Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Un tratamiento experimental permite que tres niños con trasplantes vivan sin medicamentos inmunosupresores

Una nueva investigación muestra que los niños que recibieron un trasplante dual de riñón y médula ósea han podido evitar tomar este tipo de medicamentos

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Un tratamiento experimental permite que tres niños con trasplantes vivan sin medicamentos inmunosupresores
Imagen: Shutterstock (Shutterstock)

Un grupo de investigadores parece haber encontrado una manera para que algunos receptores de trasplantes de órganos eviten tener que tomar de por vida medicamentos inmunosupresores. En una nueva investigación publicada esta semana, estos científicos detallaron cómo tres niños con una rara condición genética recibieron un trasplante dual de riñón y médula ósea con la esperanza de evitar por completo el rechazo inmunológico. Ahora, tres años después, los pacientes y sus nuevos riñones todavía se encuentran perfectamente.

Los trasplantes de órganos son una operación que puede salvar la a millones de personas cada año, pero tienen sus inconvenientes. El sistema inmunitario del cuerpo está entrenado para eliminar las células que no se parecen a las de su huésped, incluidas las que pertenecen a un órgano donado. Como resultado, los pacientes deben tomar una serie de medicamentos de por vida para suprimir lo suficientemente bien su sistema inmune para evitar que los órganos sean rechazados. Estos medicamentos tienen muchos efectos secundarios, como por ejemplo, la posibilidad de sufrir un mayor riesgo a las infecciones. Además, a menudo, el órgano donado se desgasta después de una década aproximadamente, principalmente porque el sistema inmunitario aún continúa dañándolo con el tiempo.

Los científicos han intentado durante mucho tiempo encontrar una solución permanente al rechazo de órganos, pero ha habido muy poco éxito hasta el momento. Ahora, un equipo de investigadores de Stanford cree haber dado con una posible solución, al menos para determinados pacientes.

Advertisement

Los pacientes del estudio nacieron con un rato trastorno hereditario llamado displasia inmuno-ósea de Schimke (SCOD, por sus siglas en inglés). Este trastorno puede causar una amplia variedad de problemas de salud, como enanismo, insuficiencia renal o un sistema inmunitario débil. Pero los investigadores teorizaron que el sistema inmunitario debilitado de estos niños también les permitiría reprogramarlo de forma efectiva para que éste ya no tratase a las células de un órgano donado como hostiles.

Para lograrlo, trasplantaron médula ósea (que contiene células madre, los componentes básicos de nuestras células inmunitarias) junto con un riñón del mismo donante. Antes de la operación, los receptores también recibieron terapia inmunosupresora, y los órganos donados fueron tratados para eliminar las células inmunitarias que podrían atacar al organismo huésped. Posteriormente, los niños fueron monitorizados cuidadosamente para detectar cualquier signo de rechazo inmunológico.

Advertisement

La intervención funcionó en los tres pacientes. Ninguno experimentó un rechazo agudo. Y de 22 a 34 meses después, todos parecían tener una función renal e inmunológica normal sin necesidad de tomar ningún medicamento antirrechazo. Los hallazgos del equipo han sido publicados este miércoles en la revista New England Journal of Medicine.

Aunque los resultados son notables, obviamente se basan en un tamaño de muestra muy pequeño. Los intentos anteriores de usar una técnica de trasplante dual similar en pacientes con SCOD no habían tenido éxito, aunque los investigadores dicen que estos fracasos les ayudaron a perfeccionar su método. Los otros síntomas relacionados con este trastorno también seguirán necesitando tratamiento por parte de los niños, y llevará tiempo saber si sus nuevos riñones realmente duran más de lo habitual.

Advertisement

Aún así, esta es la última investigación que sugiere que es posible contener permanentemente el sistema inmunitario después de un trasplante de órgano. A principios de este año, investigadores de la Universidad de Duke realizaron un trasplante dual similar en un bebé con un sistema inmunitario debilitado que necesitaba un nuevo corazón, y los primeros datos sugieren que su cuerpo ha aceptado completamente el órgano donado.

Quizás la pregunta más importante es si estos trasplantes duales algún día permitirán a los médicos entrenar al sistema inmune de todas las personas, no solo el de los pacientes con estas afecciones tan específicas.