Ha vuelto a ocurrir. La imagen de arriba corresponde justo al momento en el que un grupo de fuerzas especiales de la policĂ­a estadounidense, los SWAT, entran la semana pasada en casa de Joshua Peters, quien retransmitĂ­a una partida en Twitch ante 60.000 personas. Es el swatting, una peligrosa broma que puede costar la cĂĄrcel.

Las bromas de swatting son por desgracia cada vez mĂĄs habituales en EE.UU. Alguien llama a la policĂ­a alertando de un falso asesinato o amenaza de bomba en la direcciĂłn de la persona que estĂĄ retransmitiendo en directo una partida de videojuego. Por supuesto, esta persona no tiene ni idea de que va a acabar retransmitiendo antes miles de personas su propio arresto.

Advertisement

En el caso de Peters, un ex veterano de las fuerzas aéreas estadounidenses, 10 SWAT armados irrumpieron en su casa, apuntåndole supuestamente a él y a sus hermanos. Contó su experiencia al canal de televisión ABC News y colgó mås tarde este vídeo explicando qué había ocurrido y denunciando que alguien estaba publicando su dirección de casa en Internet.

El asunto es serio. En otras ocasiones, como la de debajo, el asalto de los SWAT queda grabado al completo en vĂ­deo:

Justo este pasado fin de semana, un adolescente de 19 años fue arrestado por ser supuestamente uno de los mås prolíficos a la hora de gastar este tipo de bromas. Brandon Wilson, apodado en Internet "Famed God", fue arrestado en Las Vegas por gastar algunas de las bromas mås sonadas de swatting del pasado año. Ahora le acusan de delito de manipulación de ordenadores, intimidación y robo de identidad. Si le declaran culpable, podría enfrentarse a una pena de hasta 5 años de cårcel. Una broma muy cara. [vía Game Politics y Ars Technica]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)