Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Un nuevo estudio revela que los Tiranosaurios pudieron ser tan inteligentes como los primates modernos

El número de conexiones neuronales los hacía teoricamente capaces hasta de tener cultura propia.

We may earn a commission from links on this page.
Foto de Scotty, uno de los esqueletos de tiranosaurio más grandes que se conservan
Imagen: Amanda Kelley

Las películas nos han mostrado al Tyrannosaurus rex como un depredador temible y agresivo, pero no especialmente inteligente. Un nuevo estudio publicado en The Journal of Comparative Neurology muy bien podría cambiar ese mito por una idea aterradora: los Tiranosaurios pudieron ser tan inteligentes como los primates modernos.

El problema con los dinosaurios es que los tejidos blandos como el cerebro raramente sobreviven al proceso de fosilización. ¿Cómo estimar entonces lo inteligentes que eran estos animales? La principal autora del estudio, la neurocientífica Suzana Herculano-Houzel ha recurrido a los parientes vivos más cercanos a aquellas criaturas: las aves.

La expresión “Cabeza de Chorlito” hace mucho tiempo que dejó de tener sentido. A día de hoy sabemos que el cerebro de las aves modernas cuenta con un densa población de neuronas que les dotan de una considerable capacidad cognitiva.

Advertisement

Herculano-Houzel explica que todo es una cuestión de proporcionalidad. Si las aves modernas son tan inteligentes como para fabricar y usar herramientas, sentir empatía hasta el punto de indignarse, o entender el concepto de cero, es lógico pensar que sus parientes extintos y mucho más grandes pudieran ser incluso más capaces solo por el enorme tamaño de sus cavidades cerebrales.

Advertisement

Es cierto que había dinosaurios con el cerebro pequeño, pero este no es el caso de los terópodos como el Tiranosaurio, cuya cavidad craneal es proporcional a la que hoy en día tienen las aves. Herculano-Houzel ha investigado el árbol filogenético de los tiranosaurios para determinar el posible número de neuronas que tenían aquellos animales. El resultado de su investigación apunta a que el Tyrannosaurus Rex pudo tener un número de neuronas comparable al de primates modernos como los babuinos.

A este posible número de neuronas hay que sumarle el hecho de que la esperanza de vida de los tiranosaurios se extendía a varias décadas, tiempo más que suficiente como para que aquellos depredadores pusieran su cerebro a trabajar en resolver problemas simples, improvisar herramientas y hasta en desarrollar su propia cultura no muy diferente a la que hoy vemos en grupos de primates.

Advertisement

La hipótesis de Herculano-Houzel no está exenta de lagunas que aún habrá que investigar. Por ahora podemos quedarnos con la idea de que el T. Rex de Parque Jurásico quizá fue un cazador mucho más inteligente y pavoroso de lo que conocemos en las películas. [vía IFL Science]