Microsoft acaba de dotar a Skype de una nueva función que gustará mucho a los amantes de la privacidad y a los amantes de tener su habitación o su oficina hecha un desastre. Se trata de un modo bokeh ajustable que difumina el fondo de las videollamadas.

La función parece simple, pero es todo un reto de aplicar a vídeo en tiempo real. Difuminar el fondo de una imagen y dejar lo que hay en primer plano perfectamente nítido es sencillo en fotografía convencional, pero hacerlo en vídeo requiere algo más. La solución de Microsoft ha sido desarrollar una IA cuyos algoritmos detectan la cara, el pelo, el torso, las manos y los brazos, y lo aislan para poder aplicar un desenfoque al resto de la imagen.

La función está disponible con solo actualizar y depende enteramente de software, así que no necesitamos cambiar de webcam o instalar nada más. Para activarla o desactivarla solo hay que pulsar un control en el botón de vídeo de la aplicación. La función estará disponible de momento solo en PC. [Skype Blog vía Slashgear]