Los carteles de la película Alien, en 1979, ya nos advertían de que "En el espacio nadie puede oír tus gritos". Han pasado 35 años desde entonces, y sigue habiendo películas, series y videojuegos que parecen no entender que, en el espacio, el sonido no es lo único que no se transmite.

Desde Star Wars hasta videojuegos como Halo o Mass Effect, hay una serie de mitos falsos relacionados con las batallas espaciales que se siguen perpetuando. It's Okay To Be Smart ha recopilado algunos de los más llamativos. Tras el resumen, tenéis el vídeo en los que los explican (en inglés).

  • A menudo, las naves se muestran con sus motores iluminados a consecuencia de algún tipo de combustión. Sin aire, ese efecto especial tan llamativo es imposible. Muy probablemente las naves se desplacen mediante impulsores que no emitirían luz alguna por la parte trasera, sino pequeños chorros de gas. Tampoco hay explosiones tal y como las conocemos.
  • La mayor parte de maniobras entre naves que vemos son herencia del estilo de combate aéreo de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, en el vacío y con la microgravedad del espacio, la maniobrabilidad real sería mucho más complicada. La inercia de las naves las obligaría a moverse compensando continuamente su impulso. Además, podrían efectuar giros mucho más amplios que destrozarían las alas de un avión en la Tierra, llegando incluso a poder girar 180 grados sobre sí mismas sin problema. Al no haber aire, tampoco necesitan alas para la sustentación.
  • Las armas explosivas como bombas y misiles serían inefectivas por la ausencia de aire que transmita una onda expansiva suficiente. En su lugar, probablemente se utilizarían armas de radiación que atraviesen el casco para matar a los tripulantes sin dañar la nave.
  • Los láseres son más efectivos que los misiles, pero también muy complicados de enfocar a largas distancias, y requerirían cantidades masivas de energía. Los láseres de la Estrella de la Muerte son prácticamente imposibles de construir.
  • Las distancias entre las naves serían tan largas que todo el combate se vería afectado por retrasos enormes en las comunicaciones por radio y armas imposibles de apuntar con precisión debido a la distancia. El combate espacial es tan complejo que probablemente no ocurra nunca, incluso aunque exploremos el espacio y lleguemos a entablar una guerra. [vía It's Okay To Be Smart]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)