Foto: Pixabay

En marzo de 2014, el vuelo MH370 de Malaysian Airlines desapareció con 240 personas a bordo, convirtiéndose en uno de los mayores misterios de la década. Ahora, un equipo de investigadores ha desarrollado una nueva técnica de detección y cree haber hallado la zona en la que el MH370 se hundió en el mar.

La t√©cnica interpreta lo que se conoce como ondas de gravedad ac√ļstica y es sorprendentemente precisa. Cuando un objeto choca con el agua, o se mueve en su interior, genera bruscos cambios en la presi√≥n del l√≠quido. Es como las ondas que se generan en la superficie de un estanque cuando arrojamos una piedra en √©l, pero bajo el agua. La diferencia con las ondas que vemos desde la orilla es que, para cuando la superficie del agua ya se ha calmado, las ondas de presi√≥n que viajan a m√°s profundidad siguen movi√©ndose. En el caso del oc√©ano, estas ondas recorren miles y miles de kil√≥metros.

Advertisement

Las ondas de presión se pueden registrar mediante hidrófonos (micrófonos que funcionan bajo el agua) como si se tratara de ondas de sonido. Cada frecuencia se mueve a diferente velocidad, así que es posible usar algoritmos para seguir la pista a estas ondas y delimitar su origen a medida que rebotan en el fondo y se mueven de una orilla a otra.

El m√©todo ha probado ser muy preciso. Sus creadores lo han usado para delimitar el epicentro de dos se√≠smos en el fondo oce√°nico cuyo origen ya se conoc√≠a gracias a los sism√≥grafos. El rastreo por ondas de gravedad ac√ļstica logr√≥ localizar los epicentros con una precisi√≥n de apenas 100 kil√≥metros.

Advertisement

Pero, ¬Ņc√≥mo una t√©cnica desarrollada hoy podr√≠a localizar el impacto de un avi√≥n hace m√°s de tres a√Īos? Resulta que la respuesta a esa pregunta es mucho m√°s sencilla de lo que parece. La Organizaci√≥n del Tratado de Prohibici√≥n Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE o CTBTO por sus siglas en ingl√©s) lleva d√©cadas monitorizando los oc√©anos mediante hidr√≥fonos para registrar pruebas nucleares no autorizadas en el oc√©ano o cerca de √©l. Tan solo hab√≠a que analizar esos registros y remontarse a las horas posteriores al √ļltimo contacto con el MH370.

Imagen: Davide Crivelli/Usama Kadri

El equipo responsable del proyecto por supuesto ha analizado ya esos registros, y tiene dos posibles coincidencias. El d√≠a que desapareci√≥ el vuelo H370 los hidr√≥fonos registraron dos se√Īales muy d√©biles. Una de ellas est√° lejos del arco de b√ļsqueda que concuerda con la trayectoria del vuelo, pero el otro tiene lugar una hora despu√©s de la √ļltima comunicaci√≥n por sat√©lite.

Advertisement

Los nuevos datos han sido remitidos a la autoridad australiana de seguridad en el transporte, que era el organismo que cordinaba la b√ļsqueda del vuelo de Malaysian Airlines hasta que se suspendi√≥ definitivamente en enero de este mismo a√Īo. A√ļn no se sabe si la nueva informaci√≥n ser√° suficiente como para reanudar la b√ļsqueda, pero tenemos entre manos una nueva herramienta valios√≠sima para localizar objetos perdidos en el mar. [v√≠a The Conversation]