Imagen: Mike Blyth (Dominio público)

Un niño francés de cinco años que viajaba de turismo con sus padres en Costa Rica es en estos momentos el sospechoso número uno de haber reintroducido el sarampión en el país por primera vez desde el año 2006. La razón: el pequeño no había sido vacunado, al igual que su madre.

Esta nueva ola de la enfermedad altamente contagiosa ha despertado la preocupación por el movimiento que existe contra las vacunas. Aunque a esta hora no se sabe todavía los motivos por los que el pequeño no fue vacunado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió el mes pasado que las “dudas sobre las vacunas” estaban entre las 10 amenazas más graves para la salud humana. Según dijo entonces:

Algunos países que estaban cerca de eliminar el sarampión han visto un resurgimiento.

Advertisement

Agnès Buzyn, ministro de salud francés, hizo que las vacunas contra el sarampión y otras 11 enfermedades fueran obligatorias para los pequeños el año pasado. De hecho, Buzyn hizo de la extensión de la cobertura de la vacunación una de sus principales prioridades.

El sarampión causó más de 100.000 muertes en todo el mundo en 2017, según la OMS, y eso a pesar de la disponibilidad generalizada de la vacuna. La mayoría de los que murieron fueron niños menores de cinco años.

Ni el niño ni su madre (de 30 años) que estaban de turismo habían sido vacunados. Según los informes, el padre, de 35 años, tampoco está al día con sus vacunas. Además, los padres le dijeron a un médico del país que otros niños en la escuela de Francia donde iba su hijo también habían contraído el sarampión. Unas horas después era un portavoz del Ministerio de Salud francés confirmaba que efectivamente el pequeño de cinco años que se encontraba en Costa Rica sufría de sarampión.

Advertisement

Las autoridades costarricenses han explicado que habían informado a sus homólogos franceses para que puedan rastrear si otros pequeños en Francia han sido infectados. Como decíamos al comienzo, Costa Rica no había tenido un caso doméstico de sarampión desde el año 2006, y el último caso registrado presentado en otro país fue en 2014.

En estos momentos el niño está siendo atendido y tanto él como sus padres permanecerán en cuarentena durante al menos siete días en el Hospital Monseñor Sanabria en la ciudad portuaria de Puntarenas, cerca del balneario de Santa Teresa donde se alojaban. La familia llegó a Costa Rica el pasado 18 de febrero.

Advertisement

Imagen: AP

Al mismo tiempo, las autoridades sanitarias costarricenses están tratando de establecer quién pudo haber estado en contacto con el niño en el centro vacacional, en su vuelo de ida de France Air o en el hotel en la capital donde la familia pasó una noche. Según ha explicado en una declaración el ministerio de salud de Costa Rica:

26 personas que se sabe que han tenido contacto con la familia ahora han sido vacunadas. Nuestro país goza de muy buena cobertura de vacunación en general. Sin embargo, para evitar casos particulares y sus posibles complicaciones, es importante que los encargados de los menores se aseguren de que los niños tengan el esquema completo de vacunación.

Advertisement

Afortunadamente, en 2017 al menos el 96% de la población de Costa Rica había recibido la primera dosis de la vacuna contra el sarampión y el 93% había recibido la segunda dosis, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud.

Sea como fuere, Europa ha visto recientemente un aumento en los casos notificados de sarampión debido a la falta de vacunación. La razón detrás de ello no está del todo clara, aunque se suele asociar con un resurgimiento del escepticismo hacia las vacunas. Escepticismo que se basa principalmente en el temor erróneo de que la vacuna contra el sarampión, las paperas o la rubéola (MMR) están vinculadas al autismo. [Boing Boing, The Telegraph]