Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un estudio sugiere que beber bebidas de color rosa hace que corras más rápido y durante más tiempo

Un equipo de investigadores de la Universidad de Wensminster ha encontrado una inopinada relación entre las bebidas de color rosa y un aumento en la capacidad y el rendimiento deportivo para correr. ¿Cómo es posible? Pues aparentemente, y como tantas otras cosas, porque está en nuestra cabeza.

Advertisement

Vaya por delante que se trata de un estudio pequeño en el que han participado solo 10 personas, pero sus conclusiones son perfectamente científicas. Lo que hace que corramos más rápido después de beber algo de color rosa es una variante del efecto placebo. Resulta que nuestra capacidad para el esfuerzo físico no solo depende de nuestra ingesta de azúcares o carbohidratos como fuente de energía, sino también de nuestra percepción de lo que ingerimos. En otras palabras, nuestro organismo también responde a la energía que cree estar ingiriendo.

Para probar su hipótesis, el equipo dirigido por el nutricionista deportivo Sanjoy Deb reclutó a 10 corredores habituales adultos y sanos y se les explicó que lo que iban a probar era una nueva bebida deportiva. La prueba consistía en correr sobre una cinta durante media hora ajustando el ritmo como mejor les pareciera. Antes de cada una de las sesiones, se les suministró un vasito de líquido edulcorado que no aportaba ninguna caloría. En la primera sesión, el líquido era transparente. Para la segunda sesión, se les suministró exactamente la misma bebida, pero teñida de color rosa. Con la bebida rosa, los participantes mejoraron su velocidad una media de medio kilómetro por hora y corrieron mas distancia, con una mejora del rendimiento del 4,4%.

Pero, ¿Por qué rosa? Pues porque como otros estudios han demostrado antes, los seres humanos asociamos ese color con el sabor dulce. Al beber el líquido rosa, los participantes tenían la percepción de estar ingiriendo más azúcar y por tanto pensaban que tenían más energía disponible. Como explica Sanjoy Deb:

No existe ningún vínculo preestablecido entre el color de una bebida y su sabor o su valor como nutriente, pero si el color rosa se percibe como más dulce, las expectativas sobre la ingesta de azúcar o carbohidratos son mayores. Ello hace plausible que la ingesta de un líquido rosa antes o durante el ejercicio tenga beneficios de tipo ergogénico (de mejora del rendimiento) debido a un potencial efecto placebo.

Además, hemos registrado un incremento en las sensaciones placenteras al correr bajo los “efectos” de la bebida rosa, lo que abre la puerta a la posible existencia de un mecanismo psicofisiológico que habíamos pasado por alto hasta ahora.

Por supuesto, el efecto placebo podría deberse simplemente a que los participantes creían estar tomando una bebida deportiva. Quizá si se les hubiera suministrado el líquido sin decirles absolutamente nada sobre la prueba su rendimiento hubiera sido diferente. Sea como fuere, no sería de extrañar que más de un fabricante de bebidas energéticas esté tomando notas ahora mismo. [Frontiers in Nutrition vía Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.