Screenshot: YouTube

Aunque Disney no es el Ășnico estudio de cine que ha “reciclado” contenido propio del pasado, el hecho de que muchas de sus pelĂ­culas se cuenten como clĂĄsicos y sean mundialmente famosas le otorgan a esta verdad un punto extra de sorpresa y asombro. Nunca mĂĄs verĂĄs a Baloo y Little John de forma diferente.

De hecho, son idĂ©nticos porque la compañía copiĂł el personaje mĂĄs antiguo. Y no es el Ășnico caso, al igual que pasa con escenas calcadas. Lo cuentan los chicos del canal de YouTube Cartoon Hangover en su Ășltimo episodio.

Advertisement

La historia del “reciclado” se remonta a Blancanieves y los siete enanitos (1937), film que se realizĂł en parte mediante rotoscopia, la tĂ©cnica que implicaba trazar escenas de acciĂłn en vivo para hacer que la animaciĂłn pareciera mĂĄs realista, una prĂĄctica comĂșn en los primeros dĂ­as de la pelĂ­cula.

A partir de Dumbo en 1941, los directores del estudio decidieron comenzar a copiar escenas de películas anteriores de Disney. Este cambio en la filosofía de la animación ocurrió después de una serie de pérdidas comerciales, entre ellas con Pinocho, Fantasia y Bambi, todas producciones que superaron el presupuesto. Por tanto, la pråctica pretendía ahorrar tiempo y dinero. 

Sin embargo, segĂșn le ha contado a Cartoon Hangover el ex animador de Disney, Floyd Norman, en realidad dificultĂł sus trabajos:

No creo que haya ahorrado mucho tiempo y no creo que haya ahorrado mucho dinero porque era mås una molestia sacar este material antiguo del archivo. Habría sido mås fåcil simplemente sentarse y animar una nueva escena que volver atrås e intentar adaptar todas estas cosas viejas a algo nuevo. 

Advertisement

AdemĂĄs, Norman no cree que Walt Disney se diera cuenta de que las escenas se estaban reciclando porque “su mente siempre estaba en la gran imagen, pensaba a lo grande”. La prĂĄctica continuĂł despuĂ©s de la muerte de Disney hasta despuĂ©s del surgimiento del VHS.

Con las cintas de vĂ­deo en los hogares la prĂĄctica se volviĂł todo un riesgo para el ojo del espectador, quienes comenzaban a ver una y otra vez sus pelĂ­culas favoritas de Disney y con ello esa sensaciĂłn de deja vu en algunas de sus escenas y personajes. [Cartoon Hangover vĂ­a Mental Floss]