Seis meses con el iPhone X: lo bueno y lo malo

52.4K
26
Save
Imagen: Adam Clark Estes, Gizmodo

Han pasado seis meses desde el lanzamiento del iPhone X, y una cosa sigue siendo cierta: es igual de caro. Sin embargo, aunque me odié a mí mismo por comprar un móvil de $1.000 y también me odié por amarlo, después de medio año con el iPhone X, han salido a la luz nuevas verdades.

Advertisement

Primero, Jony Ive tiene razón cuando dice que Face ID es más importante de lo que parece. Segundo, el entendimiento excelente que tiene Apple sobre el control de calidad no es tan bueno como lo era. Tercero, cuando te has enamorado del iPhone X, ya no puedes dar la marcha atrás.

Es fácil amar al iPhone X. Pero hasta las cosas que más amamos tienen fallos detestables. Fuera de la caja, el iPhone X es un dispositivo raro y mutante. Parece (más o menos) un iPhone, y puedes interactuar con ello (más o menos) como un iPhone. No obstante, hay unas diferencias significativas entre este iPhone y las generaciones de dispositivos anteriores que son inmediatamente evidentes.

La pantalla constituye todo el dispositivo. El botón de Home ha desaparecido. Deslizar en formas raras es la nueva forma para navegar el dispositivo. Eso significa que, al principio, la interacción simple que siempre ha definido a Apple parece estar ausente. Estos hechos básicos confirman que el iPhone X es diferente, pero estaba sorprendido con la rapidez con la que aprendí cómo manejarlo. Después de unas semanas utilizando el móvil, las diferencias empezaron a sentirse bien.

Face ID fue lo primero que me asombró. Apple no era la primera compañía en introducir tecnología de reconocimiento facial en un dispositivo, y Face ID parecía ser un truco de publicidad cuando la empresa lo anunció. Pero la tecnología funciona increíblemente bien, tanto que ha transformado cómo utilizo mi iPhone. El 99% del tiempo, cuando miro mi móvil, se desbloquea en menos de un segundo.

Advertisement

Miro mi móvil cuando uso una gorra, y se desbloquea. Miro mi móvil con una gorra en la oscuridad, y mi móvil se desbloquea. No se desbloquea para nadie más, por ahora por lo menos. No se desbloquea cuando hago algo loco, como poner mi mano en frente de mi cara. El teléfono se desbloquea sin esfuerzo, así que parece que esta función desaparece. Ya no pienso en desbloquear mi móvil.

Advertisement

Este truco de magia no funciona tan bien para todos. Cuando he hablado con amigos y colegas sobre esta función, me han confirmado que Face ID puede ser inconsistente. Algunos de mis amigos dicen que les funciona la mitad del tiempo y que tienen que usar una contraseña las otras veces.

Dicho esto, Face ID sigue siendo una cosa que puedes tener en el iPhone X y no en otros modelos, y para mí, es una función transformativa. Como un extra, Face ID convierte la acción de ver notificaciones y luego desbloquear su contenido muy fácil para mí. Puedo hacerlo con una mirada. Todo esto convierte el iPhone X en un dispositivo que es un verdadero encanto.

Advertisement

Con respecto al uso diario, también me sorprendió la rapidez con la cual este dispositivo realiza sus tareas. Se ha reportado que el chip Bionic A11 del iPhone X hace que el dispositivo sea más poderoso que un MacBook Pro. Esto es genial, pero no estoy editando muchos vídeos en mi móvil, así que seguramente no me estoy aprovechando de la fortaleza del chip. Juego mucho a Sim City, y me hace feliz comunicar que el juego se carga quizá dos veces más rápido que en mi antiguo iPhone 7. Esto significa que la indicación real de que el iPhone X es poderoso es que nunca siento como si estoy esperando a que el dispositivo se cargue.

Una cosa que sí me costó fue aprender los nuevos deslizamientos, pero era más fácil de lo que pensé. Mis dos favoritos son los más simples: tocar-para-despertar y levantar-para-despertar. ¡Es tan fácil mirar lo que ha pasado en el móvil ahora!

Advertisement

Mientras tanto, en la ausencia de un botón de Home, hay muchos deslizamientos que te permiten navegar el dispositivo. El deslizar-hacia-arriba es probablemente el más natural, y en realidad es divertido, tanto que intento hacerlo cuando utilizo iPhones antiguos (no funciona). Deslizar la parte inferior de la pantalla para cambiar aplicaciones también es útil, aunque no lo utilicé mucho hasta después de tener mi móvil por unos meses. No todos los deslizamientos son geniales. Forzar el cierre de una aplicación es una mierda. Es poco intuitivo y complicado.

Advertisement
Imagen: Adam Clark Estes, Gizmodo

Curiosamente, el resto de mis quejas sobre el iPhone X tienen que ver con el hardware. Este dispositivo de $1.000 tiene una apariencia increíble cuando sale de la caja, pero si lo utilizas a diario sin una funda, se arruina muy rápido. La pantalla es muy sensible a las rayas, un problema que se ha reportado en otros sitios. Algunas de estas rayas son tan malas que puedo verlas cuando la pantalla está encendida, así que es un problema cosmético. Las rayas en la pantalla son especialmente raras porque nunca coloco mi teléfono en un sitio con la pantalla abajo.

Advertisement

No obstante, la parte de atrás del teléfono está casi sin imperfecciones después de seis meses. La lentilla de la cámara, que se sobresale del teléfono, seguramente ayuda a mantener el vidrio de la parte de atrás, pero la diferencia en desgasto de verdad hace que parezca que Apple utilizo tipos de vidrio diferente en la parte del frente y de atrás del móvil.

Imagen: Adam Clark Estes, Gizmodo
Advertisement

Otro problema que tuve con mi móvil caro es, de nuevo, cosmético. Tengo el modelo gris espacial, y el borde de acero inoxidable tiene un acabado ahumado sobre el cromo. Recientemente me he dado cuenta que el acabado se está deteriorando hasta en lugares donde no parece que haya daños. Me recuerda a un problema que tuve con el acabado horrible de mi iPhone 5, y no soy el único que está experimentado esto. De nuevo, este problema es puramente cosmético, pero es frustrante gastar mucho dinero en un dispositivo que al final termina siendo frágil o defectuoso después de unos meses.

Ya lo sé, ya lo sé. Estás pensando: “Ponle una funda”. En otras palabras, “Esconde ese hermoso diseño industrial bajo un pedazo de cuero o silicona. Pon un protector sobre tu pantalla para que se sienta horrible cada vez que lo toques”. Nunca me han gustado las fundas por mis propias razones, y no voy a empezar a usar una ahora. ¿Por qué, cuando el iPhone X es tan hermoso sin una? Bueno, por lo menos al principio lo es.

Advertisement

Aún con sus imperfecciones, mi experiencia con el iPhone X es un conjunto de experiencias positivas. Tengo una pantalla grande y hermosa en un móvil que cabe en mi bolsillo fácilmente. Cuando mi perro hace algo adorable, puedo coger el móvil y utilizar el zoom óptico para ver su carita de cachorro lo suficientemente rápido para no perder el momento.

Advertisement

Puedo ver El padrino y no enfadarme por lo pequeño que se ve en mi pantalla (he visto toda la trilogía en mi iPhone X). Puedo cambiar entre mi calendario y mis mensajes de texto y una aplicación de una aerolínea y planificar un viaje sin perder la cabeza. Es como si el iPhone X solucionara muchos de los problemas que vienen con utilizar un smartphone. El dispositivo no es perfecto, pero de nuevo, es muy agradable utilizarlo.

Al final del día, el iPhone X se siente como un teléfono de para siempre, algo que nunca tendré que reemplazar. El borde de acero que se deteriora y la pantalla sensible a rayas son molestos, pero siempre puedo utilizar AppleCare para arreglarlos. (Ya intenté conseguir que Apple reparara mi pantalla, pero el Genius Bar me dijo que las rayas eran culpa mía y quería cobrarme $30 para reemplazarla).

Advertisement

Con respecto al interior del móvil, sin embargo, no puedo imaginar que Apple desarrollaría nuevo hardware que es diferente de forma significativa en el futuro próximo. Un ejemplo de tecnología diferente y nueva es Face ID. También me creo los rumores que dicen que Apple adoptará la pantalla del iPhone X y el notch en todos los modelos, y que la forma del iPhone X será el nuevo estándar.

Imagen: Adam Clark Estes, Gizmodo
Advertisement

Sería fantástico si mi iPhone X durará más que unos cuantos ciclos de producto. ¡Era caro! El modelo de 256GB que tengo en mi bolsillo costó más de $1.200. No obstante, si pudiera viajar en el tiempo al 3 de noviembre, cuando se lanzó el iPhone X, lo compararía de nuevo en un instante. Si, en un universo alternativo, seguiría utilizando el iPhone 7, pensaría dos veces sobre comprar un nuevo iPhone ahora mismo.

Advertisement

Apple típicamente anuncia sus nuevos teléfonos en septiembre, lo cual está lo suficientemente cerca en el calendario que probablemente me esperaría para ver el nuevo modelo. Pero créeme, lo nuevo de Apple casi sin duda se parece mucho al iPhone X. Es posible que no se llame iPhone X, pero no importa. Si funciona igual de bien que el iPhone X, vas a querer uno.

Share This Story