call of Duty. Simplemente no esperes poder poner la calidad gráfica a tope. En defensa del 8 Pro debo decir que no se calienta mucho ni siquiera después de una hora jugando. Mi duda es si esto es porque el plástico retiene el calor en el interior.

Advertisement

La batería es otro de los puntos gloriosos del realme 8 Pro. Sus 4.500 mAh ofrecen una autonomía interminable gracias al bajo consumo de sus componentes. La primera semana que lo usé lo tuve solo conectado a wifi y pasaron casi cuatro días hasta que tuve que cargarlo. Con un uso normal, el móvil aguanta dos días completos sin despeinarse. Realme ha integrado un software de gestión de energía que optimiza la actividad del teléfono de manera que incluso con un 5% de batería restante, la batería aún nos duraría 32 horas si dejamos el móvil en reposo.

El realme 8 Pro viene con un cargador de 65 vatios. El sistema de carga rápida es de solo 50, pero realme ha debido de encontrar más simple integrar los componentes de un cargador de 65 que rebajar el voltaje. Es buena noticia si tenemos otros gadgets para cargar por USB-C. Según el fabricante, el sistema de carga rápida tarda solo 17 minutos en rellenar la batería al 50%. La batería se recarga del todo en 47 minutos. Las cifras que he medido en el mundo real concuerdan con esa información.

Advertisement
undefined
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

En cuanto a la capa de personalización del sistema operativo, lo mejor que se puede decir de ella es que es muy poco intrusiva. realme ui 2.0 corre sobre Android 11 de puntillas, añadiendo valor donde es necesario añadirlo, como en la cámara o en el ahorro de los recursos del sistema. Su cara más visible es una plétora de opciones para modificar el aspecto del sistema operativo, sus colores, diferentes tipos de modo oscuro o temas.

Advertisement

En resumen

El realme 8 Pro es un gama media increíblemente competente para el precio que tiene. Por 299 euros (279 si aprovechas la oferta de lanzamiento) tienes un móvil fino, ligero, con una batería interminable y una gloriosa pantalla AMOLED FHD+. Su funcionamiento es fluido, y sus cámaras están tan bien integradas que no tendrás la sensación de renunciar a nada con ellas, ni siquiera echaras de menos el zoom óptico. Hasta tiene algunos detalles que ya me gustaría ver en algunos gama alta como el modo miniatura, el puerto de auriculares, o el lector de tarjetas MicroSD junto a un doble puerto SIM.

Advertisement
undefined
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Obviamente tiene sus puntos oscuros. Su sonido, por ejemplo, es bastante regular. No tiene ningún tipo de resistencia al agua, ni carga inalámbrica, y su sistema de reconocimiento de caras no funciona en la oscuridad. Con todo, me parecen detalles sin los que se puede vivir perfectamente. Las única ausencias que en en mi opinión le impiden ser un 10 redondo son la falta de 5G y de wifi 6, que limitan un poco el uso futuro del 8 Pro cuando estas conexiones se generalicen. Por lo demás, si el realme 8 Pro no es lo mejor que te puedes comprar ahora mismo en el segmento de móviles de gama media, poco le falta.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.